Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat sale al rescate de Spanair

El gobierno catalán autoriza un "crédito de urgencia" de diez millones a la compañía aérea

El Gobierno catalán ha salido hoy al rescate de la compañía aérea Spanair mediante la autorización al Instituto Catalán de Finanzas (ICF) de un "crédito de urgencia" por valor de 10,5 millones de euros, a través de Fira de Barcelona. El anuncio lo ha hecho el portavoz del Gobierno catalán, Francesc Homs, tras la reunión semanal del Ejecutivo de Artur Mas.

Homs ha asegurado que el futuro inmediato de la compañía dependía de este crédito. "O actuaba ahora el Gobierno catalán o Spanair caía", ha dicho. Homs ha avanzado que este crédito es solo la primera parte de otro que llegará en los próximos días. En total el Gobierno catalán podría tener que prestar un total de 20 millones a Spanair de forma inmediata para garantizar las operaciones normales de la compañía aérea.

El porcentaje de la Generalitat en Spanair es del 26,7%, aunque la participación pública se eleva hasta el 35 o 40%, ya que la Fira de Barcelona, Turismo de Barcelona y Catalana de Iniciatives, que también son accionistas de la compañía, están participadas por la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona. Según Homs, si el Govern quería salvar la compañía de un hundimiento inminente, no había más opciones que otorgar este crédito, que al menos permitirá darle a Spanair cierta "estabilidad financiera".

Fuentes de Spanair han negado rotundamente que la situación financiera de la compañía se encuentre tan al límite como ha dado a entender el portavoz del Gobierno y han asegurado que los diez millones concedidos hoy no son una ayuda sino un crédito que se devolverá. Las mismas fuentes han asegurado que los diez millones eran la parte que quedaba pendiente de la ampliación de capital de 40 millones aprobada el año pasado y que el Instituto Catalán de Finanzas ya se había comprometido a aportar. El ICF, ha detallado el portavoz del gobierno, otorga de hecho un "crédito puente" a la Fira de Barcelona, de 10,5 millones de euros, a la espera de que el Ayuntamiento de Barcelona también aporte una cantidad complementaria a la operación.