Chipre rectifica y renegocia el rescate para rebajar el castigo a los ahorradores

El Gobierno busca rebajar la quita los depósitos pequeños ante el bloqueo parlamentario

Los bancos no volverán a abrir hasta el jueves

Un policía ante una pancarta en la que se puede leer "Unión Europea, ¿Quién es el siguiente? España o Italia" frente al Parlamento en Nicosia / FILIP SINGER (EFE)

La incertidumbre se ha apoderado de Chipre. Una vez roto el tabú de que los ahorros no se tocan, ya no hay quien pueda prever cuál será la siguiente sorpresa. El Parlamento canceló el lunes, por segundo día consecutivo, la votación del rescate. En teoría se celebrará este martes, pero las autoridades de Nicosia se negaban a confirmarlo, básicamente porque nadie garantiza que el resultado vaya a ser positivo. Los bancos estarán cerrados, por lo menos, el martes y el miércoles. Y el presidente del país, Nikos Anastasiadis, se ha embarcado en una negociación a marchas forzadas para reducir la quita sobre los ahorradores más modestos —a costa de aumentar la de los más adinerados— con la esperanza de arañar los votos indispensables para lograr el sí del Parlamento. “Todo eso ya no importa. La cuestión no es si nos roban un 6% o un 2% de nuestro dinero. Lo grave es que se ha desvanecido la confianza en el sistema y eso es imposible de recuperar”, resumía ayer el abogado Simos Angelides antes de unirse a unos manifestantes que exigen romper la baraja y comenzar de cero la negociación con Europa.

Pero el desconcierto no cunde solo en la pequeña isla del Mediterráneo. Los protagonistas de la reunión que en la madrugada del sábado decretaron la primera expropiación de depósitos bancarios de la historia de la UE convocaron una videoconferencia de urgencia para tratar de resolver el embrollo. Los ministros del Eurogupo acordaron ayer conceder más flexibilidad al Gobierno de Nicosia para rebajar el castigo sobre los pequeños ahorradores. El Eurogrupo “reafirma” la importancia de garantizar plenamente los depósitos de menos de 100.000 euros, pero pasa la pelota a Chipre, que por ahora solo se compromete “a introducir más progresividad” en la quita respecto a lo pactado el pasado 16 de marzo, según recogió ayer el comunicado del Eurogrupo.

Antes, el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, había responsabilizado al Gobierno chipriota de la decisión de no respetar la norma de que los primeros 100.000 euros no se tocan bajo ningún concepto. El presidente Anastasiadis respondió el domingo con un mensaje televisado en el que acusaba a Europa de haberle chantajeado.

Nicosia estaba ayer tomada por los rumores. Algunas fuentes apuntaron que el presidente quería bajar al 2% o al 3% el impuesto a los que tengan menos de 100.000 euros. La troika (Comisión Europea, BCE y FMI) solo exigía que el Estado recaude los cerca de 6.000 millones pactados. Es decir, que todo lo que se dé a los pequeños ahorradores se quite a los grandes. Este cambio perjudicaría sobre todo a los oligarcas rusos que guardan sus millones en el pequeño semiparaíso fiscal. El presidente Vladímir Putin ya ha hecho oír su malestar.

Yiannakis Omirou, el presidente del Parlamento, atendía a los periodistas nada más anunciarse que, una vez más, habían suspendido la votación. Al día siguiente habría otra reunión, decía, pero se negaba a confirmar que esto suponga que finalmente se celebre la votación. “Dudo mucho que los diputados vayan a pronunciarse el martes, entre otras cosas porque no encuentran los votos necesarios para sacar adelante la reforma”, asegura Michalis Persianis, responsable de economía del periódico Kathimerini Chipre. Otras fuentes explican el retraso por la necesidad del partido gobernante, los conservadores de la Unión Democrática, de esperar a que todos sus diputados vuelvan del extranjero para no desperdiciar ni un solo voto.

La votación chipriota sobre el rescate se retrasa por falta de apoyo

Y es que, pese a los esfuerzos de hacer más llevadera la quita a través de alivios para los pequeños ahorradores o del compromiso de devolver el dinero con los futuros beneficios del gas, las dudas entre los 56 diputados de la Cámara no hacen sino aumentar. “No somos conejillos de indias”, protesta el líder del centrista Partido Demócrata, Marios Garoyian. Su opinión es clave porque encabeza la segunda fuerza política sobre la que se apoya el Gobierno. El conservador Anastasiadis necesita todos los votos de los dos partidos, ya que cuenta con una mayoría de solo un escaño.

Si los políticos se muestran más y más divididos, los ciudadanos están cada vez más indignados. No está habiendo grandes algaradas. Pero el descontento es evidente. Un hombre acudió a su sucursal bancaria en la localidad de Kyperounta conduciendo una excavadora. Pretendía arrasar la oficina, pero finalmente aparcó la máquina y no hubo heridos ni daños materiales, según cuenta la cadena británica BBC.

Nicosia promete “introducir más progresividad” en la quita

Más allá de esta anécdota, las encuestas muestran que los ciudadanos no comulgan con el discurso del Gobierno de que solo pueden elegir entre perder su dinero o la bancarrota del país. “También decían que Islandia no tenía otra opción y luego se vio que no era así. No hay que pactar nada con la troika, es como pactar con el diablo”, dice Myrto Paschalidou, una joven que se expresa en un español perfecto. “Europa ya violó a los griegos y ahora viene a por nosotros”, se queja un hombre que ha ido al Parlamento a mostrar su indignación. A su lado, dos centenares de chipriotas gritan encolerizados frente a una columna de policías que protege el Parlamento. Detrás, dos pancartas. Una dice “Merkel, nos has robado los ahorros de toda una vida”. La otra, “UE, ¿quién es el siguiente? España o Italia”.

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

CaixaBank compra la red de Barclays en España

La operación, fijada en 800 millones, eleva la presencia del grupo en Madrid

Las nuevas inmobiliarias animan el mercado

Las compras de las socimi alcanzan los 1.600 millones en lo que va de año

Telefónica puja por Brasil

Ramón Muñoz Madrid

El grupo de Alierta aspira con la compra de GVT a liderar el mayor mercado latinoamericano, desplazando a Slim

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana