Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guindos ve al Popular “solvente” y dice que la banca española está “saneada”

“No hemos pedido el rescate, Cataluña sigue siendo parte de España y Podemos no ha llegado al poder”, dice el ministro

El ministro de Economía, Luis de Guindos, en Malta el pasado fin de semana.
El ministro de Economía, Luis de Guindos, en Malta el pasado fin de semana. EFE

El ministro de Economía, Industria y Competividad, Luis de Guindos, ha defendido este lunes la solvencia del conjunto del sistema financiero español, que ha afirmado que “en términos generales” está “absolutamente saneado”. Guindos ha sostenido que la crisis de Banco Popular, que hoy ha anunciado una nueva ampliación de capital, “no empaña lo más mínimo” la salud de la banca. “Lo que me dice el Banco de España es que es un banco solvente que ha de tomar decisiones importantes en los próximos meses”, se ha limitado a indicar Guindos, quien ha agregado que son sus accionistas quienes deben decidir sobre si la entidad debe “formar parte del proceso de consolidación del sector financiero”, es decir, si requiere de alguna integración.

Guindos ha pronunciado este lunes una conferencia en un acto organizado por la Sociedad Económica Barcelonesa de Amigos del País (SEBAP) en la sede de La Caixa. En ella, el ministro ha repasado los riesgos del crecimiento económico. Guindos ha puesto especial énfasis en la amenaza de que se apliquen políticas proteccionistas, y ha puesto como ejemplo la incapacidad en la última cumbre del G-20 de Baden-Baden (Alemania) para incluir en la declaración final una mención crítica con esas medidas. “Se están produciendo tensiones proteccionistas”, ha advertido Guindos, quien también ha avisado sobre el riesgo de “recaer” en los “errores de los treinta” por el auge del “populismo”.

En Europa, a su juicio, el principal riesgo lo constituye el Brexit. “Mi impresión personal es que aún no hemos visto las consecuencias que tiene”, ha considerado el ministro. Guindos ha resaltado que, más allá de los efectos comerciales que pueda tener la salida del Reino Unido de la UE, están también los políticos. “No solo es el tamaño de la economía, es la influencia [de Reino Unido]”, ha indicado. El ministro, que ha considerado que el “Brexit es también una forma de populismo”, ha lamentado que “por primera vez” se dé un “paso atrás” en el proceso de integración europea y que hay que evitar transmitir el mensaje de que es el principio de desintegración de la UE.

Entre esos “nubarrones” que, ha dicho, sobrevolaron la reunión del Eurogrupo en Malta el pasado fin de semana estaban también las elecciones francesas y los resultados que pueda cosechar la líder del Frente Nacional, Marine Le Pen. “No somos conscientes de que un mes después hay elecciones parlamentarias”, ha añadido. Sin embargo, Guindos ha recordado que otros ejecutivos a su juicio de signo “populista” como el de Grecia ha llevado a cabo reformas estructurales, en contra de lo que decía antes de llegar a gobernar.

En el caso de España, Guindos ha considerado que tras un 2016 en el que hubo que repetir las elecciones el país ha abandonado el “radar” de los mercados que castiga la “incertidumbre”. “Hemos salido del foco de la tensión de la inestabilidad política”, ha afirmado el ministro. Y ello a pesar de que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha reiterado hoy su intención de convocar un referéndum sobre la independencia para este año. Al respecto, Guindos ha afirmado que los inversores y las agencias de calificación de riesgos no le preguntan por el asunto. “No me lo plantea nadie”, ha dicho. Guindos ha recordado que cuando accedió al cargo de ministro en el exterior le inquirían por el rescate de España, luego le preguntaban por el movimiento soberanista catalán y más tarde sobre las posibilidades de Podemos de llegar a gobernar. “No hemos pedido el rescate, Cataluña sigue siendo parte de España y Podemos no ha llegado al poder”, ha zanjado.

Guindos sí ha admitido que para resolver el conflicto catalán el Gobierno central “deberá escuchar mucho más”, “hacer más esfuerzo” y “analizar los planteamientos que se nos hacen”. Sin embargo, sí ha pedido a “respeto a la legalidad” y “racionalidad”, puesto que considera que debe explicarse a los ciudadanos que “a la sociedad catalana le va a ir mucho mejor formando parte de España y de la Unión Europea” que fuera.