Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La libra esterlina se desploma por la incertidumbre sobre el ‘Brexit’

La divisa cae tras las declaraciones de Boris Johnson, que apoyará la salida de Reino Unido de la UE

El alcalde de Londres, Boris Johnson. FOTO: CHRIS RATCLIFFE (AFP) / VÍDEO: ATLAS

Habló Boris Johnson y no subió el pan, pero sí bajó la libra. La divisa británica sufrió este lunes un desplome histórico, después de que el alcalde de Londres sacudiera la campaña al anunciar que votará por abandonar la UE. La agencia Moody’s señaló que el coste económico para Reino Unido de salir del club supera al beneficio y que el Brexit podría afectar a la calificación crediticia del país. La economía entraba con fuerza en la campaña el día en que David Cameron advertía en el Parlamento de que la decisión que se tome el 23 de junio será “irreversible”.

El riesgo de que Reino Unido abandone la UE, que los inversores consideran mayor desde que el alcalde Boris Johnson anunció que respalda esa opción, dejó este lunes a la libra esterlina temblando. La cotización de la divisa frente al dólar sufrió su peor sesión desde la crisis financiera, hundiéndose hasta niveles no vistos desde marzo de 2009 (1,415 dólares). La libra perdió en un solo día un 1,79% frente al billete verde y un 0,81% frente al euro.

La jornada confirma los temores de que, incluso antes de conocerse el desenlace del referéndum, la incertidumbre sobre el mismo podría afectar a los mercados. Los sondeos, hasta la fecha, tienden a dar una ligera ventaja a la opción de permanecer en el club comunitario, y ese es el principal escenario que manejan las empresas. Pero la toma de posición del alcalde Johnson ya ha hecho que el banco de inversión Citi, por ejemplo, suba de un 20%-30% a un 30%-40% la probabilidad de que Reino Unido abandone la UE.

A la presión sobre la libra se añadía la advertencia, realizada también este lunes por la agencia de calificación crediticia Moody’s, de que una salida de Reino Unido de la UE podría subir el coste del endeudamiento del Estado británico. Moody’s se suma así a sus rivales Fitch y Standard & Poor’s, que ya habían advertido en los meses pasados de los riesgos económicos del Brexit.

Para Moody’s, que califica la solvencia de los países, el coste económico de salir de la UE superaría los beneficios para Reino Unido, y tanto las exportaciones como las inversiones podrían sufrir. La agencia advierte, además, contra los peligros del incierto y potencialmente largo periodo de negociación de las nuevas relaciones comerciales de Reino Unido, que se abriría después de un eventual triunfo del Brexit en el referéndum convocado para el 23 de junio.

Con el ruido de fondo del desplome de la libra, el primer ministro David Cameron acudía por la tarde al Parlamento para explicar los términos del acuerdo alcanzado la noche del viernes en Bruselas y para defender que, sobre esa nueva base, el futuro del país será mejor en la UE. Cameron dedicó sus comentarios más afilados a desmontar los argumentos con los que Johnson defendía, en su columna de este lunes en The Daily Telegraph, su decisión de hacer campaña por el Brexit.

En su artículo, el alcalde apuntaba que una victoria de la opción de salir de la UE podría ejercer presión a Bruselas para acceder a más demandas de Londres. “Solo hay una manera de obtener el cambio que necesitamos y esa manera es votar por abandonar la UE”, escribía el alcalde, “porque toda la historia de la UE dice que solo escuchan de verdad a una población cuando esta dice no”.

“Se ha mencionado la idea de que, si el país vota por irse, podrá haber una segunda negociación y quizás otro referéndum”, respondió Cameron. “No me extenderé en la ironía de que haya quien quiera utilizar su voto por abandonar la UE para permanecer en ella. Esa idea ignora los más profundos puntos de la democracia, la diplomacia y la legalidad”.

Un divorcio por amor

“Conozco a muchas parejas que han comenzado los trámites del divorcio” añadió Cameron, “pero a ninguna que lo haya hecho con el objeto de renovar sus votos matrimoniales”. A la misma metáfora recurría este lunes una alta fuente europea cuando confirmaba a EL PAÍS que, en caso de un voto por salir de la UE, no se hablará de un nuevo acuerdo sino de “los términos del divorcio”. Bruselas quiere dejar claro que la salida nunca será un ariete para un acuerdo mejor.

El tono de las respuestas de Cameron a Johnson marca la escalada en la rivalidad de los dos políticos, amigos desde que coincidieron en la elitista escuela de Eton, y que han terminado por abanderar uno y otro bando de la campaña. La traición de Johnson ha sido un duro golpe para el primer ministro, sabedor de que su influencia entre los indecisos puede ser determinante. Nadie tiene al alcalde de Londres por un euroescéptico de la línea dura y muchos ven, en su decisión, un cálculo estratégico para perseguir su objetivo político de suceder al primer ministro en 2020. Además de Johnson, seis miembros del Gabinete y más de un centenar de los 330 diputados conservadores desafiarán al primer ministro en el referéndum. La guerra en el partido es un microcosmos de la fractura que divide al país.

Dudas en los mercados

Mercado de divisas. La libra esterlina cayó este lunes a su nivel más bajo con respecto al dólar desde marzo de 2009. Perdió 1,79% de su valor, hasta intercambiarse por 1,415 billetes verdes.

Con respecto al euro se mantiene por encima de sus mínimos del mes, en 1,284.

Aviso de las calificadoras. Las agencias Moody’s y Fitch alertaron del impacto negativo que supondría una salida de la UE para la calificación de riesgo de la deuda soberana de Reino Unido.