¿Por qué el Gobierno chino quiere comprar Syngenta?

Crecimiento demográfico y escasez de tierra fértil explican el interés de la empresa pública ChemChina en el gigante suizo de las semillas

La compra del gigante suizo de las semillas Syngenta por parte de la empresa pública China National Chemical (ChemChina), en una operación valorada en 43.000 millones de dólares (39.815 millones de euros), no solo responde a intereses comerciales. Tiene también que ver con una estrategia nacional de China, un país que tiene que abastecer al 21% de la población mundial con tan solo el 9% de sus terrenos cultivables.

Por ello, el Partido Comunista chino empujó a Ren Jianxin, el presidente de ChemChina, a adquirir Syngenta con la intención de aprovechar la experiencia de la empresa suiza en el campo de los pesticidas y los organismos genéticamente modificados, los comúnmente denominados transgénicos. La oferta recibió la recomendación "unánime" del consejo de administración de Syngenta, cuyas acciones subían un 6,63% en la Bolsa de Zúrich.

Con 1.400 millones de bocas que alimentar, China necesita un fuerte impulso a su producción agrícola. Por ello, el presidente chino y secretario general del Partido Comunista, Xi Jinping, ha reiterado la necesidad de utilizar los cultivos transgénicos para aumentar la producción, además de comprar acciones de empresas agrícolas con el objetivo de garantizar el suministro de alimentos a una población más numerosa y más rica.

"Con el aumento de la demanda de alimentos, la seguridad alimentaria se convierte en una prioridad política para la administración china", señala Nirgun Tiruchelvam, director de investigación de Religare Capital Markets. “Este acuerdo pretende garantizar la seguridad alimentaria a la población, por lo que es probable que en los próximos años veamos operaciones similares”, añade Tiruchelvam.

La compra de Syngenta alcanza un valor total de 43.000 millones de dólares. Syngenta tiene una de las carteras de semillas más importantes de la industria, con 6.800 variedades registradas. Junto con Monsanto y a DowDuPont –compañía surgida de la fusión de Dow Chemical y DuPont en diciembre–, Syngenta es líder en el campo de la investigación genética y biotecnológica.

La propuesta de compra de ChemChina, que representaría la mayor adquisición internacional jamás realizada por una empresa china, contempla el pago de 480 francos suizos por acción de Syngenta, además de permitir a los actuales accionistas de la suiza cobrar en mayo de 2016 el dividendo ordinario de 11 francos suizos.

Transgénicos

“China está interesada en el desarrollo de los organismos genéticamente modificados y especialmente de las semillas modificadas, que permiten reducir el uso de productos químicos y fertilizantes", explica Wei Ruan, economista del Instituto de Investigación Norinchukin de Tokio. "La biotecnología ayudará a impulsar la producción agrícola en China y hacer que los productores puedan responder a la creciente demanda interna”, agrega Norinchukin.

Cada vez hay menos tierra cultivable, y la biotecnología y las semillas modificadas se convertirán en un instrumento fundamental para incrementar la producción agrícola, destaca el banco británico HSBC en un informe. Pese a que China es el segundo productor de maíz del mundo, y que está tratando de mejorar su productividad a través de los fertilizantes, su cosecha es un 44% inferior a la de Estados Unidos.

Más información