Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los productores españoles de aceitunas rechazan las acusaciones de EE UU de competencia desleal

El sector señala que la investigación abierta por Trump pone en duda la política de ayudas de la UE

Varios operarios fumigan con abono líquido una finca de olivar en Pilas (Sevilla). Ampliar foto
Varios operarios fumigan con abono líquido una finca de olivar en Pilas (Sevilla).

Los productores españoles de aceitunas han negado "tajantemente" este viernes las acusaciones de competencia desleal denunciadas por diferentes empresas californianas ante la Administración de Donald Trump. "Rechazamos de plano que vendemos a precios injustos porque recibimos subvenciones", ha señalado el secretario general de la Asociación Española de Exportadores e Industriales de Aceitunas de Mesa (Asemesa), Antonio de Mora. 

El responsable estadounidense del Departamento de Comercio, Wilbur Ross, anunció ayer que se investigará si los productores españoles de aceitunas negras se benefician de ayudas que les permiten vender por debajo del precio del mercado. EE UU es el primer importador de esta variedad española (representa alrededor del 25%), seguido de Italia, Alemania, Portugal, Reino Unido y Rusia.

En el Gobierno prefieren guardar silencio. Al tratarse de una acusación que implica a las exportaciones y a un posible arancel, el asunto lo lleva la Secretaría de Estado de Comercio, que depende del Ministerio de Economía. Una portavoz se ha limitado a explicar que el Ejecutivo "está en contacto con la asociación Asemesa y con la Comisión Europea", que trabajarán en conjunto para ofrecer la documentación que sea necesaria y que prefieren no valorar las acusaciones.

Ante la demanda presentada el pasado junio por la Coalición para el Comercio Justo de Aceitunas Maduras, De Mora de Asemesa ha defendido que el sector español es un buen competidor porque las "empresas son eficientes, modernas, líderes en todo el mundo, y eso no se debe a ninguna ayuda". "Vendemos a los precios de mercado que nuestras empresas son capaces de hacer", ha asegurado. Los productores españoles exportaron a EE UU el año pasado 32 millones de kilogramos de este tipo de oliva por valor de 70 millones de euros, lo que representa el 36% de las aceitunas de mesa vendidas en el exterior, según los datos de Asemesa. En España, hay una veintena de empresas que cultiva esta variedad, aunque el 98% de la producción se concentra en una decena. 

Tras la investigación, el responsable del Departamento de Comercio advirtió ayer que se impondrán aranceles si se demuestra que estas empresas incumplen las normas. "Provocaría un gran desequilibro y, además, sería un precedente peligrosísimo porque provocaría que otros productores viniesen detrás pidiendo las mismas medidas", señala el responsable, quien se muestra confiado en que el asunto se resuelva a favor de España.

En este sentido, De Mora ha apuntado que la acción antidumping, una de las primeras medidas proteccionistas de Trump en el ámbito del comercio internacional, cuestiona el sistema de subvenciones de la UE. "El sector no recibe ninguna ayuda específica para la aceituna ni para el olivar, recibe las mismas que cualquier otro producto, con lo cual, se está poniendo en duda el sistema europeo de subvenciones. Se está atacando la política comunitaria, a la PAC, a los planes de desarrollo rural, las ayudas a jóvenes agricultores...", afirma. 

Para hacer frente a la demanda, De Mora ha explicado que el colectivo ya está trabajando y ha mantenido reuniones tanto con organismos del Gobierno central como de la Unión Europea. "Estamos recabando toda la información y preparando la defensa. Demostraremos que no tienen razón. En ese análisis, se incluirá un estudio en el que se recoja la diferencia de precios entre los productos españoles y los estadounidenses", señala el responsable de la patronal, quien recuerda que este no es el primer intento de las empresas californianas para proteger sus productos. "La imposición de aranceles ya la solicitaron en los años 70 y 80 y siempre que hay algún episodio de guerra comercial. Pero siempre nos han dado la razón", afirma.

Más información