Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

4.700 millones más en impuestos

Sube un 10% el impuesto sobre las bebidas, aunque salva el vino y la cerveza

Las cajetillas de cigarrillos subirán de media aproximadamente 15 céntimos

Se gravará el gas usado en los aires acondicionados

Elimina deducciones fiscales para las grandes empresas

Una persona compra tabaco en un estanco de Madrid. EFE

El Gobierno dio este viernes un portazo a quienes le piden que baje impuestos. Volvió a subirlos. Las decisiones que tomó el Consejo de Ministros aumentarán la recaudación de Hacienda en 4.700 millones más al año. La mayor parte de esta factura recaerá en las grandes empresas, pero también suben los tributos sobre el alcohol y el tabaco. Además, el Ejecutivo crea un nuevo impuesto ecológico que afectará a aires acondicionados, neveras y aerosoles. Además, prorroga hasta 2015 buena parte de los aumentos temporales que se han ido decretando en los 18 meses anteriores, entre ellas la del IBI. El incremento se compensa con medidas que reducen la presión fiscal sobre autónomos y pymes, unos 1.000 millones. El saldo final es claramente favorable a las arcas públicas.

“No nos gusta nada hacer esto”, justificó el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, consciente de que ha vuelto a incumplir el programa con el que su partido concurrió a las elecciones. Después del Consejo de Ministros, puede concluirse que la legislatura acabará con un aumento de prácticamente todas las figuras tributarias. El Gobienro solo se ha comprometido a elimar el incremento temporal del IRPF en 2015, aunque esa misma promesa hizo para 2014 y luego dio marcha atrás.

Montoro aplazó el debate sobre un posible alivio de la presión fiscal a la reforma que abordará el Ejecutivo del PP en 2014, un proceso que dará su primer paso el próximo viernes cuando los ministros designen una comisión de expertos para que elabore un informe. “Merece la pena hacerla. Vamos a hacer una reforma integral”, avanzó.

pulsa en la foto
Fuente: Agencia Tributaria

España tiene que reducir su déficit al 2,8% del PIB en 2016. Son los deberes que ha puesto Bruselas. Esto supone un ajuste de más de cuatro puntos sobre los números rojos del año pasado, cuando España todavía no ha conseguido salir de la segunda recesión en cinco años. Para cumplir con esta senda, tanto el FMI como la Comisión recomiendan a España que aumente su recaudación, ocho puntos por debajo la media de la Unión Europea.

Para andar este camino, el Ejecutivo decretó este viernes la quinta subida de impuestos de la legislatura. Trató de equilibrar su decisión aprobando la ley de emprendedores que contempla deducciones y bonificaciones fiscales para autónomos y pymes de unos 1.000 millones de euros. A esta medida hay que sumar, el retraso en el pago del IVA que supone que las pymes no tengan que ingresarlo hasta que no cobren las facturas, lo que provocará que Hacienda ingrese otros 1.000 millones más tarde de lo que suele hacerlo.

La subida de impuestos fue acompañada del proyecto de ley por el que se crea la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal. Y por una tercera gran decisión: la aprobación del techo de gasto de la Administración para 2014, que ascenderá a 133.259 millones, un 2,7% más que este año.

Pero, sin duda, las decisiones más importantes que tomó este viernes atañen a los cambios fiscales.

» Impuesto de sociedades. El Gobierno ha acabado con la deducción que las empresas pueden aplicarse cuando se deteriora las participaciones en el extrajero y lo hace con efectos desde el 1 de enero de 2013. El cambio afecta, en teoría, a todas las empresas; en la práctica, en cambio, solo lo sufrirán las grandes empresas, ya que suelen ser ellas las que recurrían hasta ahora en esa deducción. Esta modificación, que se tramita en un proyecto de ley por vía de urgencia, comenzará a notarse ya en la recaudación de este año, cuando Hacienda ingresará casi 600 millones por los anticipos a cuenta. El resto, más de 3.000 millones, las empresas lo tendrán que pagarlo ya en la liquidación de 2014.

“Se trata de hacer un sistema tributario homologable con la Unión Europea”, explicó Montoro, “no puede ser que las grandes empresas tuvieran un tipo efectivo del 5% [el tipo nominal es del 30% para estas compañías]”.

Además de la abolición de esta deducción, el Gobierno prorrogó las medidas temporales que ya aplicaba sobre el impuesto de sociedades, como los pagos anticipados, hasta 2015. Entre medidas temporales y definitivas, la recaudación anual del impuesto de sociedades ha crecido, según calcula Hacienda, en 9.000 millones al año.

» Impuestos especiales. El Consejo de Ministros tocó por segunda vez el impuesto sobre el tabaco. Lo que hizo fue aumentar el tipo fijo, que se paga por cada 1.000 cigarrilos de 19,1 euros a 23,1. En compensación se bajó el tributo sobre el precio final del 53,1% al 51%. No obstante, esto se traduce en un aumento del precio final del tabaco, según los calculos de Hacienda, de unos 15 céntimos por cajetilla. Con la medida, Hacienda espera ingresar unos 600 millones más cada año y 366 en lo que queda de 2013, ya que entrará en vigor mañana, según apuntan en el ministerio.

Junto al tabaco, también aumenta en un 10% el impuesto sobre las bebidas alcohólicas, excepto para el vino y la cerveza. Fuentes del sector calculan que esto supondrá un aumento de 33 céntimos en una botella de whisky de un litro con una graducación de 40 grados. Hacienda cree que así aumentará en 100 millones la recaudación anual (60 más este año).

» Gases fluorados. El Ejecutivo creó una nueva figura fiscal, una ecotasa, que gravará los gases fluorados. Este gas se utiliza principalmente para producir frío, esto quiere decir que se emplea en aires acondicionados y neveras. El nuevo impuesto incrementará una media de 15 euros el precio de cada unidad si al final se traslada todo el incremento fiscal al consumidor final.

» Impuesto de Bienes Inmuebles. El Gobierno prorrogó hasta 2015 el gravamen adicional sobre el IBI que decretó en diciembre de 2011. En principio, esta subida, que supone unos ingresos conjuntos para los ayuntamientos de unos 700 millones al año, era temporal y finalizaba este año.

» Aplazamiento de IVA para empresas. El proyecto de ley de apoyo a emprendedores permitirá a los autónomos y pymes que facturen menos de dos millones al año pagar el IVA después de cobrar las facturas y no cuando se emiten como ahora. En la práctica, esto se traduce en aplazar el pago y supondrá que Hacienda ingresará más tarde unos 1.000 millones. También en la ley de emprededores, el Gobierno contempla incentivos fiscales que ascienden a otros 1.000 millones, que en este caso sí que suponen realmente menos impuestos y por tanto menos ingresos. Entre otras medidas, se prevé que las firmas que facturen menos de 10 millones anualmente se deduzcan hasta el 10% de los beneficios si los reinvierten en actividad económica.

Más información