Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Banco de España ve una “probabilidad limitada” de entrar en deflación

El supervisor cree que la recuperación sería más fácil con más inflación en la zona euro

Varias personas compran en un mercado de Bilbao.
Varias personas compran en un mercado de Bilbao. EFE

La caída persistente y generalizada de los precios, hasta el punto de deprimir el gasto de familias y empresas, ya no se considera solo un escenario teórico, un campo abonado para debates académicos y periodístico. En el informe anual del Banco de España, divulgado este viernes, los expertos del organismo que dirige Luis María Linde, consideran "limitada" la probabilidad de "generación de un proceso costoso de deflación en el momento actual".

El Banco de España da por hecho que "la inflación va a permanecer en niveles reducidos durante un período de tiempo prolongado". Solo hace falta fijarse en la evolución reciente del IPC español, que apenas despega del 0% anual, o en las previsiones del Banco Central Europeo (BCE), que no anticipa que la inflación de la zona euro vuelva al 1,5%, por debajo de su nivel de referencia (el 2%), hasta 2016. 

El supervisor español se alinea con las medidas extraordinarias aprobadas este mes por el Consejo de Gobierno del BCE para acelerar la inflación, al subrayar que "el proceso de ajuste en términos de competitividad todavía pendiente en algunas economías del área, como la española, se vería facilitado si la tasa de inflación de la zona euro convergiera hacia su objetivo de largo plazo a un ritmo algo mayor que el anticipado actualmente".

El informe del Banco de España explica la trayectoria descendiente de la inflación por la "desaparición de algunos factores de naturaleza transitoria, ligados al proceso de consolidación fiscal [el impacto de la subida del IVA], así como a la evolución de los precios de la energía y del tipo de cambio". Pero además reconoce que también influyen elementos de carácter más permanente: "Entre estos últimos, cabe destacar la moderación de los costes laborales por unidad de producto, así como un importante exceso de capacidad ociosa", más determinantes en España que en otras economías europeas.

Esos elementos de "carácter más permanente" son los que hace que la inflación subyacente, que excluye los precios más volátiles (energía y alimentos frescos), esté ahora en el 0%, o que los precios del sector servicios apenas aumenten en la comparación anual. Y son también los que han llevado al BCE a asumir medidas extraordinarias para mitigar el riesgo de deflación, al que ahora el Banco de España atribuye una probabilidad "limitada".