Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Google quiere conquistar la nube que ahora dominan Amazon y Microsoft

El buscador presume de socios para dejar de ser terceros en el almacenamiento remoto

Diane Greene, máxima responsable de la nube de Google.

Por primera vez en una conferencia de Google había más corbatas que sudaderas con capucha. El buscador quiere conquistar un espacio en el que no es líder y Amazon y Microsoft ocupan el primer y segundo puesto respectivamente a gran distancia. Mientras que la mayor tienda del mundo obtuvo unos ingresos de 12.200 millones de dólares por su nube (a pesar del tropiezo de la semana pasada) y Azure de Microsoft consiguió 2.420 millones, Google se tuvo que conformar con 900 millones. Lo que sí tiene es una proyección interesante y un cliente del que presume de manera constante.

Snapchat, recién salida a Bolsa, tiene firmado el compromiso de invertir hasta 2.000 millones de dólares en sus servidores en los próximos dos años. Otro cliente célebre es Spotify, la aplicación musical de más éxito.

Dentro de esta división de Google no solo se encuentra el almacenamiento, también están productos que ofrece gratis a los consumidores particulares pero por los que cobra a las empresas, como el correo corporativo con la misma estética y mecánica que Gmail, el calendario, o el paquete de ofimática equivalente al Office de Microsoft al que denominan G Suite. A pesar de la desventaja, Google se ha tomado en serio este campo. Eric Schmidt, el presidente de Google dejó clara su ambición, no sin cierta arrogancia: “Dejadnos la infraestructura a nosotros. No perdáis el tiempo. Queremos hacer que vuestros negocios crezcan, que escalen, y que ganéis dinero. Hemos puesto 30.000 millones de dólares en esta plataforma. Lo sé porque yo mismo aprobé ese presupuesto”.

Al frente de está división está Diane Greene. En el Día de la Mujer Trabajadora hicieron gala de su compromiso con la igualdad de género y ella llevó la batuta durante las dos horas de charla, una leyenda de la industria, creadora de VMWare. Su visión es clara: “La nube ya no es solo mandar correos o almacenar documentos. La ventaja competitiva es la seguridad desde el más bajo nivel a lo más alto. Ayudamos a quitar la burocracia de las empresas. Todo el mundo se tiene que mover rápido”. La directiva no olvidó un mensaje feminista con la vista puesta en el futuro: “Estoy deseando que pronto la audiencia de mujeres llegue al 50% en eventos como este”

No faltó Sundar Pichai, el consejero delegado de Google que remarcó la idea fundacional de Google, a la que añadió una capa adicional: “Google tiene la misión de organizar la información del mundo, hacerla accesible y útil para todos con Machine Learning, que busca patrones y repeticiones para crear reglas y ayudar a los clientes”.

Grandes marcas

Entre los clientes con los que ya cuentan presumieron de la aplicación de moda, Pokémon Go, o de Disney, cuyo director técnico apareció en la tarima. No se olvidaron de uno de los grandes bancos mundiales, HSBC, ni de Ebay, quizá una de las entidades más innovadoras. Se van a integrar con Google Home, su altavoz inteligente. En la demostración se vio cómo, a través del diálogo con la inteligencia artificial, consiguió saber, de manera bastante natural, el posible precio de venta de un modelo de cámara de fotos concreta. Un ejemplo de cómo la inteligencia artificial puede funcionar con la nube.

Google insiste en que quiere crecer en este campo. Lo ven como una fórmula de ingresos alternativa a la gran vaca, los anuncios. Hoy representan el 88% de sus ingresos, un total de 90.000 millones de dólares en ventas al año. Si un día llega su ocaso, la nube podría mantenerlos. Greene ve gran potencial, según sus cálculos el 95% de los datos todavía están fuera de la nube. El plan de Google es contratar hasta 1.000 empleados para este ámbito en los próximos dos años.

Más información