Guindos dice que la incertidumbre no está afectando a la economía

Asegura que el PIB podría crecer este año también un 3,2%, frente a las previsiones de Bruselas, que de momento lo sitúan en el 2,8%

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha asegurado que la incertidumbre política no está afectando a la economía, que ha mantenido el ritmo de crecimiento en el primer trimestre del año, y que podría acabar el ejercicio creciendo más que en 2015 (3,2%). Bruselas ha publicado hoy las previsiones de crecimiento para España en los próximos años y pronostica que en 2016 la economía española avanzará el 2,8%.

"Este año vamos a seguir viendo que las proyecciones de Comisión siguen elevando el crecimiento de la economía española", ha dicho Guindos tras la presentación oficial de la Comisión Europea, que ha advertido que la falta de Gobierno es un riesgo al que se enfrenta la economía española.

Guindos ha reconocido que la incertidumbre política "no es ideal" para la economía, aunque ha aseverado que aún no hay ningún indicador real de actividad que haya recogido un impacto de esa incertidumbre. Además, ha confiado en que España pueda contar "rápidamente" con Gobierno con plenas funciones.

Aún así, ha advertido una vez más de que "lo peor" para el país sería contar con un Ejecutivo con una agenda de política económica "incorrecta" que podría generar un "problema fundamental" para la economía española y para el conjunto de la UE. De hecho, ha asegurado que el principal riesgo que puede suponer España para Europa en estos momentos es volver a caer en una desaceleración "profunda", y no desviarse unas décimas del objetivo de déficit.

"Eso se podría corregir sin demasiado problema", ha dicho Guindos, que, sin embargo, no ha querido avanzar el cierre de las cuentas en 2015, aunque sí ha dicho que el Estado y las entidades locales se van a comportar mejor de lo esperado, mientras que la Seguridad Social evolucionará "marginalmente peor". "La incertidumbre está en las comunidades autónomas", ha subrayado, tras asegurar que la Comisión también sitúa ahí el principal riesgo.

Tampoco ha querido entrar en si el próximo Gobierno tendrá que realizar nuevos ajustes, como dice Bruselas, y se ha limitado a aseverar que "nadie pone en duda" el esfuerzo que se ha hecho estos años para reducir el déficit a la mitad, a pesar de que el contexto económico era complicado.

Además, ha indicado que cualquier ajuste que se haga será "diferente", puesto que se hará con la economía creciendo cerca del 3%. Sobre si sería negativo pedir una revisión de los objetivos de déficit, Guindos ha recordado que ya se ha hecho en otras ocasiones, aunque en "condiciones muy diferentes", con un déficit muy elevado y en recesión.

Crecimiento sólido el primer trimestre

De hecho, Guindos ha recordado que la economía ha entrado en el año 2016 creciendo a una velocidad de crucero del 3,5% y ha asegurado que los datos del primer trimestre, aunque son "muy preliminares", no ponen de manifiesto "en absoluto" una desaceleración, sino lo contrario.

A su parecer, "prácticamente" se puede decir que el crecimiento va a ser "al menos" el mismo que el registrado en la última parte del año, cuando el PIB creció un 0,8% en tasa intertrimestral. Además, ha asegurado que "si la política económica no deshace todas las cosas correctas que se han hecho estos cuatro años", la economía puede crecer en 2016 "incluso más que el año pasado", cuando registró un crecimiento medio del 3,2%. "El 3% (previsto en el cuadro macroeconómico) va a ser muy difícil que no se cumpla, salvo una debacle", ha dicho.

En cualquier caso, el ministro ha querido enviar un mensaje de "prudencia y cautela" y recalcar que lo importante es cuidar la recuperación ahora que España crece más que las grandes economías de la Unión y de la zona euro y que se puede ver creación de empleo gracias a un cuadro macroeconómico que parte de "equilibrios fundamentales".

Además, ha recordado que es la sexta vez en dos años que la Comisión eleva las previsiones españolas y que, en esta ocasión, lo está haciendo en un entorno de desceleración de la zona euro. "Es un dato positivo", ha subrayado, tras destacar que, con esta revisión, la Comisión reconoce los esfuerzos que se han hecho en España.