Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La gran empresa vuelve en masa a emitir deuda gracias a la tregua del BCE

Las sociedades aprovechan la mejora motivada por Draghi para regresar al mercado

El público ICO y el FROB, Iberdrola y Gas Natural se suman a Santander, BBVA y Telefónica

Banesto completa las nuevas emisiones con una colocación de cédulas hipotecarias

El Instituto de Crédito Oficial (ICO) o el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), ambos de titularidad pública, se han sumado este lunes al grupo de grandes empresas españolas que han aprovechado la tregua motivada por el Banco Central Europeo para volver a los mercados a emitir deuda y captar financiación, algo complicado en los últimos meses y que ha puesto contra las cuerdas también a las pymes. Junto a las sociedades públicas, también Iberdrola y Gas Natural han abierto los libros para emitir bonos a cinco y siete años por 750 y 800 millones, según ha informado el servicio IFR de la agencia Reuters esta mañana tras unos meses con el acceso a la financiación cerrado por las mayores dudas sobre el conjunto del país.

El anuncio del pasado jueves del presidente del BCE, Mario Draghi, de un plan para la compra ilimitada de bonos de países en apuros con vistas a garantizar su financiación tuvo una inmediata reacción en los mercados. De hecho, la prima de riesgo, que es la diferencia entre lo que los inversores exigen por comprar deuda española frente a la alemana y que oscila en función de las mayores o menores dudas de los inversores bajó más de 80 puntos en solo dos jornadas hasta niveles que no se habían visto desde abril. Este lunes ha prolongado la mejora durante la mañana, cuando ha llegado a intentar bajar de los 400 puntos básicos, aunque a partir de ese momento ha cambiado de tendencia. Por la tarde, avanzaba hasta los 420.

Por sociedades, el ICO, informa la agencia Bloomberg, está llevando a cabo una colocación de deuda con vencimiento en 2016 y a un interés que superaría en unos 65 puntos básicos a la rentabilidad de la deuda soberana a este plazo. Actualmente, el papel del Estado a cuatro años se intercambia en el mercado secundario al 3,8%. Junto al ICO, el FROB ha acudido al mercado para vender 6.000 millones en letras y obligaciones con vistas a reforzar la capacidad de este fondo hasta los 15.000 millones de euros.

Iberdrola, que llevaba desde antes del verano sin acudir al mercado a financiarse, ha emitido 750 millones títulos a cinco años a un precio que estaría sobre los 375 puntos (3,75 puntos porcentuales) sobre midswap (tipo de referencia para estas emisiones).

Gas Natural, que en su caso no emitía deuda desde enero, ha emitido bonos por valor de 800 millones a siete años a un interés anual del 6%, según ha confirmado la propia empresa en una nota remitada a la CNMV. Pese a la mejora de los mercados en las últimas jornadas, esta rentabilidad está ligeramente por encima de la media de sus emisiones realizadas desde 2009 y con las que ha colocado 9.600 millones a un 4,89% con un plazo superior a los siete años. La demanda de los inversores, que en su mayor parte han sido extranjeros, ha superado hasta en 4,5 veces a la oferta.

En cuanto a los bancos, los que más liquidez necesitan y que más han sufrido el cierre de los mercados de financiación, Bloomberg informa de que BBVA ha vendido 1.500 millones en bonos a tres años en la zona de midswap más 380 puntos básicos.También Banesto está sondeando el mercado para emitir cédulas hipotecarias, que son productos de renta fija respaldados por los créditos hipotecarios de la entidad. Los planes del banco son colocar unos 500 millones de euros a cinco años con estos títulos y a un precio de midswap más 395 puntos básicos.

Sin salir del sector, el Santander lanzó el viernes una emisión de bonos a cuatro años, con vencimiento en marzo de 2016 y un importe de hasta 2.500 millones de euros. El precio de la operación, la segunda de las últimas semanas tras medio año sin acudir a los mercados, se fijó en el 4,625%, según Reuters, justo en línea con el 4,603% pagado un día antes por el Tesoro en la subasta de bonos a cuatro años.

Por último, el miércoles, Telefónica logró colocar 750 millones de euros en bonos a cinco años, con un gran exceso de demanda. El coste, de su lado, se situó en 485 puntos básicos por encima del midswap, lo que equivale a un interés del 5,811%, un punto más de lo que el mercado exige al Tesoro. Era su primera emisión desde el pasado febrero.