Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un grupo mexicano se convierte en el principal accionista del Banco Popular

El magnate Del Valle lidera a los inversores que tomarán un 6% por 450 millones

La entidad española llega a una alianza estratégica con BX+, el 16º banco de México

El banco español adquirirá el 24,9% del grupo mexicano por 97 millones

Una mujer pasa ante una oficina del Popular.
Una mujer pasa ante una oficina del Popular.

El Banco Popular ha firmado una alianza estratégica con el banco mexicano BX+ (Ve por Más) que supondrá dar entrada a un grupo de inversores mexicanos en el capital de la entidad española a través de una ampliación de capital de 450 millones de euros. A su vez, el banco español comprará un 24,9% de BX+, el 16º banco mexicano, por 97 millones. Esta es la segunda entrada de capital de fortunas latinoamericanas en la banca española, tras la inyección de 1.400 millones de euros de magnates colombianos y mexicanos en el Sabadell en septiembre pasado.

Los inversores mexicanos, liderados por la familia Del Valle (de origen asturiano), tendrán un 6% del capital del Popular. Como grupo compacto y reducido será el mayor accionista del Popular. Solo le superará la Sindicatura de Accionistas, que tiene un 9,7%. No obstante, el banco no ha precisado quiénes son los inversores que acompañan a la familia Del Valle, cómo se reparten entre ellos la participación y si mantendrán algún tipo de pacto parasocial.

La entrada de fondos en la entidad presidida por Ángel Ron servirá para reforzar el balance del banco español, que el pasado año ya hizo una macroampliación de capital de 2.500 millones en la que participó de forma minoritaria la familia Del Valle. El impacto de la inyección de 450 millones será de hasta 0,54 puntos de capital principal, que subirá al 12,3% (con criterios Basilea 2.5 o la aplicación parcial de las futuras normas internacionales de solvencia, conocidas como Basilea III). Esta inyección ayudará al Popular a superar las pruebas de resistencia de capital de 2014 y que, según el Banco de España, van a aprobar todas las entidades españolas.

“Desde todo punto de vista, es una operación redonda para el Popular”, resaltó Ron a Europa Press, quien subrayó además que es una operación “muy conservadora”.

La ampliación de capital del Popular para los nuevos socios se realizará a través de una colocación privada acelerada. Las nuevas acciones, que empezarán a cotizar el 20 de diciembre, se emiten a 3,95 euros, esto es, con un descuento del 5% sobre el cierre del martes. El martes las acciones cerraron a 4,10 euros, tras caer 1,44%. El Popular paga 1,8 veces el valor contable postampliación de capital, aunque otras fuentes lo cifraron en casi tres veces preampliación. Sin embargo, los accionistas mexicanos entran a 0,70 veces valor en libros, mucho más barato por las bajas expectativas de rentabilidad del mercado español. El Popular dijo que la inversión tendrá un impacto marginal en el beneficio por acción (BPA) a medio plazo.

Íñigo Vega, analista bancario de Nau-Securities, considera que “la operación es cara para el Popular, si bien es cierto que tiene el aliciente de la inyección de capital mexicano”. Vega, al igual que otros analistas que piden el anonimato, considera que la operación es una incógnita “porque la implantación en México no es fácil desde entidades pequeñas” y recuerda la experiencia de CaixaBank con Inbursa, en donde han reducido su participación y el negocio ha resultado peor de lo esperado. El BBVA y el Santander han logrado fuertes rentabilidades en México pero tras comprar entidades líderes, a bajos precios.

La operación, diseñada por el comité internacional que dirige Jacobo González Robatto, permitirá al Popular avanzar en su diversificación geográfica. Ambos grupos buscan desarrollar el mercado de atención a pymes y, en menor medida, de particulares en México. El Popular compartirá con BX+ su modelo de negocio. Según fuentes del Popular, serán equipos del banco español los que lideren la expansión en México, si bien todavía no se han realizado los nombramientos oficiales.

BX+ es una entidad modesta (100 veces más pequeña que el Popular), con un beneficio de 11 millones de euros, unos activos de 1.850 millones y créditos por valor de 675 millones de euros. La ratio de mora del BX+ es inferior al 1,6% y su nivel de solvencia, es del 12,5% a septiembre. La alianza busca triplicar el tamaño de grupo BX+ en cinco años.

En una presentación a analistas, el banco español subrayó que la operación ganará exposición al atractivo mercado bancario mexicano “de la mano de socios con amplia experiencia en el sector y solvencia contrastada” y con una inversión inicial limitada.

La familia Del Valle, encabezada por Antonio del Valle, es la séptima más rica de México según la revista Forbes, con 4.940 millones de dólares. A través de Grupo Kaluz, controla Mexichem, líder mundial en sistemas de tubería de plástico y líder en la industria química y petroquímica, y Elementia, un consorcio de construcción e industria. En las privatizaciones bancarias de 1992, la familia adquirió el que más tarde se convertiría en Banco Bital, del que controlan el 25%, que se vendió en 2002 a HSBC.

Más información