Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Los titulados de la crisis con más empleo son médicos e ingenieros

Los graduados de 2010 de dos filologías, diplomatura en Navegación, Historia del Arte y Ciencias del Mar, son los que tienen menos trabajo, según el INE

Ampliar foto
Una clase de inglés en la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC).

Casi 200.000 universitarios salieron de las aulas en el año 2010, en la eclosión de la crisis y con el peor escenario posible. Algunos titulados, como médicos y distintos perfiles de ingenieros, sortearon los siguientes cuatros años con mucha mejor fortuna que otros, como filólogos, historiadores del arte o diplomados en navegación marítima. Apenas dos de cada cinco titulados han conseguido un contrato indefinido en este tiempo. El 7,9% no ha trabajado todavía.

El truco de los titulados con mejor situación es que se dedican a un empleo de futuro. Los ingenieros en Automática y Electrónica Industrial tienen un 0% de tasa de paro. “Son los que modernizan la industria, cada año salen al mercado muy pocos y además se trata de gente muy versátil. Les basta ver una cadena de producción para saber cómo mejorarla”, explica Carlos Conde, rector de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM).

La primera radiografía del Instituto Nacional de Estadística (INE) que relaciona titulados y empleo, recién publicada, se ha centrado en los universitarios que salieron de las aulas en el fragor de la crisis (curso 2009-10) y revisa cómo les ha ido cuatro años después, con datos recabados entre finales de 2014 y principios de 2015. El macrotrabajo —con más de 30.000 entrevistas y cruce de datos de la seguridad social, universidades y el servicio público de empleo SEPE, entre otros— concluye que los que mejor han sobrevivido con este panorama son los ingenieros electrónicos, los ya citados en Automática y Electrónica Industrial y los licenciados en Medicina (ver cuadro).

En la parte baja de la tabla, con una tasa de empleo por debajo del 55%, están los licenciados en filologías francesa y árabe, los diplomados en navegación marítima, historiadores del arte y los que estudiaron ciencias del mar. Las tasas de paro más altas se concentran en la rama de Artes y Humanidades (28%). “Son los que han tendido a ocupar puestos en la Administración que con las crisis se han reducido, como las plazas de maestro”, sintetiza Juan José Dolado, catedrático del Instituto Universitario Europeo de Florencia.

 

Solo el 40% indefinidos

 

En el curso 2009-2010 salieron de las universidades 197.535 personas con un título. “Son la cohorte más castigada, los que se pusieron a buscar trabajo cuando más empleo se destruía y menos se creaba”, reflexiona Florentino Felgueroso, investigador de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea). Solo el 43% de los que trabaja dispone de un contrato indefinido cuatro años después de licenciarse mientras que el 34% ha accedido a un contrato temporal. Uno de cada 10 sigue en prácticas como becario.

La peor parte se la llevan los más jóvenes. Los titulados con menos de 30 años, que son mayoría, tardan más tiempo en encontrar un empleo y en consolidarlo, según el INE. Casi un tercio (27,9%) emplearon más de un año en encontrar su primer trabajo, el 12,2% más de dos y el 7,9% aún no lo ha conseguido, aunque este último porcentaje incluye también a los que siguen en las aulas tras sacarse una primera titulación. “Son porcentajes muy altos sobre los que ya nos advierten otros estudios. En España tardamos mucho más que en otros países europeos en tener un empleo y, cuando lo conseguimos, accedemos a puestos precarios”, añade Felgueroso.

Este especialista recomienda a los futuros universitarios consultar el trabajo del INE antes de tomar una decisión vital para sus vidas. “Deben saber que puedes empezar como filólogo y acabar de otra cosa. No significa que lo que aprendes no sea útil, pero debes valorarlo antes de decidir”.  

Más información