Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El déficit público ya está en el límite

El desfase de la Administración central llega en junio al 3,8%, el objetivo para todo el año

El Gobierno confía en que la mejora económica contenga el desvío

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. EFE

Hace apenas un mes, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, adaptó sus previsiones al nuevo objetivo presupuestario, menos exigente, marcado por la Comisión Europea: reducir el déficit público del 7% del PIB que España alcanzó en 2012 al 6,5% en este ejercicio. Montoro adjudicó la mitad del desfase presupuestario, un 3,8% del PIB, a la Administración central; el resto lo repartió entre comunidades (1,3%) y Seguridad Social (1,4%). Pero las cuentas estatales de junio evidencian que, tras cinco años de incumplimientos, el objetivo se complica, pese a que Bruselas permitiera levantar el pie del ajuste.

Según esas cuentas, publicadas ayer por Hacienda, el déficit acumulado por la Administración central suma 40.000 millones de euros, lo que equivale ya al 3,8% del PIB, el desfase que el Gobierno se ha reservado para todo el año. En junio de 2012, el déficit estatal se situó incluso por encima del objetivo (4,15% frente al 3,5% del PIB), pero solo las drásticas medidas adoptadas después por el Ejecutivo de Rajoy —subida del IVA, eliminación de la paga extra de los funcionarios—, permitió mantener el desfase en ese nivel a final del ejercicio (4,17%)

Fuente: Ministerio de Hacienda.
Fuente: Ministerio de Hacienda.

Este año también hay subidas adicionales de impuestos, pero el recargo fiscal, tras una sucesión de aumentos formidables desde 2010, es ahora más limitado. Al gravamen sobre los premios de la Lotería o la eliminación de la desgravación por compra de vivienda, que entraron en vigor en 2013, Montoro añadió hace un mes una nueva alza en los impuestos al alcohol y el tabaco y otra vuelta de tuerca a las deducciones en el impuesto de sociedades.

Hacienda estima que esta subida de impuestos sobre la marcha le aportará unos 1.000 millones adicionales de ingresos este año. Pero el principal argumento que esgrime el Gobierno para sostener que este año sí cumplirá los objetivos, que el desfase presupuestario de la Administración central no superará a finales de 2013 el 3,8% del PIB que ya ha alcanzado, es la mejora de la actividad económica.

El PIB español reflejará este año una caída anual muy similar a la de 2012 (-1,4%). Pero, a diferencia del año pasado, el deterioro de la actividad económica va a menos. Montoro ha relacionado este martes el incremento que registra la recaudación por impuestos —un 4,7% más que en 2012—, con “el punto de inflexión de la economía española”, que enlaza dos años de retroceso. “Esto demuestra que el fin de la recesión está ahí”, ha añadido el ministro, tras recordar que el PIB trimestral solo se contrajo un 0,1% entre abril y junio.

En términos de contabilidad nacional, los ingresos impositivos de la Administración central alcanzan los 37.294 millones, 1.668 millones más que en el primer semestre de 2012. Pero, por ahora, ese aumento de recaudación tributaria se debe en exclusiva a las subidas de impuestos, y no a la mejora de la actividad económica que anticipa Hacienda.

“La totalidad del incremento corresponde al IVA que ha crecido en 1.771 millones de euros, es decir, más que todos los recursos impositivos”, ha acotado en una nota David Taguas, de la Universidad Camilo José Cela, quien ha recordado que en el mismo periodo del año pasado, el tipo general del IVA era del 18%, no del 21% como ahora. El exdirector de la Oficina Económica del presidente del Gobierno con el anterior Ejecutivo socialista ha destacado, además, que la caída de los impuestos directos (un 3,6%) “no recogen el supuesto dinamismo” de la actividad económica. “Son muy malas noticias para el cumplimiento del objetivo pactado con Europa”, ha concluido Taguas.

El informe mensual de la Agencia Tributaria que acompaña a los datos reseña la importancia de las subidas de impuestos en la recaudación. Pero opta por el ver el vaso medio lleno. “Los datos de junio confirman la mejora, dentro todavía de las tasas negativas, en la evolución de algunas de las bases imponibles”, sostiene. “La masa de salarios y pensiones disminuye a un ritmo más moderado”, abunda el informe de la Agencia, que también refleja “en menor medida” una situación similar en “el gasto sujeto a IVA”.

Entre los datos tributarios de junio, Hacienda destaca el aumento mensual de la recaudación en el impuesto al tabaco (un 70% más que en mayo) por el “acaparamiento” ante la subida fiscal de este mes. O que “la no distribución de dividendos por parte de una de las mayores empresas del país” (en aparente referencia a Telefónica), ha penalizado en 375 millones los ingresos por el gravamen al ahorro en el IRPF. También es relevante la mala marcha del tributo sobre los premios de Loterías, que solo recauda 122 millones hasta junio, cuando se prevén más de 800 millones para el conjunto del año.

La mejora en los ingresos impositivos se ve además minimizada por el incremento equivalente del gasto en el pago de intereses (1.750 millones más que en 2012), reflejo de una deuda pública que enfila el 90% del PIB. En el aumento global del gasto, un 2% más que en junio de 2012, pesa también el aumento de las transferencias a la Seguridad Social para completar las pensiones mínimas (4.000 millones más que el año pasado). Por el contrario, el apoyo extra al Servicio Público de Empleo para costear prestaciones de desempleo baja en 2.000 millones. Pesan aquí los cambios normativos, que reducen los pagos de forma gradual, y que muchos parados hayan agotado ya las prestaciones a las que tenían derecho.

La Seguridad Social registra un superávit de 9.832 millones

La Seguridad Social tuvo un superávit hasta junio de 9.832 millones (0,94 % del PIB), un 15,47% más que en el mismo periodo del año anterior, debido principalmente a los recursos aportados por el Estado, que sumaron 11.914 millones de euros. En cualquier caso, el secretario de Estado, Tomás Burgos, ha advertido de que "este balance positivo hay que valorarlo en su contexto" ya que "las transferencias del Estado no serán tan vigorosas en el segundo semestre".

Sobre el total de ingresos las aportaciones del Estado representan el 18,43 %. Otros ingresos han provenido principalmente de las cotizaciones sociales, que han ascendido a 49.389,91 millones de euros, 3,67 % menos que un año antes. Esto viene originado por el descenso de la cotización de ocupados en un 2,52 %, mientras que la cotización de desempleados registra un decrecimiento del 13,39 %.

En conjunto, la Seguridad Social tenía previsto ingresar este ejercicio un total de 105.863,21 millones de euros en concepto de cotizaciones sociales, por lo que hasta ahora se ha obtenido un 46,65%. El Gobierno ha fijado un tope de déficit del 1,4%.

Más información