Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La inflación cae al 0,1% en junio por la bajada de alimentación y electricidad

El dato adelantado del IPC arroja un nuevo frenazo en la evolución de los precios

Fuente: INE.
Fuente: INE.

La inflación volvió a caer en junio, un mes en el que el índice de precios al consumo (IPC) arrojó una tasa del 0,1% con respecto al mismo mes de 2013, según el dato adelantado que ha publicado este viernes el INE. Este balance, motivado por la evolución de los alimentos y la energía, equivale a decir que los precios están prácticamente estancados. El problema es que, con una inflación bajo mínimos, mantener el ritmo de recuperación se hace más cuesta arriba.

En lo que va de año, el IPC no ha logrado pasar del 0,4% que marcó en abril. En el resto del ejercicio ha oscilado entre el 0,2% de enero o mayo hasta el dato negativo de marzo, cuando cayó un 0,1%. En junio, los productos que provocaron el nuevo frenazo del conjunto de la cesta de la compra fueron "principalmente" los precios de alimentos y bebidas no alcohólicas y de la energía eléctrica, afirma el INE en la escueta nota en la que ha dado a conocer el avance del IPC.

Por su parte, en tasa mensual los precios del consumo han registrado una tasa del 0,0% respecto a mayo. La oficina de estadística publicará los datos definitivos sobre la inflación de junio el próximo 11 de julio.

El último mes en el que los precios registraron una tasa más habitual para la economía española fue el de agosto, cuando el IPC se situó en el 1,5%. Desde entonces, el IPC acumula un importante bajón en parte por el efecto escalón que ha provocado la subida del IVA en septiembre de 2012. De hecho, la inflación lleva los últimos 10 meses por debajo del 1%. En el caso de la eurozona, donde la inflación está en el 0,5% con datos de mayo, el IPC no logra supera esta frontera del 1% que el propio presidente del BCE, Mario Draghi, calificó como "zona de peligro" desde el pasado septiembre.

Precisamente, para reanimar los precios y vacunar a la eurozona del riesgo de deflación, el BCE aprobó a principios de junio un paquete de medidas de estímulo. Entre ellas, bajó los tipos a niveles desconocidos hasta la fecha con un 0,15%, impuso por primera vez una tasa negativa a los depósitos y volvió a abrir la barra libre de liquidez a largo plazo por hasta 400.000 millones. Pese al temor que recorre Europa, el Banco de España advirtió a mediados de mes que la probabilidad de entrar en deflación es "limitada".

Más información