Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Muere Emilio Botín

Una inversión estratégica en América Latina

Junto con Estados Unidos, la región representa más del 50% de los beneficios del grupo

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, saluda a Emilio Botín.
La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, saluda a Emilio Botín. EFE

El Banco Santander mantiene una presencia constante y creciente desde hace años en América Latina. Sus oficinas y sucursales –casi 6.000 en la región y más de 27.000 cajeros automáticos- forman parte del paisaje urbano en países como Brasil o México, donde la entidad obtuvo el 23% y el 10%, respectivamente, de su beneficio global el año pasado, así como sus programas de becas y ayudas universitarias se encuentran entre las de mayor prestigio y más demandadas por los estudiantes latinoamericanos.

La entidad es la primera franquicia internacional de la región, con una base de 46,9 millones de clientes y una cuota de mercado del 10,2% en créditos y depósitos. En conjunto, sus beneficios en el continente suponen el 51% del total del grupo. Brasil, Chile, México y Argentina, junto con EE UU, son cinco de los 10 mercados estratégicos para el grupo.

En 2013, Santander obtuvo en Latinoamérica unos beneficios de 3.257 millones de euros, un 16,3% menos que el año anterior, una caída que si se tiene en cuenta su salida de Colombia y otras circunstancias, se reduciría al 10,9%. El banco tiene una perspectiva favorable a medio plazo sobre la evolución económica del continente basada en las fortalezas que suponen la alta acumulación de reservas y la disciplina fiscal de los principales países, si bien advierte de las tensiones inflacionistas en Brasil y Argentina.

Santander Brasil es el tercer mayor banco privado del país y el primer banco extranjero en el gigante suramericano. Cuenta con casi 30 millones de clientes y está recuperando la cuota del mercado de crédito, apoyado en los créditos para hipotecas (que subieron un 32% en 2013) y grandes empresas (17%), y ha logrado reducir la morosidad hasta el 5,6%. También ha puesto en marcha un programa para mejorar la satisfacción de sus clientes. Las reclamaciones por ineficiencias en el servicio ha sido uno de los talones de Aquiles de la entidad en los últimos años. El año pasado obtuvo 1.577 millones de euros de beneficios. Ahora el banco ha lanzado una oferta sobre el 100% de la filial brasileña para aumentar la presencia en el país.

En México, el Santander es el cuarto grupo financiero por volumen de negocio. Se ha consolidado como líder del segmento de las pequeñas y medianas empresas, con un crecimiento interanual del 26% y tras la compra en 2012 del negocio hipotecario ING va camino de convertirse en la segunda entidad internacional del país por cuota de mercado en este sector. Cuenta con 1,2 millones de clientes y el año pasado obtuvo un beneficio de 713 millones de euros. Pese al pobre crecimiento de la economía mexicana, el banco es optimista sobre el futuro una vez empiecen a verse los frutos del programa de reformas puesto en marcha por el Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

En Argentina, SantanderRío es el primer banco privado del país por volumen de activos y resultados y sus beneficios (333 millones en 2013) representan el 5% del total del grupo. Cuenta con 2,5 millones de clientes y tiene una cuota de mercado del 9,1% en créditos y del 9,6% en depósitos. En Chile, Santander es el principal banco del país en términos de activos y clientes (3,5 millones) y sus beneficios (435 millones de euros) suponen el 6% del grupo.

Además de en Estados Unidos, donde el año pasado se inició su relanzamiento comercial con el cambio de la marca Sovereign a Santander, y cuyos beneficios representan el 10% del grupo, el banco también está presente en Uruguay y Puerto Rico.

Más información