Bankia reserva 1.060 millones más para atender las demandas judiciales

La entidad rescatada ha recibido hasta el momento reclamaciones por 819 millones de euros por la salida a Bolsa en 2011

La sede de Bankia en Madrid EFE

El grupo BFA, matriz de Bankia, acometerá una provisión adicional de 1.060 millones de euros para cubrir los posibles costes de las demandas civiles presentadas por accionistas que acudieron a la salida a Bolsa de la antigua caja de ahorros en 2011. De esta forma, las provisiones para hacer frente a las presuntas indemnizaciones se elevan a 1.840 millones de euros, de los que 736 millones son asumidos por Bankia. La entidad rescatada, de la que el Estado posee el 64,1% ha recibido hasta el momento demandas por 819,2 millones de euros por aquella operación, desbordándose así su previsión inicial.

La entidad pierde el 93% de las demandas civiles

El consejero delegado de Bankia, José Sevilla, señaló el pasado 2 de noviembre que la entidad ha perdido el 93% de las demandas planteadas en los tribunales civiles, unas 6.000 hasta ahora, por su salida a Bolsa en 2011. Sevilla reconoció que el ritmo de las demandas es creciente y que, en ello, están colaborando las campañas publicitarias en todos los medios por parte de bufetes de abogados. La salida a Bolsa se está instruyendo en la Audiencia Nacional, además de las demandas civiles de los particulares.

La Oferta Pública de Suscripción (OPS) de acciones de Bankia del año 2011 le puede salir muy cara a la entidad y, por ende, al contribuyente. BFA, el holding tenedor de las acciones de Bankia, se ha visto obligado a llevar a cabo una nueva provisión de 1.060 millones ante la avalancha de demandas judiciales que está recibiendo la entidad de los miles de afectados que perdieron sus ahorros en la salida a Bolsa.

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), accionista único de BFA y propietario indirecto del 64,10% del capital de Bankia, ha acordado permitir al consejo de administración de BFA modificar el acuerdo del pasado febrero para elevar los fondos reservados para posibles indemnizaciones desde los 780 millones inicialmente estimados hasta un máximo de 1.840 millones.

Y es que con datos acumulados hasta el pasado 20 de diciembre, el montante de las demandas recibidas por la salida a Bolsa en 2011, entonces presidida por Rodrigo Rato, asciende a 819,2 millones de euros. Hasta esa fecha, se han dictado por los tribunales sentencias condenatorias en primera instancia por importe de 175,3 millones de euros, según informó este miércoles Bankia en un comunicado.

Bankia batalla en los tribunales

Bankia en defensa del interés de sus actuales accionistas (en un 64,1% es el Estado), y dentro de su estrategia procesal, está impugnando dichas resoluciones, interponiendo tanto recursos ordinarios como en su caso recursos extraordinarios de casación ante el Tribunal Supremo, encontrándose estos últimos pendientes de decisión.

En la parte financiera, los consejos de administración de BFA y de Bankia han acordado un nuevo reparto de las cargas por la provisión: la entidad cotizada asumirá el primer 40% de la contingencia, es decir, 736 millones de euros (de los que ya había provisionado 312 millones en 2014); y BFA asumirá 1.104 millones de euros (de los que ya registró una provisión de 468 millones en 2014).

En principio, este reparto puede penalizar a Bankia, que debe hacer frente a los primeros 736 millones que se deban pagar como resultado de las demandas, de forma que el FROB, es decir, el Estado, no desembolsaría ninguna cantidad salvo que las indemnizaciones rebasen ese tope.

La asunción de las indemnizaciones ya motivó discrepancias entre el Ministerio de Hacienda y los responsables de Bankia. El departamento de Cristóbal Montoro no quería que la factura se cargara directamente al contribuyente mientras que el banco entendía que el impacto de asumir esas compensaciones perjudicaría a la cotización y mermaría el valor del  mismo cuando el Estado se desprenda paulatinamente del 64% que posee. Pero al final han triunfado las tesis de Hacienda.

"La capacidad de generación de capital, orgánica y mediante desinversiones, del grupo BFA-Bankia permite que se pueda afrontar esta nueva provisión sin que se reduzcan los niveles de solvencia presentados a 30 de septiembre", según explicó el grupo.

En este sentido, Bankia comunicó que el Banco Central Europeo (BCE) le exigirá tener una ratio de capital principal de al menos el 10,31%. A 30 de septiembre, la entidad Bankia tenía un 13,6% de capital, así que superaba holgadamente ese listón.