Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los mercados agravan las pérdidas por el aumento de las dudas sobre Chipre

La prima de riesgo de España vuelve a subir y remonta 13 puntos, hasta rozar los 370

Las Bolsas incrementan sus caídas ante el temor de que el país pueda dejar el euro

Los mercados financieros han aumentado las pérdidas este martes por el incremento de las dudas sobre el rescate de Chipre y la quita impuesta a los ahorradores del país. En los mercados de deuda, la prima de riesgo española, esa antigua desconocida que ha llegado a convertirse en tema común de conversación tras tres años de crisis del euro, ha subido en más de 13 puntos básicos con respecto al cierre del lunes, hasta los 369 (3,69 puntos porcentuales). La de Italia ha avanzado algo más, en 15 puntos, hasta los 338. En las Bolsas, los índices de referencia han visto como las ventas han ido aumentando a medida que avanzaba la sesión y, al cierre, han sufrido caídas importantes al acumularse las malas noticias sobre Chipre.

En España, el Ibex 35 ha registrado su cuarta mayor caída del año con un descenso del 2,2%, con lo que mañana abrirá en los 8.300 puntos. La banca, aunque el sistema español no tiene una gran exposición a Chipre, se ha vuelto a situar al frente de los recortes del parqué español. En el resto de Bolsas de referencia y con el euro en mínimos anuales por debajo de los 1,29 dólares, Milán ha perdido un 1,59%; París, el 1,3%; el índice Euro Stoxx 50, el 1,24%; Fráncfort, el 0,79%, y Londres, el 0,26%. En Nueva York, donde el Dow Jones o el S&P 500 han llegado a abrir en verde, también han acabado por imponerse las ventas.

Este martes, el foco de atención de los invesores ha estado en las informaciones que llegaban desde Nicosia sobre las dificultades del Gobierno para aprobar el rescate en el Parlamento. Al final, el Ejecutivo no ha logrado ni el apoyo de su propio partido al plan pese a excluir de la quita a los pequeños ahorradores con menos de 20.000 euros en el banco. Además de ello, también ha condicionado la sesión los rumores en torno al Banco Central de Chipre. Este, a modo de órdago para presionar a los diputados, habría abierto las hostilidades sobre la posibilidad de que el país acabe abandonando el euro si el rescate no sale adelante, lo que ha acabado por encender las alarmas desde Moscú hasta Lisboa. Incluso, por si faltase algo, los operadores han tenido que negociar con la eventual dimisión del ministro de Finanzas del país en plena crisis, aunque al final la renuncia ha sido desmentida por el propio afectado.

Con los inversores en posición de alerta y ante semejante acumulación de malas noticias, la premisa ha sido la de disparar primero y preguntar después ante la más mínima novedad, lo que ha retroalimentado las ventas a lo largo de la jornada.

A este respecto, la ruptura del sacrosanto principio de que los depósitos de menos de 100.000 euros eran seguros, ha reavivado los temores a un efecto contagio por toda la Eurozona. Sin embargo, la tensión no ha tenido la intensidad que siguió a los rescates de Grecia, mayo de 2010, Irlanda, noviembre de aquel año, o Portugal, abril de 2011. Esto es debido, explican los analistas, a que ahora el euro cuenta con la red de seguridad del BCE, que desde verano asegura de forma implícita la estabilidad de la moneda europea con su plan de ayuda a los países en apuros, aunque todavía no la haya puesto en marcha.

En cualquier caso, lo sucedido este martes augura nuevas turbulencias. Así, si la primera reacción de los mercados, que venían de registrar máximos tras la tregua de los últimos meses, fue el lunes menos virulenta de lo que se esperaba, este martes han aumentando los nervios y, con ello, las pérdidas. A este respecto, la aversión al riesgo que ha vuelto a poner en primer plano el rescate de la economía más pequeña de la Eurozona continuará durante unos días, según advierten los expertos, que ponen el enfásis en las altas dosis de incertidumbre que se derivan de la quita a los ahorradores.

Más información