Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Los italianos Banco Popolare y Banca Popolare di Milano acuerdan su fusión

El acuerdo dará lugar al tercer grupo bancario del país, después de Unicredit e Intesa Sanpaolo

Una oficina bancaria de Banca Popolare di Milano (BPM) en Milán, el 19 de enero de 2016. AFP

Los italianos Banco Popolare y Banca Popolare di Milano (BPM) han acordado fusionarse, una alianza que dará lugar al tercer grupo bancario del país, después de Unicredit e Intesa Sanpaolo, con una capitalización de 5.500 millones de euros. Se trata de la primera gran fusión después del acuerdo alcanzado el pasado enero entre Italia y la Comisión Europea para que el Estado ayude a los bancos italianos a hacer frente al gran volumen de créditos morosos -unos 200.000 millones de euros- que lastra su economía.

Dentro de estos planes de reestructuración del sector, que serán sin dinero europeo pero también sin duros ajustes y reformas, los consejos de administración de las entidades veronesa y milanesa llegaron al acuerdo el miércoles por la noche. Del proyecto de fusión firmado nacerá "el tercer gran coloso italiano" que será "un gigante del crédito", según lo define el diario económico Il Sole 24 Ore.

El Banco Central Europeo ha dado luz verde al nacimiento de este gran banco, que tendrá activos por valor de 170.000 millones de euros, más de 25.000 trabajadores y alrededor de 4 millones de clientes. Su cuota de mercado será superior al 8% y, además, será más fuerte en las zonas más ricas y prósperas de Italia. Son las regiones septentrionales de Lombardía (donde el grupo será el primer operador bancario, con una cuota de mercado superior al 15%), Piamonte (con más del 12%) y Véneto (con más del 9%). Estas tres regiones valen casi el 40% del producto interior bruto italiano.

Dos sedes

La nueva entidad tendrá una organización tradicional, es decir, un consejo de administración y una junta de auditores. Este gran grupo tendrá dos sedes: una legal en Milán y otra administrativa en Verona. Tanto por amplitud de cartera, por volumen de activos como por presencia de sucursales, Verona, sede actual del Banco Popolare, pesa más del doble que Milán en esta fusión.

El banco resultante de la unión entre Banco Popolare y Banca Popolare di Milano generará valor para los accionistas de ambas entidades y, de acuerdo con las estimaciones preliminares, las sinergias antes de impuestos ascenderán a 365 millones a régimen de 2018: 290 millones serán sinergias de costes y 75 millones de ingresos.

En el nuevo grupo, el 54% estará en manos de los accionistas del Banco Popolare mientras que el 46% pertenecerá a los socios de BPM. Durante los tres primeros años, el consejo de administración tendrá 19 administradores de los que, al menos, 9 serán independientes. Posteriormente, serán 15 administradores y, de ellos, al menos 7 serán independientes.

El presidente de este nuevo grupo bancario será Carlo Fratta Pasini, actual presidente del consejo de administración de Banco Popolare, y el consejero delegado será Giuseppe Castagna, actual consejero delegado de BPM. Por su parte, el presidente del comité ejecutivo será Pier Francesco Saviotti, que actualmente es consejero delegado de Banco Popolare.

Los tiempos para que la fusión se haga efectiva son todavía largos. En mayo comenzará una ampliación de capital de 1.000 millones de euros para Banco Popolare que se hará efectiva en octubre. Será en noviembre cuando, según lo previsto, se reúnan las asambleas extraordinarias de ambas entidades para tratar los últimos detalles y concluir la operación de fusión.

El acuerdo entre ambos bancos era esperado desde hace tiempo en Italia. "Estoy particularmente feliz. Del acuerdo entre Banco Popolare y Banca Popolare di Milano nace un gran banco", dijo a los medios el consejero delegado de Banco Popolare, Saviotti. También ha celebrado el acuerdo el ministro de Economía, Pier Carlo Padoan, quien ha afirmado que nacerá un banco "más grande, más fuerte y más transparente".

Más información