Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Rajoy cierra la legislatura con la deuda pública al borde del 100% del PIB

El pasivo de las Administraciones alcanzó en diciembre el 1,069 billones de euros.

La crisis económica, que estalló a finales de 2008, ha dejado un reguero de damnificados. Los datos económicos apenas reflejan la dimensión del formidable tropezón. Una de las cifras que mejor ilustran la mayor recesión económica en los últimos 60 años es la evolución de la deuda pública. Las Administraciones Públicas españolas cerraron el año pasado con unas obligaciones de 1.069.876 millones de euros, unos 667.000 millones más que en septiembre de 2008 cuando la caída de Lehman Brothers hizo estallar las costuras del sistema financiero mundial.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) aún no ha publicado la cifra de PIB del año pasado, pero usando estimaciones públicas y privadas, el volumen de deuda difundido este miércoles por el Banco de España sería equivalente a entre el 98,8% y el 100% del PIB. Los cálculos varían en función de si se escoge el PIB de los últimos cuatro trimestres (100%) o si se realizan las estimaciones con el último pronostico de crecimiento del Banco de España (98,8%). El BBVA también tiene su propio cálculo del PIB; en este caso la deuda alcanzarían el 98,9%. El ministerio de Economía ha difundido este miércoles una nota en la que estima que el nivel de deuda habría quedado en el entorno del 99%. Con este dato, añade, "el porcentaje de deuda de las administraciones públicas sobre PIB descendió al cierre de 2015 por primera vez desde el inicio de la crisis en 2008". Aunque precisa "de confirmarse este resultado con las cifras definitivas, supondría una disminución de tres décimas con respecto al cierre del año anterior. En relación al objetivo comunicado a Bruselas en octubre del año pasado (99,7%), el resultado de 2015 habría quedado por debajo".

El Gobierno de Mariano Rajoy había previsto cerrar el ejercicio con un nivel de endeudamiento del 98,7% del PIB. A partir de 2015, el Ejecutivo popular había planeado una reducción paulatina del ratio del pasivo porque la economía crecería a mayor ritmo. Por eso en los Presupuestos Generales del Estado para 2016 calcula que la deuda pública bajará cinco décimas hasta el 98,2% del PIB.

El panorama, en cualquier caso, resulta desolador. La legislatura que acaba de concluir, bajo el mandato de Mariano Rajoy, ha sido la segunda peor de la historia en términos de crecimiento de deuda, solo por detrás de la segunda legislatura de Zapatero. Bajo el mandato de Rajoy, la deuda pública ha crecido en más de 326.000 millones de euros. Durante las dos legislaturas de Zapatero, entre abril de 2004 y diciembre de 2011, la deuda pública engordó en 354.000 millones. Y eso que durante la primera legislatura socialista, Zapatero consiguió rebajar el endeudamiento en 10 puntos del PIB. Durante su segunda etapa, la que coincidió con la crisis, la deuda subió en 376.000 millones, la mayor subida de la historia. En cualquier caso, bajo la presidencia de Rajoy la deuda en términos relativos subió más que durante todo el periodo de Zapatero en el poder.

El volumen del pasivo que acumulan las Administraciones Públicas españolas supera, desde 2014, la barrera del billón de euros, una barrera psicológica que ha provocado la advertencia de las principales organismos internacionales. La Comisión Europea alertó a finales de enero sobre el elevado volumen de deuda de España. La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIREF) calcula que el nivel de endeudamiento no podrá bajar del 60% —límite fijado en el pacto de estabilidad— hasta 2033, 13 años más tarde de la fecha prevista para alcanzar ese objetivo.

El volumen total de deuda de las Administraciones Públicas se sitúa en 1.069.876 millones de euros, un 3,5% más que al cierre de 2014 aunque con un perfil a la baja en el ritmo de crecimiento, explica el Ministerio de Economía en el comunicado. "Frente a un crecimiento del 7% a finales de 2014, la evolución en el ritmo de crecimiento durante todo 2015 ha ido en descenso. Atendiendo al desglose según Administraciones Públicas, el Estado incrementó su deuda en circulación durante 2015 en 46.721 millones de euros, la mitad que un año antes, mientras que las Comunidades Autónomas incrementaron su deuda en 23.806 millones de euros, ligeramente por encima de 2014. Finalmente, las Corporaciones Locales redujeron sus niveles de endeudamiento en 2015 en 3.080 millones hasta situar su saldo en circulación en 35.250 millones".

La pesada mochila de la deuda cargada durante los años de la Gran Recesión es una de las circunstancias que más lastrarán la recuperación. Un freno para las políticas económicas de las Administraciones públicas que, además de reducir el nivel de pasivo para cumplir con el programa de Estabilidad de Bruselas, deben hacer frente a la carga de intereses. Y eso, que los intereses que el Tesoro Público paga por la deuda que emite son los más bajos de la historia.

La deuda pública ha crecido literalmente como la espuma. Detrás de esta erupción está la acumulación de los sucesivos déficit de las administraciones, el rescate al sistema financiero --unos 56.000 millones--, los sucesivos planes de pago a proveedores para que las comunidades y ayuntamientos pusieran al día sus facturas, y los Fondos de Liquidez Autonómica (FLA), las líneas de crédito para aliviar la situación financiera de las comunidades. También han engordado la deuda las aportaciones de España a los planes de rescate de los países europeos como Grecia, Portugal,  Irlanda, Hungria, Letonia y Rumania.

El volumen de deuda alcanzado por España es la más alta de la historia. Aunque en términos relativos en 2015 no se alcanzaría el récord que se registró en 2014, cuando se elevó al 99,3% del PIB. Según la serie histórica recopilada por el Fondo Monetario Internacional (FMI), el endeudamiento de las Administraciones Públicas españolas en 2014 fue el más elevado desde 1910, cuando se elevaba hasta el 88% del PIB por las consecuencias económicas de la guerra de Cuba y la pérdida del poder que mantenía el país sobre las colonias. En esa convulsa época de la historia de España el pasivo llegó a alcanzar el 123% del PIB. El récord de deuda se alcanzó unos años antes, en 1880, cuando las Administraciones Públicas españolas debían el equivalente al 161,7% del PIB.

Más información