Selecciona Edición
Iniciar sesión

Telefónica abre la puerta a limitar la tarifa plana de Internet

Con el nuevo modelo, que ya se aplica en Chile, se cobraría el exceso de datos en banda ancha fija de forma similar al móvil

El presidente de Telefónica durante la rueda de prensa.

El presidente de Telefónica, César Alierta, aseguró este viernes que el primer impulsor del crecimiento del grupo serán los datos, tanto fijos como móviles, y aventuró en un futuro próximo un cambio de modelo en la banda ancha fija de forma que se pase de las actuales tarifas planas ilimitadas a limitar el consumo de datos, cobrando el exceso de consumo de forma escalonada, como ocurre con las tarifas móviles.

Alierta indicó que el ritmo de crecimiento de los ingresos de la compañía se puede duplicar en los próximos años gracias a la digitalización de la economía, y a esa monetización de los datos.

En la misma línea, el consejero delegado, José María Álvarez-Pallete, precisó que esta nueva forma nueva de tarificar ya se está aplicando en mercados como Argentina, Alemania y Chile, y se estudia su implantación próximamente en Brasil. Por el momento, en España no será preciso a corto plazo porque las actuales redes soportan bien el tráfico, pero se está produciendo un trasvase desde las redes móviles hacia las fijas, por las conexiones wifi desde terminales móviles, que puede en un momento dado llegar a colapsar las redes. Por el momento, la compañía está llevando a cabo solo “campañas educativas” para concienciar a sus usuarios de su consumo en banda ancha fija.

En Chile, las tarifas planas de banda ancha fija están sujetas a límites de consumo mensual de 500 GB de datos, y en caso de superar ese límite se cobra por cada giga adicional 200 pesos, unos 25 céntimos de euro al cambio.

Herramientas frente a las compañías de Internet

El máximo responsable de Telefónica insistió, como en otras ocasiones, en que son las operadoras las únicas capaces de digitalizar la economía y las empresas, y de asegurarles a sus clientes la monetización de sus datos en beneficio propio, “y no de otros como ocurre ahora”, en alusión a las empresas tecnológicas y de Internet como Google o Facebook, aunque no las nombró expresamente. Se mostró confiado en que en la segunda parte de este año, Bruselas tenga lista la regulación que asegure la neutralidad digital y al igual trato a las operadoras y las empresas tecnológicas.

En este sentido, puso como ejemplo a los medios de comunicación, cuyos ingresos por publicidad van a parar a esas empresas de Internet pese a que no generen los contenidos, “porque la propiedad intelectual ha desaparecido”. “Nosotros vamos a restablecer la cadena de valor y que se lleven los ingresos quienes los generen”, asertó.

Telefónica está implementando herramientas que permitan a sus abonados decidir los datos que comparten y con quien los comparten, pudiendo activarlos o desactivarlos de forma online, según reveló el consejero delegado.

Dividendo

Sobre la retribución al accionista, Alierta ha asegurado que el pago de un dividendo en efectivo de como mínimo 0,75 euros por acción está "garantizado para los próximos cinco o diez años”, incluso aunque finalmente no salga adelante la venta de su filial en Reino Unido O2, pendiente de la autorización de las autoridades de Competencia de la Unión Europea.

Añadió que la compañía está comprometida con la actual política de alto dividendo (0,75 euros al año en efectivo). Solo si la venta de O2 se frustra o se demora, una parte de ese dividendo —en torno a 0,35 euros— se pagaría en acciones (script dividendo), aunque consideró esa situación “muy poco probable”.

En este sentido, insistió como en otras ocasiones, que son las operadoras como Telefónica las únicas capaces de digitalizar la economía y las empresas, y de asegurarles a sus clientes la monetización de sus datos en beneficio propio, “y no de otros como ocurre ahora”, en alusión a las empresas tecnológicas y de Internet como Google o Facebook, aunque no las nombró expresamente. Se mostró confiado en que en la segunda parte de este año, Bruselas tenga lista la regulación que asegure la neutralidad digital y al igual trato a las operadoras y las empresas tecnológicas.

En este sentido, puso como ejemplo a los medios de comunicación, cuyos ingresos por publicidad van a parar a esas empresas de Internet pese a que no generen los contenidos, “porque la propiedad intelectual ha desaparecido”. “Nosotros vamos a restablecer la cadena de valor y que se lleven los ingresos quienes los generen”, asertó.

Alierta remarcó que el objetivo de Telefónica es convertirse en una de las cuatro cadenas de televisión de pago más grande del mundo y la primera en lengua española y portuguesa. Respecto a su participación en el grupo PRISA (editor de EL PAÍS), de la que actualmente posee el 13% del capital, Alierta indicó que esa presencia en el accionariado del grupo de comunicación se origina de “la magnífica relación que manteníamos con Sogecable y que se sigue manteniendo”.

El director financiero del grupo, Ángel Vilá, confirmó que están estudiando la salida a Bolsa de Telxus, la nueva filial de torres de comunicación, aunque no quiso dar una valoración precisa.

Más información