Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La deuda pública seguirá subiendo hasta superar el 100% del PIB en 2015

La factura de la crisis provoca que el pasivo se multiplique por tres desde 2008

El Gobierno aplaza el cambio de tendencia hasta 2016, con un recorte de apenas el 0,004%

Monedas de euro.
Monedas de euro. EFE

El Gobierno calcula que la deuda pública seguirá subiendo durante los dos próximos años hasta superar la cota simbólica del 100% del PIB en 2015, según el plan de estabilidad actualizado que ha publicado este jueves el Ministerio de Economía. El documento recoge que el pasivo del Estado moderará su ritmo de crecimiento en 2013 tras aumentar a marchas forzadas en 2012 para afrontar la escalada del déficit, pero habrá que esperar a 2016 para ver el primer descenso en el endeudamiento. El recorte, en cualquier caso, será mínimo, de apenas cuatro centésimas.

La serie que dibuja el Ejecutivo es que la deuda acabe este año en el 94,21%, una cifra que se ha visto obligado a revisar al alza con respecto a lo que preveía antes de verano, cuando auguraba un 91,6%. Según los últimos datos que ha avanzado este mismo jueves el Banco de España, en agosto ya llegó al 92,3%. El incremento esperado para el conjunto del ejercicio es del 8,31%, más suave que el ritmo récord del 15,51% de 2012.

Para 2014, el Gobierno espera que el aumento se modere al 4,65% para acabar el año con un endeudamiento equivalente al 98,86% del PIB, lo que supone que rebasará por primera vez en la historia el billón (con 12 ceros) de euros. Al año siguiente será cuando supere también la cota del 100% del PIB con un 101,13%. La cifra se quedará en el 101,09% en 2016.

Estas previsiones son un poco más optimistas que las que ha publicado hace apenas una semana el Fondo Monetario Internacional, que prorroga la tendencia al alza hasta 2018, cuando la deuda llegará al 105,7% del PIB.

Los niveles que alcanzará el pasivo del Estado, que entró en la crisis en 2008 con una deuda inferior al 40% del PIB, no se habían registrado en España desde principios del Silgo XX. Según una serie histórica del FMI, el país llegó a superar el 102% del PIB en 1902, cuando aún trataba de dejar atrás el desastre de 1898.

A un nivel práctico, la relevancia que tiene el aumento de la deuda es que obliga a pagar altos intereses, lo que detrae recursos que podrían dedicarse a actividades productivas e inversión. En 2013, el Ministerio de Hacienda ha dispuesto una partida de 36.590 millones de euros a este fin.

Más información