Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las consecuencias de la crisis

La deuda española se recupera en los mercados internacionales

Campa afirma en París que la presión de los mercados responde a una "analogía fácil y rápida" con otros países

La gira de los representantes del Ministerio de Economía, en las principales plazas financieras extranjeras para explicar la situación de la economía española y cortar de raíz los movimientos que cuestionan la solvencia del Estado; se ha dejado notar en la cotización de la deuda pública española en los mercados. Además, la gira, con el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, al frente y la ministra, Elena Salgado, en un discreto segundo plano, ha tenido la fortuna de coincidir con el anuncio de que la UE prepara una operación de rescate para que Grecia pueda superar sus graves dificultades financieras.

En concreto, la rentabilidad del bono español a diez años -los intereses que debe pagar el Tesoro a los inversores para vender estos vehículos de emisión de deuda- ha descendido cinco puntos, lo que sumado al aumento en dos del alemán ha recortado el diferencial entre ambos países en siete puntos básicos, hasta los 91,7 puntos básicos (cada punto básico es una centésima de punto porcentual) a las 10.30. Si esta cifra baja, es que mejora la percepción de los inversores hacia la deuda que emite el Estado español en los mercados internacionales para financiarse. El bono alemán se utiliza como referencia tanto para España como el resto de países de la eurozona por la estabilidad y credibilidad que ofrece a los mercados la primera potencia europea.

Gracias a esta mejora, que también se ha dado en los bonos de Grecia y Portugal, el diferencial de la deuda española con la alemana baja del máximo -desde abril de 2009- que alcanzó el viernes, aunque se mantiene por encima de los 84 puntos a los que bajó el martes de la pasada semana por el rebote técnico en los mercados que vino después de los abates de la tormenta griega. En paralelo, la percepción del riesgo de impago registraba una leve mejora al bajar los seguros contra impago de crédito (credit default swap o CDS) en la deuda a cinco años en 169 puntos.

Ayer, las palabras de Campa, acompañado por la directora general del Tesoro y Política Financiera, Soledad Núñez, ante un nutrido grupo de banqueros y analistas de la City de Londres, fueron bien recibidas. Todos los expertos consultados subrayaron la claridad y la calidad de la información, así como el hecho de que el Gobierno tenga un 'plan B' para promover recortes adicionales de gasto público, si es necesario, para conseguir el objetivo de reducir el déficit al 3% en 2013.

Campa, en París

Hoy, el secretario de Estado ha reiterado sus argumentos de que el nivel de deuda y la forma de gestionarla no ponen en peligro la solvencia y sostenibilidd de España ante medio centenar de representantes de fondos de inversión, bancos y expertos en negociación de deuda en París. En el turno de preguntas -en una reunión que se desarrolló totalmente en inglés-, según informa Efe, los inversores le han interrogado sobre la inflación y sobre cuáles son los nuevos sectores de actividad para hacer frente al auge del paro. Campa ha contestado que a medio y largo plazo los servicios son los que tendrán el mayor peso en términos absolutos y ha señalado que los dos sectores que han constituido el pilar de la economía española, el turismo y la construcción, en el futuro continuarán teniendo importancia.

"Tenemos sol y playa" y esos activos pueden seguir desarrollándose con una desestacionalización del turismo y una atracción de clientelas como los jubilados europeos, ha explicado antes de destacar que, pese a que la creación de empleo "es un proceso largo", la tasa de paro bajará al 15% en 2013, según las previsiones de su ministerio. Coincidiendo con la visita, el diario económico francés Les echos publica hoy una entrevista en la que afirma que la presión sobre la deuda española no responde tanto a un complot, "si no una analogía fácil y rápida con otros países".

La presentación de hoy, como la de ayer en Londres, estaba programada desde hace tiempo y se llevan a cabo con regularidad, aunque la última que tuvo lugar en Francia, el principal inversor en deuda pública española al estar en posesión de más de su 25% a cierre de 2009, fue hace tres años.