Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El primer Model 3 de Tesla saldrá este viernes de la cadena de ensamblaje

Musk anuncia que el utilitario más barato de la marca cuenta con todos los permisos necesarios

Coches de la marca Tesla en un concesionario de la marca
Coches de la marca Tesla en un concesionario de la marca REUTERS

El fabricante de coches eléctricos Tesla acaba de dar nuevos detalles sobre la producción del utilitario Model 3. Es el modelo low cost de la compañía, no por ser barato, sino en comparación con sus otros modelos: sale al mercado con precio de cerca de 35.000 dólares, frente a los 80.000 y 90.000 dólares que valen sus otras apuestas. El primer coche de esta serie se espera complete la cadena de ensamblaje el viernes, con dos semanas de antelación. Las primeras entregas se realizarán el 28 de julio a 30 clientes.

Elon Musk, su fundador y consejero delegado, espera poder producirlos a un ritmo de 5.000 unidades a la semana para final de año, que duplicaría a lo largo de 2018. Musk hizo el anuncio esta madrugada, colmando la impaciencia de decenas de miles de potenciales compradores. En el breve mensaje comentó que el "Model 3 superó todos los requisitos reglamentarios para la producción". Es, precisa, "dos semanas por delante del calendario". Y concluye que el SN1, como identifica el primero de la serie, esté completado el viernes.

En otros dos mensajes dio una idea de como irá progresando la producción."Crecerá exponencialmente", anticipa. En agosto, indica, debería alcanzar el centenar de unidades y de ahí, un mes después, se colocará por encima de las 1.500 unidades. Si se mantiene todo sin problemas, añade, es posible que lleguen a las 20.000 al mes para final de diciembre. "Fiesta de entrega a los primeros 30 clientes el 28 de julio", proclama.

La configuración de las primeras unidades del Model 3 será muy limitada. Musk ya adelantó durante la última junta general de accionistas de la compañía, hace un mes, que los compradores podrán elegir solo el color y las llantas. De esta manera busca simplificar la cadena de ensamblaje y poder elevar con rapidez el ritmo de producción. Las opciones se ampliarán en un futuro.

Los modelos que ya venden ofrecen numerosas opciones, como varios tamaños de baterías, techo solar, distintos interiores, piloto automático y sistema de audio. Los primeros Model 3 tendrán al principio solo con tracción a dos ruedas. Los primeros en recibir las llaves de estas unidades “beta” serán empleados de Tesla y de SpaceX. Con su experiencia se afinará el proceso de producción.

Tesla informó hasta ahora de que hay más de 400.000 clientes potenciales en lista de espera. La gigantesca fábrica de batería que opera en Nevada ya está produciendo las unidades que necesitará para alimentar el propulsor del Model 3. Musk metió mucha presión en paralelo a las compañías que le suministran los componentes para que le entreguen las piezas a tiempo y así evitar retrasos.

Los clientes extrajeros, a esperar

El fabricante de Silicon Valley cuenta en este momento con solo una planta de producción, en la localidad de Fremont. El plan es concentrar las primeras ventas en California, porque logísticamente le permite llegar más fácil a los clientes y prestarles servicio en caso de que tengan problemas técnicos. De ahí irá ampliando al resto de Estados Unidos. Los clientes en el extranjero tendrán que esperar sin que la compañía haya dado un fecha precisa.

El entusiasmo que genera el Model 3 está aupando las acciones de Tesla, que este viernes cerraron en máximos, en los 361,6 dólares el título. A este precio su capitalización bursátil ronda los 59.550 millones de dólares. Es el mayor fabricante de coches de Estados Unidos por valor de mercado, por delante de General Motors y de Ford Motor. La compañía ser revalorizó un 70% este año.

El Model 3, con un precio de 35.000 dólares, sacará a Tesla del mercado de lujo, donde marca el camino con el sedán Model S y el Model X. Elon Musk espera llegar a ensamblar sus tres vehículos eléctricos a un ritmo de medio millón de unidades "en algún momento" el año próximo, frente a los 76.200 vehículos que salieron de la planta de Fremont en el ejercicio 2016.

El objetivo de Musk es llegar al millón de unidades en 2020. Para entonces ya se habrá incorporado el pickup Model Y. Pese a esta ambiciosa expansión de la producción, Tesla seguirá siendo un fabricante pequeño si se compara con los 10 millones de vehículo que vendió General Motors el año pasado. Los analistas de Wall Street tienen dudas de puedan ir tan rápido.