Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno ayudará con hasta 10.800 euros a jóvenes para la compra de una vivienda

Los menores de 35 años podrán acceder a una ayuda de hasta el 50% del alquiler mensual

Un cliente de una inmobiliaria ve los anuncios de alquiler y venta de vivienda.

El Gobierno ha presentado este jueves el nuevo Plan Estatal de Vivienda, para el trienio 2018-2021, con el que Fomento ofrecerá ayudas de hasta 10.800 euros para la compra de vivienda habitual a menores de 35 años. Esta ayuda tendrá el límite del 20% del precio de la adquisición del inmueble y los beneficiarios deberán tener ingresos anuales inferiores a 22.365,42 euros. Es decir, tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM).

El Ministerio de Fomento promueve así de nuevo la compra de vivienda, una década después de que explotase la burbuja inmobiliaria al inicio de la crisis. El nuevo plan, que el Ejecutivo tiene la intención de iniciar la tramitación el 1 de junio para que entre en vigor el 1 de enero de 2018, también contempla ayudas al alquiler a afectados por desahucios, colectivos vulnerables y mayores de 65 años. La otra pata del plan se enfoca en la rehabilitación, con especial atención en la eficiencia energética. El Ejecutivo ayudará al fomento del parque de vivienda en alquiler, a la regeneracióny  renovación urbana y rural, así como a la conservación y mejora de la accesibilidad en viviendas.

Ayudas al alquiler

El plan presentado por el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ofrece diferentes tipos de ayudas al alquiler. Las más cuantiosas están destinadas a jóvenes y a mayores de 65 años. En ambos casos, el Ejecutivo subvencionará el 50% de la renta mensual en alquileres de hasta 900 euros. Es decir, se aumenta el techo de la renta, que estaba hasta ahora en 600 euros. Eso sí, solo se admitirá en casos justificados: “En ciudades como Barcelona, Ibiza o Madrid el precio del alquiler está subiendo y la cifra de 600 euros puede no ser real”, afirmó De la Serna.

Entre los requisitos, repite el tener unos ingresos inferiores a tres veces el IPREM y no poseer una vivienda. Además, en el caso de los mayores de 65 años, tampoco podrán tener un patrimonio de 100.000 euros o superior. Precisamente los mayores de 65 años podrán contar también con hasta 200 euros mensuales para atender el pago de facturas de suministro (agua, luz, gas o de comunidad). Para ello, deberán cobrar una pensión que tampoco supere en tres veces el IPREM. El programa se complementa asimismo con ayudas a organismos públicos y empresas privadas para la construcción de viviendas en alquiler destinadas específicamente para personas mayores.

Las ayudas del nuevo plan estarán vigentes durante un periodo máximo de tres años, que será de dos para los afectados por desahucios. En estos casos, el Estado y las autonomías asumirán el pago de entre 150 y 400 euros de alquiler, al igual que con colectivos vulnerables, que podrán optar a viviendas desocupadas y disponibles de la Sareb para habitarlas en régimen de alquiler con esta ayuda económica. La aportación de esta cuantía será un 80% del Ministerio y un 20% de las autonomías.

Este nuevo plan que ha presentado el Ministerio de Fomento ha sido diseñado, según De la Serna, a partir de un proceso de colaboración con las comunidades autónomas, que han remitido casi 250 propuestas. A partir de ahora, el texto se someterá de nuevo al escrutinio de las regiones, a la Federación de Municipios y Provincias (Femp) y al sector, con el fin de aprobarlo definitivamente antes de que acabe el año.

Más información