Selecciona Edición
Iniciar sesión

España le quita a Brasil el octavo puesto como fabricante mundial de coches

El país latinoamericano ensambla un 23% menos automóviles por la recesión que atraviesa

Operarios en la fábrica de Martorell de Seat.

La producción de vehículos en España volvió en 2015 a niveles de antes de la crisis. Y las de Brasil cayeron como corresponde a tiempos de recesión. Esas antagónicas tendencias permitieron que España se situara el pasado año como el octavo mayor productor de vehículos del mundo, según los datos de la OICA, la patronal global de los fabricantes de vehículos. El líder de la clasificación mundial sigue siendo China, que continúa duplicando las cifras del segundo mayor representante de la industria, Estados Unidos: 24,5 millones de vehículos y camiones ligeros del gigante asiático contra los 12,1 millones del norteamericano. Japón, en caída, es el tercero.

Mientras España creció a ritmos del 13,7%, hasta los 2,7 millones producidos, los fabricantes brasileños frenaban sus fábricas, de las que salieron un 23% menos de unidades: 2,4 millones. El país sudamericano ha agudizado la tendencia de caída del año pasado. Las ventas en Brasil cayeron a un ritmo similar.

La evolución de Brasil es la opuesta a las que muestra España, donde crece la demanda interna y la producción, aunque las ventas se quedaron en un alza del 14%. La diferencia entre vehículos fabricados y vehículos (2,7 millones contra 1,2 millones), han servido al secretario general de OICA, Yves van der Straaten, para dar por hecha la “recuperación económica” y ensalzar la calidad de los nuevos vehículos asignados a las factorías españolas, que se han convertido en un puntal exportador.

El avance de España a Brasil es el único que se produce entre los diez primeros, entre los que también están representados Almania, Corea del Sur, India, México, España, Brasil y Canadá.

La Unión Europea acumula seis años de crecimiento de producción y ventas, pero solo tiene a dos países entre los diez principales fabricantes mundiales: Alemania y España, mientras que Francia se queda a las puertas.

El otro gran desplome que sufre la clasificación es Rusia, donde la crisis ha forzado a muchos fabricantes a dejar el país. En el último año las ventas cayeron un 45%, mientras la producción se redujo otro 27%, el doble que un año antes, lo que supone haber ensamblado poco menos de 1,4 millones de vehículos en 2015.

Según las estimaciones de OICA, el número de vehículos que circulan por el mundo superó en 2014 por primera vez los 1.200 millones. En parte se explica por el crecimiento del mercado chino, que ha pasado de suponer el 7% mundial en 2010 a tener un 12% de peso en 2014.