Telefónica redujo su beneficio un 8,5% en 2015 por el plan de bajas

El resultado neto de la operadora crece un 30% hasta los 5.787 millones sin extraordinarios

Stand de Telefónica en el Mobile World Congress de Barcelona. LLUIS GENE FOTO: AFP / VÍDEO: EFE

Telefónica obtuvo un beneficio neto de 2.745 millones de euros en 2015, lo que supone una disminución del 8,5% sobre los obtenidos en el ejercicio anterior. Este resultado está afectado por el balance de varias partidas extraordinarias y, en particular, la provisión por el plan voluntario de suspensión de empleo en Telefónica de España (2.896 millones de euros). Descontando el impacto de estas operaciones, el beneficio neto asciende a 5.787 millones de euros, un 30% más que el año anterior.

Los ingresos del área de datos móviles e Hispanoamérica (sin Brasil) son las principales palancas del crecimiento de los ingresos consolidados del grupo, que a cierre de 2015 suman 47.219 millones de euros, contando la aportación de nuevos negocios. De esta forma, Telefónica ha reportado un aumento de los ingresos del 8,7%, corrigiendo la cifra del año pasado, descontando los ingresos de la filial británica y aislando el efecto de la devaluación en Venezuela. En comparación con la cifra real publicada hace un año para el ejercicio de 2014, que fue de 50.377 millones, los ingresos caen un 6,2%.

El beneficio bruto operativo (Oibda) cae un 17,2% y se sitúa en 11.414 millones de euros, ajustando la cifra del año pasado, aunque la caída es más amplia respecto a la publicada entonces (15.515 millones de euros). El margen de rentabilidad cae 7,5 puntos porcentuales hasta el 24,2%.

Operaciones extraordinarias

Alierta señala que el dividendo de 0,75 euros está garantizado para los próximos 5 o 10 años

Las operaciones extraordinarias tienen un impacto negativo de 3.042 millones sobre el resultado neto. La partida que más beneficios retrae es la provisión por el plan voluntario de suspensión de empleo para mayores de 53 años en Telefónica de España (2.896 millones de euros). Además, otras partidas no recurrentes del cuarto trimestre incluyen una provisión para la Fundación Telefónica con "el objeto de dotarla de la estructura financiera necesaria para los próximos ejercicios" (325 millones de euros) y otros ajustes negativos por otros 53 millones. En el lado positivo, Telefónica se apunta 319 millones por varios extraordinarios relacionados con el ajuste de precio de E-Plus (Alemania) y otros ajustes en Latinoamérica.

Tras la compra de GVT y Canal+, los clientes de Telefónica suman 322 millones de accesos totales, lo que supone un 1,9% más, aunque disminuyen notablemente respecto a los reportados a cierre de 2014 (341 millones) debido en parte a la limpia de clientes inactivos en Brasil y otros ajustes por venta de filiales. Los abonados de móvil caen un 1,2% interanual y los de banda ancha fija crecen un 17,2% , destacando los de fibra que alcanzan los 6,1 millones, cuadriplicando la cifra del año anterior, y los de televisión de pago, que crecen un 62,6%.

Cambio de tendencia en España

En España, la compañía alcanzó un hito al conseguir un aumento de ingresos interanual reportado del 3,2 (-2,1% orgánico). El Oibda fue de 2.336 millones de euros, un 58,8% menos, afectado por la citada provisión del plan de bajas voluntarias. Sin ese efecto, el Oibda hubiera caído un 4,3%. La compañía estima que dicho plan impulsará la eficiencia, con ahorros del entorno de 370 millones de euros anuales a partir de 2017.

Los paquetes convergentes de Movistar Fusión alcanzan 4,2 millones de clientes e impulsa positivamente la ganancia neta de banda ancha (que casi se duplica en el año), la de fibra (que crece el 25%) y la vuelta al crecimiento en contrato móvil.

En cuanto a los otros dos mercados destacados del grupo, Telefónica Brasil redujo sus ingresos un 1,5% en términos reportados y aumentó un 0,9% el Oibda, aunque el resultado neto cayó un 36,4% por el alza del coste de la deuda. En Alemania, la facturación mejora un 42,9% y un 153,7% el Oibda, al incorporar a las cuentas E-Plus (+1,2% y +20,9%, respectivamente en términos orgánicos)

La deuda financiera neta del grupo se sitúa en 49.921 millones de euros a 31 de diciembre de 2015 y el ratio de endeudamiento (deuda neta sobre Oibda), considerando el cierre de la venta de O2 pendiente de la autorización de Bruselas, se situaría en 2,38 veces. La inversión en 2015 crece el 10,3% hasta los 9.578 millones de euros, incluyendo 1.585 millones de euros de adquisición de espectro.

Objetivos para 2016

La compañía se ha fijado como objetivo para 2016 un crecimiento de ingresos superior al 4%, estabilizar la rentabilidad (margen Oibda), un ratio de inversión sobre ventas en el entorno del 17% (excluyendo adquisición de espectro) y un ratio de deuda financiera sobre Oibda de 2,35 veces, ajustado por el cierre de la venta de O2 UK.

El dividendo de 2016 se fija en 0,75 euros por acción, a pagar en efectivo, y condicionado al cierre de la venta de O2 del Reino Unido  al grupo Hutchison. Adicionalmente, se propondrá a la Junta General de Accionistas de 2016 la amortización de autocartera por un total del 1,5% del capital social (condicionado al cierre de la venta de O2 UK).

El presidente de la compañía, César Alierta, ha asegurado, en la conferencia con analistas, que el pago de un dividendo de como mínimo 0,75 euros está "completamente garantizado" para los próximos cinco o diez años, aunque finalmente no salga adelante la venta su filial O2

Alierta ha hecho hincapié en los esfuerzos realizados durante el año en adaptar la oferta comercial, las redes y la propia estructura de la compañía para capturar todo el potencial de la digitalización de la economía, que ya es una realidad. “Si 2015 ha sido un año muy positivo, en el que hemos alcanzado nuestros objetivos, en 2016 se va a acelerar el crecimiento y la monetización de los datos, mientras maximizamos las eficiencias de integración y simplificación, e impulsamos nuestras capacidades de innovación y Big Data”, ha concluido.

La retribución de Alierta crece un 29%

La retribución total percibida por el presidente de Telefónica, César Alierta, en 2015 ascendió a 8,69 millones de euros, un 29,1% más que en el ejercicio precedente, tras recibir 312.251 acciones por la aplicación del plan de retribución variable a medio y largo plazo, del que no se benefició en los tres años anteriores. Estas acciones están valoradas en 2,11 millones de euros. Si se excluye este pago en acciones, Alierta percibió 6,5 millones de euros en concepto de salario, lo que supone un 3% menos que los 6,7 millones recibidos en 2014, según el informe de retribuciones de los consejeros de la compañía remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Lla remuneración total del consejero delegado, José María Álvarez-Pallete, se situó en 6,64 millones de euros, un 20,2% más, tras haber recibido 1,25 millones en acciones de la compañía (181.076 acciones), y un salario de 5,3 millones.

La remuneración total de los consejeros se situó en 23,6 millones de euros (25,5 en 2014) y la de la alta dirección de la compañía, excluidos los ejecutivos pertenecientes al consejo, sumó un total de 10 millones de euros, frente a los 10,5 millones en 2014.

Más información