Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El PIB creció el 3,2% en 2015, la mayor subida desde el inicio de la crisis

El INE confirma que la economía española mantiene un alza trimestral del 0,8% entre octubre y diciembre

Con las dudas sobre el crecimiento mundial volviendo a anidar en los mercados financieros, la economía española cerró 2015 con un avance notable. El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha confirmado este viernes lo que ya avanzó el Banco de España en una primera estimación hace un mes: el PIB creció en 2015 un 3,2%, el mayor aumento del valor añadido que genera la economía española desde 2007.

La economía española logró prolongar su ritmo de crecimiento en los meses finales del años, al mantener un avance trimestral del 0,8% (3,5% en la comparación con el cuarto trimestre de 2014), el mismo que había registrado en el verano, y solo dos décimas por debajo del 1% del segundo trimestre, cuando la incipiente recuperación de la economía española tras un lustro en recesión avanzó a más velocidad.

Aunque el INE aún tardará unas semanas en detallar la contabilidad nacional del último trimestre de 2015, el Banco de España ya atribuyó "a la elevada fortaleza" del consumo privado y la inversión empresarial la pujanza de la economía española, con tasas trimestrales cercanas al 1%. Por su parte, el supervisor del sector financiero estimó que la aportación del sector exterior sería nula, ya que el crecimiento de las exportaciones no sería capaz de compensar el aumento de las importaciones provocado por ese aumento del gasto de familias y empresas.

Con el avance registrado en 2015, la economía española está aún casi un 4% por debajo del nivel de actividad  que había alcanzado antes de la crisis: la doble recesión que sufrió España desde 2008 llevó al PIB a perder un 9% un lustro después, retroceso que se ha compensado, solo en parte, en los dos últimos años.

Cerca de las previsiones oficiales

El dato adelantado este vienes por el INE es solo una décima inferior al pronóstico del Gobierno (3,3%), que siempre fue más optimista que los organismos internacionales y la mayoría de analistas privados sobre la pujanza del crecimiento económico español, en el que ha tenldo una notable incidencia factores externos, como la caída del precio del petróleo o la mejora de las condiciones financieras por la intervención del Banco Central Europeo.

Además del mayor avance de la crisis, la evolución del PIB en 2015 sitúa a España como la más pujante entre las grandes economías avanzadas el año pasado. En la Unión Europea, según las últimas estimaciiones de Bruselas, Irlanda (con un crecimiento del 6%) y algunos países del Este europeo (Polonia o Rumanía avanzaron al 3,5%) habrían experimentado un repunte mayor.

Para 2016, el Ejecutivo del PP confía en que este "viento de cola" y la fortaleza de la demanda interna y la propia inercia de la comparación anual sostengan el crecimiento de la economía española cerca del 3%. Los analistas privados, según las predicciones recogidas en el panel de la Fundación de Cajas de Ahorros, y el FMI lo rebajan al 2,7%. En todo caso, eso supondría que no se recuperaría el nivel de actividad previo a la crisis hasta 2017.