El paro en España

El paro sube a un máximo histórico con 5,3 millones de desempleados

El total de desempleados aumenta en 577.000 personas en 2011 y la tasa alcanza el 22,85%.- La recesión acelera la destrucción de empleo, que se lleva 600.000 puestos de trabajo

ALEJANDRO BOLAÑOS | Madrid 27 ENE 2012 - 09:11 CET

Más allá de las previsiones económicas, la mejor prueba de que ha empezado otra grave recesión la acaba de dar la Encuesta de Población Activa (EPA) del cuarto trimestre de 2011. Tras cuatro años de crisis, sin atisbo de recuperación, el mercado laboral español ha encajado uno de los golpes más duros. Solo en el epicentro de la Gran Recesión, en el paso de 2008 a 2009, el impacto fue mayor. Según la EPA, entre octubre y diciembre de 2011 se perdieron 348.000 puestos de trabajo y aumentó el paro en 295.300 personas respecto al tercer trimestre. El balance provisional de la crisis es demoledor: el desempleo alcanza ya a 5,3 millones de personas. Desde finales de 2007 se han destruido 2,7 millones de empleos, el 55% en el sector de la construcción.

Es la primera vez que se superan los cinco millones de parados en el mercado laboral español. En los últimos días, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y ayer mismo, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, habían aventurado que se llegaría a 5,4 millones de parados al cierre de 2011. La cifra suministrada por el INE es menor (5.273.600 parados), pero, en parte, por razones muy poco tranquilizadoras. La pésima situación laboral llevó a 53.400 personas a dejar de buscar trabajo en el cuarto trimestre. Solo en el verano de 2009 hubo una caída de la población activa mayor. Y en este caso, pesa mucho más el efecto desánimo entre los trabajadores españoles, que las salidas del mercado laboral de los trabajadores extranjeros.

Con estos datos, la tasa de paro se sitúa en el 22,85% de la población activa, 1,35 puntos porcentuales más que en el trimestre anterior. En la serie estadística permanece aún como máximo histórico el 24,5% alcanzado en 1994, aunque según un análisis del Banco de España, si el paro de aquel año se calculase con los criterios actuales equivaldría al 18,2%, otro indicador de la envergadura de esta crisis.

Es en la destrucción de empleo, la variable más seguida por los expertos, donde se hace notar el inicio de otra grave recesión, donde se vuelve a lo peor de esta grave crisis. La pérdida de puestos de trabajo ha superado los peores augurios: solo en el tramo final de 2008 y en el arranque de 2009, el semestre negro en el que el número de ocupados bajó en 1,2 millones de personas, hubo un descenso trimestral (348.000 menos) tan acusado.

La comparación anual es, también, elocuente. Analistas Financieros Internacionales (AFI), uno de los pocos servicios de estudios que ha incorporado ya los efectos del ajuste fiscal para compensar la desviación presupuestaria de 2011, pronosticaba una merma en la ocupación de 500.000 personas respecto al mismo trimestre de 2010. Y, en base a esa y otras variables, anticipaba un retroceso del PIB del 0,4% en el último trimestre de 2011 y una caída anual del 1,3% en 2012, las cifras de una recesión profunda. Los datos de la EPA pintan un escenario aún peor, que también ha dejado atrás las proyecciones del Banco de España: al cierre del año pasado, la caída del empleo supera las 600.000 personas en esa comparación anual. Y se debe en buena parte a la pérdida de contratos indefinidos entre los asalariados, señal de que la crisis vuelve a extenderse. En el cuarto trimestre, sin embargo, fue mayor la incidencia entre el empleo temporal, muy ligado a la campaña de Navidad y, por tanto, la débil respuesta del consumo.

"La tasa anual de destrucción de empleo, el 3,26%, es tres veces peor de la observada hace apenas un año, cuando se pensaba que había síntomas de recuperación del empleo, hasta que la crisis del euro y el colapso de las finanzas públicas en España vino a sacarnos de ese planteamiento", concluye el servicio de estudios de la patronal de empresas de trabajo temporal, Agett.

El ajuste fiscal se deja notar en el empleo público, con la pérdida de 84.500 asalariados en el trimestre, aunque sigue siendo el sector privado el que concentra la destrucción de puestos de trabajo. El enorme deterioro acumulado por el mercado laboral se vocea en las estadísticas. Más de la mitad de los parados llevan más de un año buscando trabajo; la destrucción de empleo se extiende a todos los sectores, salvo la agricultura; el 48,5% de los menores de 25 años están desempleados; el número de hogares con todos sus miembros activos en paro supera por primera vez los 1,5 millones...

Por comunidades, Andalucía y Canarias (con tasas de paro por encima del 30%) y Navarra y el País Vasco (menos del 14%) marcan los extremos del mercado laboral. En el cuarto trimestre, la Comunidad de Madrid ( 50.300 parados más) y Baleares (71.000 empleos menos) se llevaron la peor parte.

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

México choca con el presidente de Uruguay por el caso Iguala

El presidente uruguayo retira sus acusaciones de "Estado fallido”, después de que el Gobierno mexicano convocase al embajador uruguayo

La sociedad postnacional

Hemos de recuperar el legado de afecto y civilidad que permita la convivencia y superar la epidemia identitaria que nos aturde

Despedida barroca

Natalie Dessay demuestra en el Liceu que la expresividad y la emoción de su canto siguen intactas a pesar de los problemas de salud que la llevan a dejar los escenarios

‘Si és que hi ha cases d’algú…’

Mientras los promotores de Caufec volvían a mirar sus planos, en Barcelona se producía la semana negra de los deshaucios

IMPRESCINDIBLES

La Fiscalía investiga el perdón de 3.000 millones a eléctricas

Anticorrupción cita en secreto a altos cargos de Energía del PSOE

La recuperación inmobiliaria arranca a dos velocidades

La inversión en oficinas y comerciales resucita. La de viviendas se estancan

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana