Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno balear espera limitar por zonas el alquiler turístico en las islas tras el verano

Podemos condiciona su apoyo a que se prohiba el alquiler vacacional en Palma e Ibiza

Pisos en la ciudad de Ibiza.
Pisos en la ciudad de Ibiza.

El Gobierno balear trabaja para limitar por zonas el alquiler turístico en las islas tras el verano. Biel Barceló, vicepresidente y consejero de Turismo, ha asegurado este martes que su departamento y el de Vivienda ya estudian una nueva modificación que permita tramitar en el Parlamento los cambios a partir de septiembre. En concreto, pretende cambiar el artículo 49, en el que se limitan los alquileres turísticos, para "restablecer la coherencia global" de la ley. Para ello, se necesita el acuerdo entre PSOE, Més y Podemos, algo que hasta ahora no se ha conseguido en este aspecto. El Gobierno de Francina Armengol (PSOE) espera limitar por zonas el alquiler vacacional. "El trabajo no se para y se está trabajando en establecer las zonificaciones para determinar las zonas donde se podrá o no alquilar", ha dicho Barceló.

Para sacar adelante la modificación, se necesita el concurso de PSOE, Més y Podemos. Algo que no se consiguió la semana pasada, cuando ya se debatió el cambio de la ley que regula el alquiler turístico. La formación morada condicionaba su apoyo a la reforma de la ley impulsada por PSOE y Més a que se prohibiera el alquiler turístico en viviendas plurifamiliares en toda la isla de Ibiza y la ciudad de Palma, mediante la declaración de una “emergencia habitacional” que vetara los apartamentos turísticos en estas dos zonas. Las otras dos formaciones, sin embargo, no están de acuerdo en esta prohibición total.

Así, PSOE y Més no aceptaron el requisito marcado por Podemos, por lo que este último votó en contra de los cambios en el artículo 49 sobre el alquiler turístico, dejando la situación con respecto al alquiler vacacional como estaba: sin prohibir expresamente el arrendamiento en apartamentos y edificios plurifamiliares —que puede hacerse mediante la Ley de Arrendamientos Urbanos— y autorizándolo solo en viviendas aisladas, chalets y pareados.

Sobre la zonificación (la designación de las zonas en las que sería posible el alquiler turístico y en las que no), el cambio de hace una semana sí permitió aplicar una moratoria de un año. Es decir, se han dado 12 meses en los que no se darán nuevas licencias. Un tiempo durante el que los Consells Insulares y el Ayuntamiento de Palma diseñen las zonas en las que autorizarán la práctica.

El Ejecutivo regional, que quiere acabar con una norma que a su juicio es "incongruente" a día de hoy, no tiene claro todavía si se validarán vía decreto-ley o mediante la fórmula de la iniciativa legislativa. En cualquier caso, la Ley General Turística tendrá que volver a la Cámara Autonómica apenas unos meses después de haber sido reformada.

Más información