Selecciona Edición
Iniciar sesión

Casi la mitad de los titulados no repetirían carrera y universidad

La vía principal para encontrar empleo son los contactos personales, según una encuesta a 13.000 egresados de los campus españoles

ampliar foto

Si pudiera dar marcha atrás, ¿estudiaría lo mismo? Casi la mitad de los titulados (46%) que salieron de los campus españoles en 2010 no repetirían la misma carrera en la misma universidad. Lo cierto es que casi todos (98%) volvería a hacer estudios superiores sin dudarlo, pero uno de cada 10 cambiaría de titulación, el 15% repetiría universidad pero no carrera y el 13% mantendría la titulación en un campus diferente.

Es una de las conclusiones del Barómetro de empleabilidad y empleo de los universitarios en España, 2015, un trabajo elaborado con encuestas realizadas el pasado julio a 13.000 de los 133.5888 egresados universitarios que obtuvieron el título en el año 2009-2010 y se enfrentaron al mercado laboral en pleno estallido de la crisis. Para el estudio, presentado este jueves, 46 universidades españoles (34 públicas y 12 privadas) de las 81 existentes enviaron datos administrativos en enero de 2015.

El barómetro es una iniciativa de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), la Cátedra UNESCO de Gestión y Política Universitaria de la Polítecnica de Madrid y la Obra Social de la Caixa. Sus conclusiones complementan trabajos previos como Inserción laboral de los estudiantes universitarios que presentó el Ministerio de Educación a finales de 2014 y la macroencuesta del Instituto Nacional de Estadística (INE), del pasado diciembre, centrados en la misma cohorte de alumnos.

En este caso, lo más relevante del informe es la voz de los graduados, saber qué opinan de cómo les ha ido en el mercado laboral en los últimos cinco años. Entre las cuestiones que más les aportó la universidad destacan el dominio de las competencias específicas de la titulación, la capacidad para trabajar en equipo, la comunicación escrita, el comportamiento ético o la capacidad para organizar y planificar, destacadas todas en más del 80% de los casos. Las que menos, las relacionadas con el manejo de otros idiomas, las redes sociales o la capacidad para trabajar en un contexto internacional.

¿Cómo les enseñaron?

Su satisfacción con el puesto de trabajo que ocupan aumenta con el paso de los años. La mayoría (51,3%) considera que hay un alto ajuste entre sus estudios y su último empleo y algo más de uno de cada cuatro (28%) cree que la relación es media-baja o poca.

Los titulados subrayaron en las encuestas que el método más empleado en la universidad sigue siendo la enseñanza teórica y otras técnicas clásicas “poco adecuadas a los paradigmas educativos actuales” , muy por delante de otras como los trabajos en grupo, las prácticas en empresas o instituciones, o las exposiciones orales.

¿Cómo obtuvieron un empleo?

Las amistades y el entorno priman en este caso. La mayoría (37%) aseguran que utilizaron los “contactos personales”, por delante de la presentación directa en una empresa, los portales de empleo, los servicios públicos y universitarios para encontrar trabajo, entre otros.

Los encuestados añaden que lo que más le demandan los empleadores es la capacidad para asumir responsabilidades, un compromiso ético en el trabajo y que sean capaces de resolver problemas. Lo que menos: idiomas, conocimientos en programas y aplicaciones multimedia y el manejo de las redes sociales.

¿Qué les piden los empleadores?

Las competencias genéricas más demandadas por los empleadores, en opinión de los titulados, son la “capacidad para asumir responsabilidades”, el “compromiso ético” y la “capacidad para la resolución de problemas”, la “capacidad de organización y planificación”, la “capacidad para gestionar la presión” y las “habilidades interpersonales”. Las menos demandadas, la “comunicación escrita en lengua extranjera”, los “conocimientos y habilidades en programas y aplicaciones de edición multimedia” y los “conocimientos relativos a redes sociales y comunidades por Internet”.

Los más satisfechos con su puesto de trabajo son los titulados en Ciencias de la Salud y los más insatisfechos los de Artes y Humanidades. El 77,37% de los egresados considera que su último empleo estaba bastante o muy relacionado con sus estudios. El mayor ajuste se da en Ciencias de la Salud, tanto en el primer empleo como en el último. Le siguen los titulados de Ciencias y de Ingeniería y Arquitectura. Los de Artes y Humanidades son los que más trabajan en temas ajenos a su formación universitaria, seguidos por los de Ciencias Sociales y Jurídicas.

¿Están preparados para el mercado laboral?

Esto último está estrechamente relacionado con la percepción que tienen de su propia cualificación. De cada 10 alumnos, seis se consideran adecuadamente cualificados, tres creen que tienen más cualificación de la que necesitan (principalmente los de Artes y Humanidades) y uno, que tiene menos (en este caso ocurre con los de Ciencias de la Salud al afrontar su primer empleo en el 17,3% de los casos y sobre todo con los ingenieros y arquitectos para su último empleo, con el 12,4%).