Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Botín: “Es un momento fantástico, a España le está llegando dinero para todo”

Botín alaba la mejoría de la economía y dice que existe interés por entrar en Bolsa, deuda pública e inversiones directas. Advierte de que queda trabajo por hacer

El empuje económico de la Gran Manzana neoyorquina pareció animar a Emilio Botín, presidente del Santander, que aprovechó ayer el bautizo de su banco en Estados Unidos (dejará la marca Sovereign para llamarse Santander) para alabar a la economía española y al Gobierno.

“Es un momento fantástico porque a España le está llegando dinero para todo, para la Bolsa, la deuda pública y las inversiones directas. Ha habido un cambio drástico de la percepción de nuestro país en el extranjero en los últimos meses. Existe una confianza en España como no se pueden imaginar”, afirmó ante un grupo de periodistas españoles.

El banquero admitió que este entusiasmo no se refleja en el paro y en la sequía de crédito. “Es cierto que tenemos un paro del 26%, pero llegarán mejorías. Respecto al crédito lo que puedo decir es que estamos deseando que llegue oferta solvente. A la insolvente no vamos a prestar, que bastante mal lo hicimos en el pasado con el ladrillo”, concluyó.

Poco después de realizar estas declaraciones, Botín junto con el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, cambiaron de rótulo en una de las oficinas más grandes de las 720 que tiene el banco en Estados Unidos, situada en Herald Square. El alcalde dio la bienvenida al Santander “a la capital del mundo” y Botín ligó el cambio de nombre con “el compromiso y la confianza en Estados Unidos y en el futuro del banco aquí”.

La entidad lanzará una fuerte campaña por televisión con el actor Robert de Niro para promocionar su marca en EE UU

El ejecutivo precisó que era “la sexta marca bancaria más valiosa del mundo aunque empezamos nuestra andadura hace 45 años en Estados Unidos como el sexto banco español”. Auguró que Estados Unidos ganará este año 1.000 millones de dólares (730 millones de euros), incluyendo el negocio de crédito a coches, Puerto Rico y la banca mayorista.

Pero el Santander es un desconocido en Estados Unidos. Román Blanco, responsable de esta división, admitió que “la marca Sovereign era más popular. Santander para el público en general no significa casi nada. Es cierto que no se identifica con España porque es un nombre que acaba en consonante”, apuntó casi como un alivio. Para superar la falta de presencia de la marca, la entidad invertirá 200 millones de dólares en las oficinas, la web, la banca móvil, y lanzará una campaña por televisión con el actor Robert de Niro en el que ofrecerá 10 dólares mensuales al que domicilie la nómina y otros 10 dólares al que realice dos domiciliaciones. Además, en radio hará una campaña con personas que pronuncian y acentúan bien la palabra Santander, ya que en Estados Unidos el golpe de voz se pone en la segunda sílaba.

Objetivo: ganar el doble

Con este empuje, Botín puso como objetivo a Blanco que gane 2.000 millones de dólares (1.400 millones de euros), el doble que ahora, en tres años sin realizar compras. No obstante, el presidente admitió que ahora el Santander tiene una cuota del 3,6% en el noroeste (Massachusetts, Pensilvania, Nueva Jersey, Nueva York y Rhode Island), “y nuestro objetivo es llegar al 10%. Es difícil crecer tanto sin compras. Miramos todas las oportunidades porque nos interesa crecer”.

El Santander quiere dar la vuelta a su negocio bancario en Estados Unidos, donde invirtió más de 9.000 millones de dólares entre 2006 y 2008, con un rendimiento más que modesto. La entidad admite que se ha centrado en unificar informáticamente las 19 marcas que tenían Sovereign. Todos los márgenes del banco en Estados Unidos caen hasta junio de 2013. “Lo único bueno de esta situación”, admitió Blanco, “es que ya a peor no se puede ir”.

El banco espera que su unidad española pase de las pérdidas actuales a ganar 3.000 millones en 2016

En cuanto a las previsiones para 2013, Botín asumió las de los analistas que apuestan por un beneficio del grupo de 4.000 millones. “Ha llegado el momento de ganar dinero”, comentó en el encuentro con los periodistas, cuyo viaje ha sido patrocinado por el Santander. La entidad espera que la unidad española pase de las pérdidas a ganar 3.000 millones en 2016. Sin ser preciso, dio a entender que cerrarán más de las 700 oficinas anunciadas tras la fusión con Banesto y afirmó que la posible compra de Novagalicia estará ligada a lo que ocurra con el reconocimiento de los créditos fiscales como capital. “Espero que se admitan porque existen en otros países”, comentó.

Preguntado por el polémico fichaje de Rodrigo Rato (imputado por diferentes delitos en el caso Bankia) como consejero asesor internacional, Botín le alabó. “Ha sido el mejor ministro de Economía de la democracia y su experiencia internacional nos viene bien”.