Selecciona Edición
Iniciar sesión

El sector servicios registra la mayor subida de su negocio desde 2007

Las ventas de los concesionarios, talleres, tiendas, hoteles, despachos de abogados y agencias de búsqueda de empleo repuntan con fuerza

El sector servicios tira de la economía española con más fuerza. En 2015 repuntaron con fuerza las ventas de prácticamente todas las ramas de actividad que componen este cajón de sastre que incluye la actividad de los comercios, los hoteles, los talleres, los servicios de reparación o los despachos y consultores. De media en el año su negocio creció el 4,7%, el mayor avance desde 2007. Los niveles previos a la crisis todavía están todavía lejos (la profunda caída de 2009, un desplome del 13,5% en solo un año, aún pasa factura al sector), pero su recuperación coge fuerza.

La recuperación del sector del automóvil tira de la industria, de las exportaciones y también del sector servicios. La venta y reparación de vehículos vivió un salto en sus ventas del 17,9%. Solo otra rama de actividad vive una explosión de ingresos más importante: las actividades relacionadas con el empleo, como las oficinas de búsqueda de trabajo y las consultoras laborales, que sube por encima del 18,5%, según las estadísticas del Instituto Nacional de Estadística, corregidas de los efectos por los cambios de calendario entre 2014 y 2015.

Estas dos áreas económicas son las que más repuntan, en parte, porque vivieron durante la crisis una dura travesía por el desierto. Son casi como un termómetro de la crisis: en los años más duros de la recesión, bajaron con fuerza, y cuando comienzan a aparecer los primeros signos de recuperación, resucitan. Las actividades vinculadas al empleo, por ejemplo, se desplomaron el 12,3% el 2008 y al año siguiente se hundieron el 29%. Parecían empezar a salir del túnel entre 2010 y 2011, cuando parecía que la crisis había tocado fondo. Era un espejismo, y en 2012 volvieron a decaer estos negocios un 11,5%. Ahora, con un crecimiento en 2015 del 18,6%, vuelven a ser el reflejo de los datos optimistas del crecimiento español.

Círculo virtuoso

La recuperación de la actividad económica hace también que las empresas del sector servicios se retroalimenten. Cuando a unas les va bien, invierten en servicios de otras. Por ejemplo, despierta la compra mayorista de suministros de maquinaria (10,5%), el envío de paquetería (5,3%), la consultoría informática (5,9%) y las actividades jurídicas, de contabilidad y consultoría de gestión (5,8%).

El turismo, la actividad que más resistencia ha mostrado ante los vaivenes económicos, también aporta más negocio al sector servicios en 2015. En parte, porque además de mantener la clientela, ha logrado comenzar a subir tarifas. Los hoteles, por ejemplo, redujeron sus precios durante la crisis para evitar reducir su ocupación. En 2015, los ingresos del transporte aéreo crecen el 4,3%; la hostelería, más del 5%;  y los servicios de alojamiento, el 6,1%.

El único capítulo que no crece es el de las telecomunicaciones. Entre 2014 y 2015 registra incluso un pequeño retroceso del negocio, del 0,1%, en parte, probablemente por la guerra de precios que vive el sector y el auge de servicios en paquetes combinados, que reducen la facturación.