Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Despedido el jefe del regulador de la Bolsa china tras el caos financiero

Xiao Gang es reemplazado por el presidente del Banco Agrícola de China, Liu Shiyu

El presidente de la Comisión Reguladora del Mercado de Valores de China (CRMV), Xiao Gang, ha sido destituido este sábado tras varios meses de turbulencias en las Bolsas del país y en medio de fuertes críticas por la gestión de estos episodios. Le sustituirá Liu Shiyu, el hasta ahora presidente del Consejo de Administración del Banco Agrícola de China, una de las cuatro grandes entidades financieras de propiedad estatal.

La CRMV no publicó ningún comunicado anunciando su relevo, pero en su página web ya se podía leer el nombre del nuevo presidente. Los medios estatales chinos, por su parte, lo definieron como un "reemplazo". Xiao, que antes de llegar a ser presidente del regulador bursátil en marzo de 2013 había dirigido el Banco de China -otra importante entidad estatal- y ostentado el cargo de vicegobernador del banco central del país, fue entonces decisivo en la desregulación del sector financiero en China y dio un fuerte impulso a los mercados bursátiles.

Bajo su gestión, Xiao, de 57 años, vio como la inversión en las Bolsas chinas -alimentada por el régimen a través de los medios de comunicación- experimentó el mayor auge (y más rápido) desde su reforma en los años noventa del siglo pasado. Pero también tuvo que lidiar con su crisis más fuerte, cuando el pasado verano la burbuja estalló y los mercados se dejaron prácticamente un 40% de su valor en pocas semanas. La reacción de la CRMV por sí sola no fue suficiente para calmar a los impredecibles inversores chinos, que solamente frenaron las ventas una vez se puso en medio el Ministerio de Seguridad Pública (con investigaciones policiales) y se intervino de facto la negociación de los títulos.

A inicios de este año las Bolsas chinas experimentaron otra semana de vértigo ante el fin de algunas de las medidas aprobadas durante la tormenta del verano de 2015. Tampoco ayudó la introducción por parte de la CRMV de un mecanismo de freno que obligaba a suspender la jornada en caso de volatilidad, cuyos resultados fueron opuestos a los deseados. Solamente cuatro días después de su puesta en marcha, el regulador tuvo que eliminarlo.

Según informa la agencia oficial Xinhua, el relevo de Xiao por Liu en este importante departamento lo ha decidido el Comité Central del Partido Comunista y el Consejo de Estado. Con este movimiento, las autoridades reconocen implícitamente que la gestión de las turbulencias en los mercados de renta variable es mejorable y esperan insuflar algo de confianza entre los inversores. Liu, de 54 años, es un reconocido economista y según los analistas ha hecho un buen trabajo al frente del Banco Agrícola de China. Asume el cargo con un bagaje prácticamente idéntico al de su predecesor en su momento, pero las circunstancias son mucho más delicadas.

La economía china creció en 2015 un 6,9%, su tasa más baja del último cuarto de siglo. El país se enfrenta a un cambio de modelo de crecimiento económico y el régimen comunista vive en un constante tira y afloja ante el impulso de varias reformas promercado imprescindibles para lograr un modelo más sostenible y sus efectos desestabilizadores en los mercados bursátiles y en los de divisas.

Una nueva ráfaga de medidas de estímulo y el respiro por la celebración del Año Nuevo Lunar han logrado calmar los mercados momentáneamente, pero la confianza sigue en mínimos. Recuperarla será la principal tarea de Liu, cuyos movimientos serán analizados con lupa dentro y fuera de China.

Más información