Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El Gobierno limita la responsabilidad para los emprendedores

El Ejecutivo aprueba ventajas fiscales para la creación de nuevas pymes y autónomos

Las pequeñas empresas podrán beneficiarse del IVA de caja

Los nuevos empresarios no responderán de sus deudas con su vivienda habitual

 ATLAS

El Ejecutivo pretende allanar el camino para la creación de nuevas empresas. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, presentó este viernes el anteproyecto de la Ley de Emprendedores, que contiene un paquete de medidas para eliminar trabas burocráticas, establecer incentivos fiscales y un plan de apoyo a la internacionalización y a la financiación de nuevos proyectos empresariales. Con esta iniciativa el Gobierno, también, limita la responsabilidad del emprendedor. De modo que “llegado el caso, proporcionarles mayores facilidades a la hora de solventar dificultades empresariales a través de distintas medidas ligadas a la segunda oportunidad”, según explicó la vicepresidenta. Los puntos principales de la nueva normativa, en cuya redacción han participado diferentes ministerios, son:

» Responsabilidad limitada. Se crea la figura del empresario de responsabilidad limitada, mediante la cual el emprendedor no tendrá que responder de las deudas derivadas de su actividad con su vivienda habitual, con un valor máximo de 300.000 euros. Quedan excluidas las deudas con Hacienda o la Seguridad Social. También se crearán las sociedades limitadas de formación sucesiva para abaratar el coste de constitución. Este tipo de sociedades tendrá un régimen jurídico similar al de las sociedades limitadas, que requieren un capital de 3.000 euros, pero no será necesario pagar esta cantidad para constituirlas. A cambio, los accionistas tendrán que destinar el 20% de los beneficios a reservas legales.

» Segunda oportunidad. Para evitar que los emprendedores con una mala experiencia desistan de crear otra sociedad, el Gobierno establecerá un “mecanismo de negociación extrajudicial de deudas”. Se trata de un procedimiento extrajudicial flexible y rápido que se solucionará ante un registrador o un notario. Se prevé que puedan pactarse quitas de hasta el 25% de las deudas y ampliar los plazos de devolución hasta tres años.

» Incentivos fiscales. La medida estrella de este paquete de ayudas tributarias es el IVA de caja. Es una modalidad de liquidación del impuesto sobre el consumo mediante la cual los empresarios no pagarán el IVA hasta que cobren la factura. De esta forma, se pretende mejorar los problemas de liquidez de las pymes que en ocasiones se ven ahogadas cuando tienen que liquidar el impuesto meses antes de cobrar. Las pymes que facturen menos de dos millones de euros se podrán acoger a este nuevo régimen, de forma voluntaria. La medida entrará en vigor a partir del próximo año. El Ministerio de Hacienda explica que será necesario un desarrollo normativo para precisar algunos detalles como el doble registro que deben llevar las sociedades para justificar los cobros. El Gobierno recuerda que los sujetos pasivos verán retardada la deducción del IVA soportado en sus compras hasta que efectúen el pago a sus proveedores. Esta cuestión ha provocado la protesta de algunas organizaciones de pymes, como la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad, que consideran que las grandes firmas preferirán contratar con otras empresas que con las que se acojan a este nuevo régimen.

Otra de las novedades fiscales consiste en una deducción del 10% de los beneficios que se reinviertan en la actividad. La medida está dirigida para empresas que facturen menos de 10 millones. Además, se establece un novedoso sistema de deducciones de I+D+i que permite que aquellas que no se han podido aplicar durante un ejercicio se puedan recuperarse siempre que se mantenga las actividades de innovación y el empleo. Además, se establecen incentivos para los business angels, los inversores que aportan capital y experiencia a nuevos proyectos.

» Reducción de cargas administrativas. Las entidades públicas que aprueben nuevos requisitos para abrir un establecimiento tendrán la obligación de eliminar, a su vez, otro. Se facilita, también, a las pymes la posibilidad de contratar con la Administración mediante la eliminación de obstáculos. La norma reduce las operaciones con los servicios de estadística estatales y la gestión de prevención de riesgos laborales. Se amplía la posibilidad de presentar cuentas abreviadas por Internet y se pone a disposición un libro electrónico de visitas para las inspecciones de trabajo. El Gobierno pone en marcha el Plan Emprende3 con el que aspira a agilizar los trámites para iniciar una actividad. Consiste en un sistema informático que conecta a todas las Administraciones y recoge declaraciones responsables, que sustituyen a las licencias previas por un control a posteriori.

Más información