Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Guindos ve indicios de una “ligerísima desaceleración”

El ministro de Economía asegura que "si España crece en torno al 3% cumplirá sin problemas el déficit de 2016"

El ministro en funciones de Economía Luis de Guindos charla con el ministro italiano Pier Carlo Padoany su homólogo francés Michel Sapin. EFE

España crece el doble que la eurozona: le sientan como a nadie el desplome del petróleo y la depreciación del euro. Pero ni siquiera la economía española es inmune al pequeño nudo en el que se ha metido el crecimiento mundial: el ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, asumió ayer que el Gobierno tiene ya los primeros indicios de lo que calificó como "una ligerísima desaceleración" en el primer trimestre del año. Todo apunta a que el PIB avanzó en torno al 0,7% en el trimestre, dentro de la senda de suave declive iniciada a mediados de 2015.

El PIB español entró en 2016 con una velocidad de crucero prácticamente imparable, en torno al 3,5%. España se compara estupendamente con el resto de grandes países del euro, en un rebote proporcional a su mayor caída a lo largo de estos años. Pero ni siquiera con ese viento de cola, y apoyada en la favorable evolución del petróleo y el euro, está a resguardo del lío en el que se ha metido la economía global: Guindos subrayó que hay signos que apuntan a "una ligerísima desaceleración". "Existen indicadores de alguna forma contrapuestos, cosa que no ocurría en el cuarto trimestre del año pasado, donde todos los índices apuntaban hacia una aceleración", añadió.

Tanto la Comisión Europea como el Eurogrupo reiteraron anoche que España "corre el riesgo de incumplir" los objetivos de déficit este año, como ya hizo a lo largo y ancho de la pasada legislatura. Y Guindos negó esa posibilidad, de la misma manera que lo hizo también durante toda la legislatura pasada. "Si España crece en torno al 3% cumplirá sin problemas el déficit de 2016", dijo. "Lo fundamental es mantener el avance del PIB, no una décima arriba o abajo de déficit", destacó.

El Pacto de Estabilidad

Bruselas dará hoy una alegría a España por el flanco del Semestre Europeo: sigue manteniendo desequilibrios en su situación exterior con una mala posición de inversión neta internacional muy frágil, en su deuda pública, en el endeudamiento privado y por supuesto en el paro. Pero mejora en todos los indicadores, y por eso España no recibirá castigo alguno en el Procedimiento por Desequilibrios Macroeconómicos. Bruselas, en realidad, ha puesto en barbecho todo el Pacto de Estabilidad, a la vista de la frágil situación de la eurozona.

En medio de una formidable crisis de refugiados, incluso Grecia recibió ayer buenas noticias: Atenas está haciendo lo que se le pide para paliar la crisis migratoria, y a cambio el Eurogrupo mandó de vuelta a Grecia a la antigua troika. Los socios del euro exigen "medidas extra" en pensiones y déficit. A cambio, apuntaron que se adelantará la negociación sobre la ansiada reestructuración de la deuda helena.