Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El BBVA perdió 1.576 millones en España en 2015

Esta situación le permitió tener un crédito fiscal de 335 millones en el ejercicio

El BBVA en España tuvo unas pérdidas antes de impuestos de 1.576 millones, según datos de la entidad. Esta situación le permitió tener un crédito fiscal de 335 millones, es decir, que se descontará este importe en futuros pagos a Hacienda. Estos datos difieren con los que acaba de hacer públicos el banco porque aplica el criterio contable de la directiva europea 2013/36 y no las normas internacionales de contabilidad, conocidas como IFRS. En 2015 el BBVA recibió 6.877 millones en activos inmobiliarios por deudas no cobradas, un 7,6% más.

Según los datos que publica el BBVA en la memoria de sus cuentas anuales, que la empresa ha puesto a disposición de sus accionistas, la cuenta de resultados también debe configurarse según normativa europea. En 2014 los números rojos alcanzaron en España 1.618 millones y el año pasado llegaron a 1.576 millones.

Las cifras son diferentes de las conocidas, en las que se apuntaba un beneficio de 554 millones en España en 2015, entre otras razones, porque se han cargado la mayoría de los gastos del Centro Corporativo y el ajuste realizado al poner el 25% que tenía en el turco Garanti al precio original, que es más bajo que el actual, según fuentes del banco. El Centro Corporativo agrupa los servicios centrales, que están radicados en buena parte en España, porque es donde está instalada la cabecera del grupo.

Crédito fiscal de 355 millones

Respecto al crédito fiscal de 335 millones, el BBVA apunta que se ha originado por las numerosas pérdidas que ha tenido la entidad por las inversiones inmobiliarias a lo largo de la crisis. El único país donde se le devuelven impuestos al BBVA es en España. Donde es mayor el resultado bruto es en México, con 2.750 millones. También es aquí donde la plantilla es mayor: 38.500 empleados frente a los 32.903 de España, pese a las compras realizadas.

Los activos recibidos en pago de deudas siguieron subiendo en 2015. Solo de los constructores y promotores, el banco ha recibido activos por 8.938 millones brutos, que tras las provisiones quedan en 3.574 millones. De esta partida, 5.212 millones corresponden a suelo y 2.981 millones a edificios terminados.

Los activos inmobiliarios procedentes de financiaciones hipotecarias a hogares por adquisición de vivienda ascendieron a 4.937 millones brutos y 2.250 millones de valor contable neto. El resto de activos inmobiliarios recibidos en pago de deudas supusieron 1.368 millones brutos y 690 millones netos. El total de esta partida es de 16.138 millones, que quedan en 6.877 millones netos, todos ellos valores mayores que en 2014 y 2013.

El BBVA también explica que tiene “dos sucursales en islas Caimán, dedicadas a banca corporativa”, que no hacen “banca privada y se desarrollan bajo el más estricto cumplimiento de las normas”. El banco dice que se dedican a emisiones de deuda, “a las que se han incorporado emisoras de Garanti”.

La entidad insiste en que la auditoría interna controla la presencia en estos paraísos fiscales sobre todo en lo referente al “conocimiento de la clientela, prevención de lavado de dinero y veracidad de la información”.

Más información