Selecciona Edición
Iniciar sesión

Y tú, ¿qué tipo de turista eres? ¿Previsor? ¿Cazador de gangas?

Los españoles visitan un promedio de 4,11 páginas 'web' antes de reservar sus viajes, según Expedia

ver fotogalería
Cinco turistas EN la rambla de Catalunya en Barcelona.

Los españoles no están entre los más previsores a la hora de reservar sus vacaciones: lo suelen hacer con una antelación inferior a los tres meses. Lo que sí les preocupa es escudriñar entre las ofertas para dar con el mejor precio. En promedio, visitan 4,11 páginas web antes de confirmar sus viajes. Estos son algunos de los resultados que arroja una encuesta elaborada por la agencia online Expedia, que se llevó a cabo el mes pasado entre más de 1.000 personas. 

“Los españoles tienden a reservar sus vacaciones con menos antelación con respecto a británicos y alemanes, y suelen elegir las fechas clásicas de agosto, Navidad y Semana Santa para sus viajes principales del año”, confirma Fabrizio Giulio, director gerente de Expedia en España. La agencia online, que lanzó su primera campaña de marketing en el país hace año y medio, tiene claro cómo quiere presentarse en el mercado nacional. “El elemento principal de nuestro mensaje es el ahorro”, remacha el directivo de la empresa.

La propuesta que ofrece la agencia estadounidense, paquetes dinámicos que combinan vuelo y alojamiento, no acaba sin embargo de calar del todo entre las costumbres españolas. La encuesta refleja que menos de la mitad de los entrevistados usó esta solución para reservar sus vacaciones: solo el 40,6% de ellos compró vuelo y hotel juntos, con la esperanza de gastar, en promedio, 75 euros menos en una estancia de cuatro noches. Una de las razones mencionadas para no elegir esta opción es el miedo a que el alojamiento sea peor al que se podría conseguir reservando de forma separada.

Solo el 40,6% de los encuestados compró vuelo y hotel juntos

“Paradojícamente, los mayores descuentos se consiguen en los hoteles de categoría superior: una rebaja del 10% en una habitación que vale 300 euros se traduce en 150 euros para una estancia de cinco noches. En un viaje a Nueva York, en promedio el cliente que ha comprado a la vez vuelo y hotel se gastaría 850 euros menos, y el ahorro es mayor cuanto más larga es la permanencia”, asegura Giulio. “No sé si esta mala percepción viene de la imagen del paquete tradicional, donde no se puede escoger el hotel. En nuestro caso, el packaging es dinámico y su nivel de flexibilidad es tan alto que es como comprar los dos servicios de manera separada”.

Pero en España hay que hacer las cuentas con el bolsillo: de acuerdo con la encuesta, más de un entrevistado de cada 10 afirmó no haberse ido de vacaciones en los últimos 12 meses. Para el 36% de ellos, las dificultades económicas fueron la razón principal para quedarse en casa. Además, gracias a la amplia oferta turística local, los españoles suelen desplazarse dentro del país, sobre todo durante el verano: el 90,6% de los viajes realizados entre julio y septiembre de 2015 se realizó en territorio nacional, según el Instituto Nacional de Estadística.

“Hemos visto un repunte importante en el turismo doméstico, y uno de los objetivos principales para la compañía es ganarse la confianza del usuario, que siempre sale muy estresado de la búsqueda online”, señala Giulio. La encuesta apunta que para el 26% de los internautas es estresante reservar por separado vuelo y hotel, y muy estresante para el 5% de los entrevistados. Una de las razones principales de este sentimiento es la extensa variedad de ofertas que proporciona Internet, motivo por el cual se compra muchas veces el vuelo con antelación para asegurarse el mejor precio y se decide después, con más calma, adonde alojarse. “No existe una confianza total hacia ninguna plataforma; no existe un ‘Amazon del viaje’, una compañía que el cliente percibe, a priori, como la que tiene el mejor precio del mercado”, reflexiona el directivo de Expedia.

España, la mejor opción de 'sol y playa' de invierno

El año pasado España volvió a batir récord en cuanto a número de viajeros internacionales, cuando cerca de 68 millones de extranjeros la eligieron para pasar sus vacaciones. “Hemos visto un fuerte crecimiento sobre todo en los destinos de sol y playa; España es ahora la única opción de mar de invierno, junto con Dubái, y la mejor alternativa para los europeos que no quieran cambiar de huso horario y de continente”, apunta Giulio. Reino Unido y Alemania, los principales emisores de turistas en el país, seguirán manteniendo su posición y aumentando su gasto a lo largo de 2016, según las previsiones de Expedia.

El sector turístico español, junto con el de otros países mediterráneos, también se está beneficiando la delicada situación geopolítica provocada por la amenaza terrorista, que ha llevado a muchos viajeros a prescindir de destinos normalmente concurridos en el norte de África y en Turquía. “Hay otros mercados, como Croacia y Grecia, que están sacando provecho de la situación internacional, pero en menor medida”, dice Giulio. Por otro lado, asegura que la caída de la libra esterlina ocasionada por el desafío del Brexit no está afectando a la emisión de viajeros británicos hacia España, por lo menos en lo que concierne al negocio de la compañía.

Lo sí se está notando, garantiza Giulio, es el crecimiento de las llegadas de turistas estadounidenses propiciado por el fortalecimiento del dólar. Expedia, cuyo principal mercado es Estados Unidos, es la segunda plataforma que más ingresos genera por reserva de habitaciones en España, aunque su presencia en el país dirigida al turismo doméstico tiene un recorrido muy corto. “Aquí la marca es joven, pero ya hemos alcanzado los brands locales. En España se usan mucho los comparadores, y cuando logras ganarles significa que tu precio es bueno de verdad”, concluye el director gerente de la empresa.

Más información