Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El grupo Renault aumentó sus beneficios el año pasado en un 48%

La firma presenta unos resultados financieros muy positivos a pesar del escándalo de los motores trucados

Después de los datos comerciales de Renault (un 3,3% más de covhes matriculados en 2015), la firma francesa ha presentado hoy sus datos financieros. La facturación se eleva en un 10,4%, pero el resultado neto del grupo alcanza los 2.960 millones de euros, es decir, un 48,1% más que el año precedente. Ni el escándalo de los motores trucados de su competidor Volkswagen, que podía haber salpicado también a la imagen de Renault, ni el desplome de las acciones de los últimos meses han mermado los beneficios, según los datos aportados por la propia compañía, que asegura mantendrá e incluso aumentará su producción en España.

En 2015, la cifra de negocios del grupo Renault (Renault, Samsung Motors y Dacia) alcanzó los 45.327 millones de euros, un 10,4% más que el año precedente. El resultado neto es de 2.960 millones de euros (1.998 en 2014), un ascenso importante. Es una mejora que se explica, según el propio grupo, por “la progresión de los márgenes operativos y por la enorme reducción de otras cargas de explotación”.

La firma afronta unas perspectivas positivas para este año. El mercado mundial del automóvil aumentará de un 1% a un 2%, calcula Renault, con retrocesos en Brasil y Rusia (donde Renault ha perdido 620 millones de euros). El presidente ejecutivo de la compañía, Carlos Ghosn, ha aclarado en rueda de prensa esta mañana que, no obstante, su política en Brasil no va a ser a la defensiva. "Vamos a seguir invirtiendo en Brasil", ha asegurado.

Los avances han sido importantes en China e India. Son dos países por los que está apostando Renault. En India es ya el primer constructor europeo gracias a su todoterreno barato KWID y en China desembarcó hace dos semanas con la inauguración de su primera factoría en el país, situada en Wuhan. "El fin de las sanciones a Irán el pasado 16 de enero", ha añadido Ghosn, nos va a facilitar la entrada en ese país".

Renault firmó hace tres años un acuerdo de competitividad con Francia y España y, según Ghosn, dado el dinamismo del mercado del automóvil en Europa no hay razón alguna para reducir la producción en ninguno de los dos países sino todo lo contrario.

Frente al optimismo financiero, el valor bursátil del grupo no acaba de recuperarse. Desde su máximo de mayo del pasado año, cuando la acción se cotizaba a 98,52 euros, esta se desplomó a los 62,18 en septiembre tras el escándalo de los motores trucados de Volkswagen. La inspección a la que le sometió el Gobierno francés en busca de mecanismos fraudulentos le costó a la firma nuevos altibajos a finales de año y principios de este. Desde el 1 de enero la acción no ha superado los 82 euros en el CAC40 de la Bolsa de París. A este respecto, Ghosn defendió la posición de la firma, "que ha demostrado su voluntad de respetar el medio ambiente" sin perder de vista la competitividad, y que ha invertido, asegura, 4.000 millones de euros este año en vehículos limpios.