Bankia reduce provisiones y gana 1.040 millones en 2015, un 39,2% más

La entidad nacionalizada con 22.424 millones supera todos los objetivos que se marcó en 2012. Cae la morosidad y los ingresos que obtiene del banco malo

Bankia logró un beneficio neto atribuido de 1.040 millones de euros en 2015, un 39,2% más que en el ejercicio anterior. El presidente, José Ignacio Goirigolzarri, destacó, con cierta emoción reflejada en su voz, que se han cumplido todos los objetivos "ambiciosos, en rentabilidad, liquidez y solvencia que nos pusimos en noviembre de 2012 y que muchos en el mercado creyeron inalcanzables. Desde la humildad, podemos decir que Bankia está en la mejor posición de los seis grandes bancos españoles en algunos aspectos, como el beneficio obtenido solo en España, a la espera de los resultados que presente el BBVA", dijo el presidente. La acción ha subido un 2,19% en la Bolsa mientras que el Ibex 35 ha bajado un 0,31%.

La provisión por los litigios de la venta de acciones supone un impacto en su resultado de 184 millones de euros

Goirigolzarri insistió en que “la situación actual del banco es una excelente noticia para todos los españoles, porque para todos es bueno que Bankia vaya bien. Trabajamos para devolver las ayudas y nos vamos a dejar la piel para conseguirlo”, afirmó. Aseguró que Bankia es un competidor con absoluta capacidad para seguir en cabeza, pero eludió pronunciarse sobre cómo se debía privatizar.

Negó que la fortaleza de Bankia tuviera que molestar a sus competidores porque entiende que la salud de la entidad ayuda a todo el sector, algo que algunos bancos discuten ya que consideran que su política comercial agresiva (como las comisiones cero) se apoya en el dinero público recibido. Recordó que ha destinado 4.000 millones a provisiones por la salida a Bolsa y las preferentes “que no estaban en los planes iniciales y, pese a todo, hemos elevado orgánicamente el capital”. El ratio de CET 1 fully loaded, el de más calidad, es del 12,3%. 

Goirigolzarri afirmó que se habían cumplido los objetivos firmados con la Unión Europea y el Gobierno español para 2017, “con dos años de antelación”. Aun así, descartó que Bruselas le levante las limitaciones impuestas hasta diciembre de 2017, entre las que se encuentra comprar entidades.

El primer ejecutivo del banco público no entró en cómo le podría afectar un Gobierno de izquierdas, después de que algunos partidos, como Podemos, haya pedido que se mantenga la banca pública. “Los gestores nos tenemos que mantener a distancia de estos temas y centrarnos en los resultados”, apuntó. Sobre las consecuencias económicas de la incertidumbre política, comentó que los mercados quieren “certidumbre; a medida que se prolongue la incertidumbre, la economía se verá más afectada”.

Renuncia al bonus

El presidente anunció que los consejeros ejecutivos, el mismo, José Sevilla y Antonio Ortega, renunciarán a la paga variable de 2015, por tercer ejercicio consecutivo, que puede llegar a los 250.000 euros anuales. “Lo hacemos para no perjudicar la imagen de Bankia, pero de ahora en adelante, debería normalizarse esta situación”, advirtió.

Sobre la polémica del subgobernador Fernando Restoy con el ministro de Economía, Luis de Guindos, sobre el cambio de modelo en la supervisión, dijo que en España se debía de aprender del mundo anglosajón “donde estas discusiones son habituales” y pidió que “se estudie desde el fondo” y alejándose de “antagonismos personales”.

Goirigolzarri advirtió de que, a medio plazo, el sector podría vivir fusiones según la marcha de los ingresos y los tipos. Entre las fortalezas de Bankia destacó la rentabilidad sobre fondos propios (ROE) se situó en el 9% en 2015, frente al 6,6% de 2014. Bankia cree que será el banco más rentable de los grandes en 2015. Los morosos han pasado del 12,9% en 2014 al 10,8% del año pasado, un alto nivel teniendo en cuenta que los activos tóxicos entregados a la Sareb.

Bankia abonará un dividendo de 2,625 céntimos de euro por acción con cargo a 2015, un 50% más, lo que supondrá entregar otros 194 millones al Estado, que se suma a los 1.626 millones ya devueltos. Los créditos han caído un 1,9% por el descenso de las hipotecas. Bankia se prepara para un plan estratégico y crecer más.

La rentabilidad de Bankia sobre fondos propios (ROE) se situó en el 10,6%, frente al 8,6% de 2014, si no se tienen en cuenta las provisiones realizadas para hacer frente a las demandas por la salida a Bolsa. Si se contemplan estas, el ROE habría sido del 9% en 2015, frente al 6,6% de 2014. Bankia cree que será el banco más rentable de los grandes en 2015.

Según señala la entidad, la provisión por los litigios de la venta de acciones supone un impacto neto en resultados de 184 millones de euros, además de otros 240 millones cargados contra reservas. El consejero delegado, José Sevilla, aclaró que dado que las sentencias que se pierden por la colocación de acciones, que elevaron el capital del banco en su día, ahora se debe restar de los recursos propios que suponían esas acciones. Bankia lo ha consultado con la CNMV y su auditor y están de acuerdo con este procedimiento.

Además de bajar la morosidad, Bankia también se desprendió de muchos activos adjudicados, cuyo valor neto en balance pasó de los 2.877 millones de finales de 2014 a los 2.689 millones de diciembre de 2015. Detrás de este descenso está el incremento en las ventas de activos. En el conjunto año, Bankia vendió 9.180 activos, un 52% más que en 2014. El coste del riesgo (volumen de provisiones sobre crédito) bajó de 0,60% de 2014 al 0,43% de 2015. El resultado después de provisiones creció un 12,5%, hasta 1.597 millones.

En el caso de BFA, matriz de Bankia, obtuvo en 2015 un beneficio después de impuestos de 1.597 millones, lo que supone casi multiplicar por cuatro las ganancias de 418 millones del ejercicio anterior, gracias a la venta de carteras de deuda pública con las que ha multiplicado por 9,5 veces los resultados de las operaciones financieras.

Dividendo y ayudas públicas

El consejo de administración de Bankia ha acordado proponer a la próxima junta general de accionistas del banco el abono de un dividendo de 2,625 céntimos de euro por acción con cargo a las ganancias de 2015. En términos absolutos, Bankia retornará a sus accionistas 302 millones de euros.

Gracias al pago de dividendos, el Estado, a través de BFA, recuperará —tomando como referencia su participación actual en Bankia del 64,2%— otros 194 millones de euros de ayudas públicas, lo que elevará el montante ya devuelto por Bankia a 1.626 millones de euros.

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, destacó que ahora Bankia "es un banco muy sólido, muy solvente y muy rentable. Y estas fortalezas son las que nos permiten proponer un incremento del dividendo del 50%, en definitiva, seguir avanzando en la devolución de las ayudas a los contribuyentes", ha resaltado. No obstante, no quiso aventurar si se devolverán los 22.424 millones recibidos o solo una parte, "ya que eso depende de varios factores, como la valoración que nos dé el mercado".

Más actividad comercial

Los recursos de clientes, incluyendo depósitos, fondos de inversión, planes de pensiones y seguros, se elevaron en 3.795 millones, un 3,3%. El avance se registró tanto en la rúbrica de depósitos (+2,2% y 2.064 millones más) como en la de recursos fuera de balance (+8,2% y un alza de 1.731 millones).

En cuanto al crédito, por el lado de los préstamos a autónomos, pymes y empresas la nueva facturación alcanzó los 13.963 millones de euros, un 16,6% más. En el caso del consumo, se otorgaron 1.213 millones (+38%). Los ingresos por comisiones permanecieron básicamente estables (-1%) al alcanzar los 938 millones de euros en el conjunto de 2015.

Más información