Selecciona Edición
Iniciar sesión

España repite como el país más beneficiado por los préstamos del BEI

Seis de cada diez pymes europeas financiadas en 2015 por el brazo financiero de la UE eran de España

España se mantiene por duodécimo año consecutivo como el principal receptor de préstamos del Banco Europeo de Inversiones (BEI). El brazo financiero de la Unión Europea, que tiene como objetivo contribuir al desarrollo equilibrado del territorio comunitario, concedió 77.500 millones de euros en financiaciones para innovación, infraestructuras, medioambiente y pymes en 2015, con un incremento de 500 millones respecto al año anterior. De estos créditos, 11.933 millones llegaron al conjunto económico español y sobre todo a las pymes, que acumularon más de 8.000 millones.

Aunque los créditos del BEI a España siguen creciendo, lo hacen a menor ritmo. El incremento de préstamos que llegaron a España en 2015 (unos 35 millones) fue muy inferior al que se registró en 2014, cuando alcanzó los 1.200 millones. "El 2015 ha sido un gran año. Se ha registrado un comportamiento muy satisfactorio en las actividades de préstamos", ha destacado el vicepresidente del BEI, Ramón Escolano, durante la presentación de los datos en Madrid.

El sector de las pymes fue el más beneficiado, tanto a nivel español como comunitario. Son 75.000 las entidades españolas que recibieron un préstamo medio de 80.000 euros, informaron desde el Banco Europeo de Inversiones, subrayando que seis de cada diez pymes financiadas por el BEI son españolas. En el cómputo general, las pequeñas y medianas empresas europeas recibieron alrededor de 22.000 millones de euros, mientras que el dinero que se destinó a proyectos relacionados con el medioambiente fue de 19.600 millones. El sector de I+D+I ha sido el más desfavorecido de los últimos tres años en cuanto a préstamos del BEI, con una reducción de un 12% de créditos respecto a 2013.

El BEI considera que este año asistiremos al despegue de las financiaciones generadas por el fondo europeo de inversiones estratégicas, conocido como plan Juncker. El brazo financiero de la UE prevé que este año se realicen préstamos a nuevos actores, aunque comporten la asunción de “mayor riesgo” por la entidad.

El BEI “confía” en que la actual incertidumbre política no tenga efecto sobre la economía

El objetivo del BEI es lograr aquel efecto palanca prometido por Jean-Claude Juncker en su plan para el estímulo a la economía comunitaria, a través de la movilización de 315.000 millones de euros en inversiones públicas y privadas. De momento, el BEI ha oficializado préstamos a cuatro grandes proyectos españoles, entre los cuales destaca el de Abengoa, el grupo de energía en preconcurso de acreedores que ya ha recibido 75 millones de euros. “El banco sigue con interés la evolución del proceso de reestructuración”, ha afirmado Ramón Escolano en Madrid, subrayando que el BEI participa en la compañía de forma “muy pequeña” y que su caso no cuestiona el resto de financiaciones.

Más en general, el BEI destaca las señas de recuperación y la importancia de mantener los índices positivos. El vicepresidente del BEI ha recordado que la economía española está creciendo por encima del 3% y ha agregado que “confía” en que la actual incertidumbre política no tenga efecto sobre la economía. Pese al incremento de los fondos recibidos por el BEI, el volumen de crédito de las entidades financieras residentes en España a familias y empresas no ha dejado de caer en 2015. El saldo de dinero prestado a los hogares y sociedades no financieras a finales del año pasado se quedó en 1.270 millones, considerablemente por debajo de las cifras de finales de 2008, cuando superó los 1.860 millones.