Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno achaca la fuerte alza del déficit a las transferencias a comunidades

El desfase entre ingresos y gastos pasa al 1,85% en el primer trimestre

Hacienda sostiene que, en una comparación homogénea, el saldo se reduce al 0,83% del PIB

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en el Congreso.

El déficit del Estado subió con fuerza en el primer trimestre de 2012 pese a los duros recortes que ha aprobado el nuevo Gobierno del PP por culpa de las transferencias a comunidades autónomas. Según las cifras de ejecución presupuestaria que ha publicado hoy el Ministerio de Hacienda, el desfase negativo en las cuentas de la Administración entre los ingresos y gastos ha pasado al 1,85%, si bien Hacienda señala que en términos homogéneos el desfase es del 0,83%. El año pasado se publicó un déficit del primer trimestre del 0,64%, pero el cambio de base estadística lleva a que la cifra ahora comparable sea el 1,06% del PIB, según el Gobierno.

Por ello, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha asegurado esta tarde en el Congreso durante el debate para defender las cuentas del Estado que el déficit avanza según las previsiones del Gobierno.

Así, los datos presentados por la secretaria de Estado de Presupuestos, Marta Fernández Currás, señalan que el déficit es de 19.696 millones de euros en términos de Contabilidad Nacional, el 1,85% del PIB, lo que supone un aumento del 73,2% en comparación con la cifra revisada del mismo periodo del año anterior. Pero la cifra de déficit que se publicó correspondiente al primer trimestre del año pasado fue de 6.900 millones, aunque ahora el Gobierno la ha revisado con los nuevos criterios estadísticos y dice que fue unos 4.500 millones de euros superior.

Es decir, pese a que el déficit aparentemente se dispara, el discurso del Gobierno es que en realidad se está reduciendo porque en 2011 era mayor de lo que se publicó y porque la cifra de ahora no es homogénea.

El Ejecutivo ha asumido el objetivo impuesto por Bruselas de rebajar el déficit del 8,5% con el que se cerró 2011, cifra que supera en más de dos puntos porcentuales la meta comprometida por el anterior Gobeirno, al 5,3%. A esta cifra se llegó tras un primer intento de Rajoy de acabar 2012 en el 5,8%.

“El objetivo es el déficit por encima de todo. No hay atajos. El déficit nos aplasta como una losa”, según ha defendido Montoro ante los diputados. En su intervención previa al pleno de por la tarde, el ministro también ha asegurado que si hay dudas sobre la ejecucición presupuestaria "es por culpa de las comunidades autónomas” y ha vuelto a responsabilizar al anterior Ejecutivo de la situación económica actual. Con ello, ha justificado los ajustes que incluye el Presupuesto en partidas sensibles como Educación, inversiones, políticas activas de empleo.

Hasta febrero, el Estado registró un déficit de 20.668 millones de euros, lo que supuso un incremento del 49% con respecto a enero, o un 1,94% del PIB. El Gobierno justificó la elevada desviación a los adelantos de transferencias a las comunidades autónomas, anticipos a la Seguridad Social y a una mayor devolución de los impuestos.

Hacienda recordó, asimismo, que en estas cuentas aún no se inlcuía la subida de los tipos del IRPF, que se empezarán a notar a partir de marzo y que tampoco se ha dejado notar en el balance del primer trimestre. Entonces, también remachó que "la evolución de estos primeros meses no es significativa por circunstancias que elevan el gasto temporalmente".

El BCE advierte de que no hay margen de error en las cuentas

El miembro de Comité Ejecutivo del BCE, José Manuel González-Páramo, ha alertado hoy que los Presupestos Generales del Estado (PGE), aunque son "coherentes" con el objetivo de déficit acordado, no tienen margen de desviación en sentido desfavorable. "Parece que no hay un margen para tener desviaciones en sentido negativo y siempre es muy importante tener ese margen", ha dicho González-Páramo, quien ha puesto como ejemplo "la previsión de ingresos públicos, que depende de una determinada senda de crecimiento que no siempre debe cumplirse".

Pese a esta advertencia y tras señalar que los PGE han llegado más tarde de lo que hubiera deseado el mercado, González-Páramo se ha mostrado "absolutamente convencido" de que España cumplirá con el objetivo de déficit marcado para este año.