Selecciona Edición
Iniciar sesión

El petróleo mexicano vive al límite

El precio del crudo roza los mínimos mientras México transita hacia la liberalización del sector energético

En la cumbre del Foro Económico Mundial de Davos (Suiza) de enero de 2015, el director de Pemex, Emilio Lozoya, habló con la prensa sobre el precio del petróleo mexicano: unos 23 dólares por barril serían suficientes para que este producto fuese rentable. Entonces, la unidad de crudo se situaba en los 40 dólares y la crisis mundial del petróleo llevaba seis meses en marcha. Este jueves, la mezcla mexicana de exportación se ha valuado en 24,11 dólares por barril, su nivel más bajo en 11 años, en medio de una crisis internacional que está arrastrando a todos los países productores de petróleo, incluido México.

El precio límite para el petróleo mexicano está más cerca que nunca. El crudo continúa perdiendo su valor en todo el mundo mientras los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) no consiguen un acuerdo para establecer un techo de producción. Las tensiones entre Irán y Arabia Saudí, así como los récords de producción de hidrocarburos de Estados Unidos sitúan una estabilización de los precios aún lejana. En medio de esta clima, la mezcla mexicana ha perdido en una sola jornada hasta el 5,75% de su valor.

México es un país productor de petróleo que ha recargado buena parte de sus finanzas públicas en la producción del crudo. “Todavía el petróleo sigue siendo una fuente importante de recursos públicos, no nos hemos podido despetrolizar más que por la mala, por el hecho de que se cayó tanto el precio del petróleo y ahora tenemos que hacer ajustes”, explicó José Ángel Gurría, secretario de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) a la prensa mexicana. Ya en plena crisis petrolera, el Gobierno mexicano recortó en febrero de 2015 el presupuesto de Petróleos Mexicanos (Pemex), la petrolera estatal, en 4.170 millones de dólares. Sin embargo, las cargas fiscales a su producción siguieron cerca del 70%.

A pesar de que en 2013 el Congreso mexicano aprobó la reforma energética para liberalizar los hidrocarburos, Pemex sigue siendo el único responsable de la producción de petróleo nacional durante una transición que podría prolongarse, por lo menos, un par de años. Las autoridades energéticas han reconocido que los primeros barriles de crudos privados se obtendrán en 2018. Mientras tanto la petrolera estatal vive una crisis financiera con pérdidas superiores a los 20.000 millones de dólares y con una importante caída en su producción.

Pemex ha cerrado el 2015 con una producción de 2,27 millones de barriles de petróleo diarios —un 6% menos que al terminar el 2014—. La petrolera no ha visto su producción al alza desde 2004 cuando alcanzó un pico de 3,3 millones de barriles diarios. El 2015 ha sido uno de sus peores años desde entonces, que además ha coincidido con la reestructuración de la empresa. Pemex ha emprendido un plan financiar sus proyectos a través del arrendamiento de sus activos.

El Gobierno mexicano compró coberturas petroleras para 2016 que garantizan los ingresos petroleros como si el coste del barril de crudo se situase en 49 dólares. Esta herramienta sirvió durante 2015 para resistir los golpes de la marejada petrolera mundial, pero ante menores precios su obtención se hará cada vez más difícil. “Es muy probable que el precio siga con una trayectoria descendente en las próximas semanas o meses, pero las finanzas públicas están protegidas por las coberturas petroleras”, ha dicho este jueves el ministro mexicano de Hacienda, Luis Videgaray.

Más información