Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La CNMC eleva a 66 las ciudades donde Telefónica no abrirá su fibra

La operadora deberá ofrecer su nueva red a sus rivales en el resto del territorio a un precio mayorista adecuado

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha aprobado de forma definitiva la regulación mayorista de banda ancha, que obliga a Telefónica a compartir su red de fibra con sus competidores en toda la geografía española excepto en 66 municipios.

La regulación, que tenía el visto bueno previo de la Comisión Europea, diferencia entre la tradicional red de cobre y las nuevas infraestructuras de banda ancha rápida (fibra óptica y cable). Sobre las primeras, que permiten las conexiones ADSL, Telefónica tendrá que seguir dejando el acceso a sus rivales a un precio regulado.

Sobre la red de fibra, Telefónica queda exenta de obligación alguna en 66 grandes municipios, que equivalen al 35% de la población. En el resto del territorio, deberá tener disponible en el plazo de 18 meses una oferta mayorista de acceso virtual a su red de fibra óptica (NEBA local) para las compañías que quieran alquilarle la infraestructura. La CNMC deberá aprobar este precio o, en su caso, modificarlo.

El criterio seguido por la CNMC para no exigir que se comparta la red en una población es que en la misma existan al menos tres infraestructuras de fibra óptica o de cable, con una cobertura mínima del 20%, que asegure una suficiente competencia. La regulación estará vigente en los próximos tres años y al término de ese plazo se volverán a revisar el número de municipios donde es preciso aplicar la regulación.

En todo caso, Telefónica está obligada a permitir el uso de sus infraestructuras de uso civil (conductos) al considerar la CNMC que son un elemento clave para que los operadores alternativos puedan desplegar sus propias redes de nueva generación, con unos precios orientados a costes.

Aumentos sucesivos

Telefónica se opone a la norma porque "desincentiva la inversión"

Competencia ha seguido siempre el mismo criterio a lo largo del proceso de elaboración de la norma que se ha demorado dos años. En ese plazo, ha aumentado sucesivamente de nueve a 34, y de 34 a 66 el número de municipios en los que Telefónica no está sometida a regulación debido al ritmo de despliegue de las redes de fibra que están llevando a cabo Vodafone y Orange.

Finalmente, los 66 municipios donde Telefónica no tiene que compartir su red de fibra son: Albacete, Alboraya, Alcalá de Guadaíra, Alcalá de Henares, Alcorcón, Alacant, Almería, Alzira, Arganda del Rey, Badalona, Barcelona, Burgos, Cádiz, Castelló de la Plana, Cerdanyola del Vallès, Córdoba, Cornellà de Llobregat, Coslada, Dos Hermanas, Elx, Fuengirola, Fuenlabrada, Getafe, Gijón, Granada, Granollers, Guadalajara, L’Hospitalet de Llobregat, Huelva, Jaén, Jerez de la Frontera, Leganés, León, Lleida, Logroño, Madrid, Málaga, Mataró, Mislata, Móstoles, Murcia, Oviedo, Palencia, Parla, Paterna, Pinto, Reus, Las Rozas de Madrid, Sabadell, Salamanca, Sant Vicent del Raspeig, Sant Adrià de Besòs, Santa Coloma de Gramenet, Sevilla, Tavernes Blanques, Terrassa, Toledo, Torrejón de Ardoz, Torrent, Valdemoro, Valencia, Valladolid, Vigo, Vilafranca del Penedès, Vila-real y Zaragoza.

La CNMC seguirá vigilando la evolución de los mercados de banda ancha, “con el fin de identificar si las presiones competitivas se sostienen en el tiempo y en qué medida restringen la capacidad competitiva de los operadores”, indicó este jueves en un comunicado.

Posición encontrada de los operadores

Telefónica se ha mostrado contraria a la norma al entender que las nuevas redes deben estar exentas de regulación para incentivar la inversión y ha avisado de que pondrá en revisión los planes de despliegue de red en determinadas zonas geográficas, lo que puede dar lugar a la paralización de inversiones millonarias.

La operadora que preside César Alierta anunció en septiembre pasado un plan de extensión de la red fibra con una inversión adicional de en torno a 1.400 millones de euros, para pasar de los actuales 14 millones de hogares desplegados que ya pueden contratar la fibra a 28 millones en 2020. La operadora lidera el mercado de la fibra con dos millones de clientes.

En el otro bando, tanto Vodafone como Orange consideran que, en líneas generales, la nueva regulación favorece la competencia y la inversión en redes de fibra óptica, pero piden que se vigile los plazos y la letra pequeña de la regulación, y los precios mayoristas que deben pagar para usar la red de Telefónica.