Selecciona Edición
Iniciar sesión

El BBVA estrena su imponente rascacielos en México

La entidad culmina un plan de inversiones de 3.500 millones de dólares en la modernización de sus sedes en el país

El BBVA ha echado la casa por la ventana en México. La entidad ha inaugurado este martes su nueva sede corporativa en la Ciudad de México: un rascacielos de 235 metros de altura, el más elevado en la capital del país. Un espectáculo de pirotecnia y luces iluminó durante 15 minutos a la nueva Torre BBVA Bancomer y presentó al imponente edificio que ya es conocido como un icono de la ciudad. La directiva del banco pidió al presidente de México, Enrique Peña Nieto, que colocara la última pieza de la construcción: un prisma del tamaño de su mano.

La construcción de la torre bancaria demoró siete años. El proyecto de 50 plantas coronadas con un helipuerto, amplios ventanales y grandes terrazas fue diseñado por los arquitectos Víctor Legorreta y Richard Rogers. El BBVA invirtió 650 millones de dólares en la construcción del edificio. Tras plantear el proyecto, el banco puso en marcha un plan de inversiones de 3.500 millones de dólares que, además de incluir el rascacielos, también contaría con la construcción de otro edificio en un lujoso barrio de la Ciudad de México y un centro de datos en el Estado de México.

La Torre BBVA tiene capacidad para 4.800 personas y, según sus constructores, está diseñada para ahorrar un 40% en agua y un 20% de energía con respecto a otros edificios de dimensiones similares. Para la inauguración del rascacielos solo ha acudido la cúpula económica del Gobierno mexicano desde el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens hasta el ministro de Hacienda, Luis Videgaray. A la recepción de inauguración han acudido algunos invitados y la plana mayor del banco en México.

Los directivos del BBVA han dejado claro que en México existen oportunidades para la banca y que como país emergente todavía tiene un largo camino para su desarrollo

Francisco González, presidente del grupo BBVA, ha asegurado que la entidad tiene confianza en México y que esa es la razón por la que el banco ha reforzado sus inversiones en el país. La plantilla del BBVA Bancomer supera a la de España: 38.500 empleados. Además, en los últimos años los mejores resultados han sido los de la filial mexicana. “Nosotros somos parte del entramado institucional. Estamos en los momentos buenos y también los malos. Somos parte de México”, ha dicho González.

Los directivos del BBVA han dejado claro que en México existen oportunidades para la banca y que como país emergente todavía tiene un largo camino para su desarrollo. González ha reconocido que la transición a la banca digital se encuentra en un momentos de “disrupción brutal” y que los bancos que sobrevivirán serán aquellos que utilicen las nuevas tecnologías para satisfacer a sus clientes. La entidad ha impulsado sus plataforma digitales en los últimos años como parte del mismo plan de inversión que le ha llevado a modernizar sus sedes físicas.

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, ha apuntado hacia la reforma financiera, aprobada en 2013 por el Congreso mexicano. “Los cambios regulatorios nos permiten tener un sistema financiero sólido”, ha dicho. Peña Nieto ha asegurado que el acceso al crédito se ha ampliado entre los mexicanos debido a que las tasas de interés han disminuido. Antes de la reforma las tasas de interés para créditos personales eran de 40%, tras los cambios han disminuido a 31%, explicó el presidente mexicano. El crédito al sector privado ha crecido un 5,5% en los últimos tres años y el crédito hipotecario también ha sido impulsado un 24,6%.