Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La tensión se extiende de la deuda a la Bolsa y el Ibex cae un 3,10% al cierre

La prima de riesgo vuelve a los niveles previos al acuerdo del Consejo Europeo contra la crisis

El selectivo español ha perdido un 5,29% en la semana con la banca al frente de las pérdidas

El euro pierde posiciones con respecto al dólar tras la rebaja de tipos del BCE

La tensión se extiende de la deuda a la Bolsa y el Ibex cae un 3,10% al cierre

El Ibex 35 ha perdido un 3,1% al cierre de la jornada y ha dicho adiós los 6.800 puntos (6.738) en una jornada en la que la tensión sobre España se ha extendido desde la deuda, donde el bono a 10 años ha vuelto a superar la línea roja del 7%, a las Bolsas. Tras este recorte, el selectivo español se ha dejado un 5,29% durante toda la semana tras llegar el pasado viernes a los 7.102 enteros. Todos los mercados europeos han cerrado también en rojo, el color sin competencia de una jornada en la que los malos datos de mercado laboral en Estados Unidos han recrudecido las ventas al caer la tarde.

La tasa de desempleo estadounidense se mantuvo en junio estable en el 8,2%, según ha informado este viernes el Departamento de Empleo. Sin embargo, solo se han creado unos 80.000 puestos en un mercado laboral de 140 millones de trabajadores, menos de lo esperado, por lo que Wall Street ha registrado también pérdidas superiores al 1%. Las dificultades de la primera potencia mundial para crear empleo ponen de relieve la débil recuperación de su economía, lo que añadía más leña al fuego de las dudas que unas horas antes encendía el FMI. Su directora general, Christine Lagarde, ha advertido de que la actividad se está frenando más de lo previsto y de que la desaceleración ha llegado a los emergentes.

En Europa, la Bolsa de Milán se ha dejado un 2,55% después de que anoche se conociera la aprobación de un decreto ley en el país destinado a ahorrar 26.000 millones de euros en los próximos tres años. El Dax alemán, por su parte, ha cerrado con pérdidas de un 1,92%. El Cac de París ha retrocedido un 1,88% y Londres, que había iniciado la sesión con una leve subida del 0,14%, ha acabado también cediendo al tono pesimista del resto y ha acabado la sesión con pérdidas de más de medio punto porcentual (0,53%).

El mal dato de paro en EEUU recrudece la caída de las Bolsas europeas

Al igual que la jornada de ayer los bancos españoles del Ibex 35 han registrado fuertes pérdidas que han crecido a medida que ha transcurrido la jornada. La nacionalizada Bankia ha sido quien mayores pérdidas ha presentado, un 6,5%; seguido del BBVA, con un 5,8%. En pérdidas de cuatro puntos porcentuales se han quedado Caixabank, Popular y Bankinter, con un 4,16; un 4,07 y un 4& respectivamente. Los números rojos en el Santander se han quedado en el 3,87% y los de Sabadell en un 3,40%. Todas las empresas del selectivo español, menos Enagas y la aerolínea IAG han cerrado en negativo (la primera con un casi insignificante 0,01 positivo y la segunda con una subida del 2,3%).

En la deuda, la prima de riesgo española se ha mantenido por encima de los 560 puntos básicos. Con este repunte, la presión sobre la deuda española vuelve a los niveles previos al acuerdo europeo de finales de junio. En él, la Unión Europea aprobó la recapitalización directa de la banca y sentó las bases para que los fondos de rescate puedan comprar deuda de los socios del euro en apuros con mayor flexibilidad.

El interés del bono español a 10 años se ha disparado durante la jornada y ha llegado a situarse en el 7%, la denominada "zona de peligro", aunque tras este pico ha regresado hasta el 6,95%. El bono alemán se encuentra en 1,32%. Los mercados siguen manifestando su decepción con el Banco Central Europeo y su negativa a adoptar más medidas para paliar la crisis que rebajar los tipos de interés hasta el 0,75%. Tras cerrar la sesión de ayer en 539 puntos básicos, la prima de riesgo (el diferencial entre el bono español y el alemán a 10 años en el mercado secundario) ha marcado un nuevo máximo en la jornada con 566 puntos básicos, 25 más que en la víspera. Al final ha cerrado en 562 puntos (5,62 puntos porcentuales). La cotización del euro ha caído momentáneamente hasta los 1,22 dólares, aunque pronto ha repuntado hasta los 1,23. El barril Brent de petróleo cae más del 2% y retrocede hasta los 98 dólares.

Este aumento del bono español a 10 años en el mercado secundario se produce un día después de la subasta del Tesoro Público, donde el Estado obtuvo 3.000 millones de euros vendiendo bonos con vencimiento a tres y cinco años y obligaciones a 10. Con los bonos que vencerán en 2022 el Tesoro colocó 747 millones a un interés del 6,50%, la rentabilidad más alta desde noviembre, cuando se situó en el 7,09%.

La prima de riesgo italiana comenzó la jornada disparándose respecto al cierre de ayer, y a las nueve de la mañana registró 469 puntos básicos, 11 más que los 458 en los que ayer despedía la jornada el índice italiano. El máximo al que ha llegado es 471 puntos básicos.

La rebaja de tipos de interés oficiales por debajo del 1% anunciada por el BCE para intentar reactivar la economía de la eurozona fue la primera en sus 12 años como gestor de la moneda, pero no ha servido para aplacar las dudas de los inversores, que esperaban más. El precio actual del dinero, además, representa un nivel aún superior al de Estados Unidos, donde oscila entre el cero y 0,25%; de Japón, de cero al 0,1%, y de Reino Unido (0,5%). Este último decidió ayer continuar con los tipos en el medio punto porcentual, como lleva haciendo desde marzo de 2009 e inyectar 62.000 millones de euros en la economía.

La medida implica teóricamente un abaratamiento del crédito y por tanto más facilidad para que la renqueante actividad recupere el aliento, pero los expertos consideran que en la situación actual la bajada de los tipos de interés hará poco por sí misma para impulsar el crecimiento si no se combina con otras medidas.