La confianza de los consumidores cae en Europa y sube en EE UU

La percepción sobre el futuro de la economía desciende en la eurozona en su nivel más bajo de los últimos trece meses

Dos consumidores andan frente a una tienda de moda en París (Francia).

La confianza de los consumidores europeos ha caído en marzo a su nivel más bajo desde hace más de un año. El índice que mide la confianza sobre la economía en la eurozona se ha reducido por tercer mes consecutivo, alcanzando en marzo los 103 puntos básicos, su nivel más bajo desde febrero de 2015, según datos publicados este miércoles por la Comisión Europea. El descenso con respecto al pasado febrero fue de 0,9 puntos. Por contra, estos indicadores mostran un repunte de la confianza en Estados Unidos. El análisis de The Conference Board ha revisado al alza el grado de satisfacción de los consumidores en el país, que ha pasado de 94 puntos de febrero, a 96,2 puntos en marzo.

Las medidas de estímulos a la economía impulsadas por el Banco Central Europeo no parecen haber surtido efecto entre los consumidores europeos. El Indicador de Sentimiento Económico (ISE) registró en marzo un descenso de 0,9 puntos en la eurozona, y en 0,7 puntos, hasta 104,6 puntos, en el conjunto de la Unión Europea. El deterioro de la percepción sobre la economía tiene su origen en el empeoramiento de la confianza entre los consumidores y en los sectores empresariales en los servicios y la construcción, ha explicado este miércoles el Ejecutivo comunitario.

Por áreas geográficas, el índice que mide el grado de satisfacción sobre la economía bajó en todas las economías grandes de la eurozona, salvo en Alemania, donde se mantuvo casi estable. El descenso fue particularmente marcado en Italia, donde cayó 2,4 puntos, y Francia, con 1,8 puntos menos que en febrero. Más modesta fue la caída en Holanda (0,9) y España (0,4). En el caso de España, el índice de confianza económico se situó en marzo en 106,9 puntos, más de tres puntos de la media comunitaria. Por sectores, la confianza se mantuvo estable en la industria y mejoró en el comercio minorista; mientras que empeoró en los servicios y la construcción.

"El descenso de la confianza de los consumidores hace más improbable que la economía de la eurozona mejore en marzo", dijo Bert Colijn, economista de ING en Amsterdam, en declaraciones a la agencia Bloomberg. "Esto significa que, pese a que la confianza de los consumidores de la zona euro está por encima de su media a largo plazo, el deterioro general apunta a un crecimiento del PIB algo más débil en este trimestre que en el futuro", agregó Colijn.

La tónica inversa se vive en Estados Unidos. La percepción sobre la economía de los consumidores estadounidenses se situó en marzo en 96,2 puntos, frente al 94,0 de febrero. El indicador que mide las expectativas sobre el futuro fue el que repuntó con más fuerza: pasó de 79,9 puntos en febrero, a casi 85 puntos en marzo. Este índice se mantiene acorde al mayor dinamismo del consumo privado en el país, y es que también el mercado laboral estadounidense registró en febrero 242.000 nuevos puestos de trabajo, con una tasa de paro que se mantuvo en el 4,9%, frente al 10,3% de la eurozona.