Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El español Álex Cruz presidirá British Airways desde abril

El grupo IAG mejora sus previsiones para el periodo 2016-2020

Álex Cruz, futuro presidente y consejero delegado de British Airways. MASSIMILIANO MINOCRI / El País Vídeo

Traspaso de poderes dentro del grupo IAG. Este conglomerado de aerolíneas, formado por British Aiways, Iberia, Vueling y Aer Lingus, anunció este viernes cambios en su cúpula. Será el español Álex Cruz, hasta ahora responsable de Vueling, quien tome los mandos de British Airways. Cruz sustituirá en abril a Keith Williams, que se jubila. El anuncio llega en un momento dulce para este holding, que ha logrado dejar atrás las dudas sobre su rentabilidad y que mejoró las previsiones para el periodo comprendido entre 2016 y 2020.

La aerolínea más británica estará a las órdenes de un español. Iberia seguirá en manos de Luis Gallego. Sobre el futuro primer ejecutivo de Vueling, de momento, no se sabe nada. El baile de cargos incluye algún nombre más, como el de Nick Swift, que dejará su cargo como director financiero de British Airways en abril del próximo año y será reemplazado por Steve Gunning, actual consejero delegado de IAG Cargo. Por encima de todo el grupo seguirá estando Willie Walsh, presidente ejecutivo.

El nombramiento de Cruz fue la sorpresa del día del inversor, que la compañía celebrara este viernes. Pasa de llevar las riendas de la low cost del grupo, que se incorporó a IAG en 2013, a estar al frente la mayor de las aerolíneas de IAG tanto por ingresos como por pasajeros. “Acepto este cargo en British Airways con gran satisfacción y espero trabajar el próximo año en una de las más grandes e icónicas aerolíneas del mundo”, dijo Cruz a través de un comunicado. “Me gustaría agradecer a todos los que forman parte de Vueling por todo lo que hemos logrado en conjunto y estoy seguro de que la compañía continuará fortaleciéndose día a día”, señaló.

De una 'low cost' a un gigante centenario

Este bilbaíno, curtido en el mundo de la aviación de bajo coste, va a tener un papel muy distinto dentro del mismo grupo. Porque hasta ahora gestionaba Vueling, una empresa en la que aterrizó en 2009 tras su fusión con Clickair, que ahora tiene 100 aviones y mueve cerca de 20 millones de pasajeros al año, pero que solo opera en Europa. Mientras, British Airways, nacida en 1919, transporta más de 40 millones de pasajeros al año, tiene una flota de 282 aviones y conexiones en los cinco continentes. Como aval, Cruz llega bajo el brazo con el éxito económico de Vueling: en 2014 ganó 98 millones de euros, mientras la otra socia española de IAG, Iberia, todavía enfrascada en su reestructuración, perdió 311.

Más pasajeros en octubre

IAG lleva más de un año sumando pasajeros. Entre enero y octubre transportó 74,7 millones de viajeros, un 13,5% más que un año antes. Si se excluyen las cifras de la recién incorporada Aer Lingus, los resultados también son positivos, con un alza del 9,8%. Vueling fue la que más vio aumentar su demanda (15,8%), seguida de Iberia (13,9%), Aer Lingus (10,5%) y British Airways (13,9%). En todos los casos, sumaron más pasajeros que plazas nuevas en el periodo.

El conglomerado de aerolíneas, además del anuncio de los nuevos nombramientos, aprovechó la jornada para revisar sus objetivos económicos. Incluyen una mejora “significativa”. En cuanto a rentabilidad y flujo libre de caja para los accionistas para el periodo 2016-2020, la compañía ha anunciado un beneficio antes de intereses, impuestos y depreciación (Ebitda) de en torno a 5.600 millones de euros en promedio por año, frente a los 5.000 millones que calculaban. El margen de beneficio operativo se situará entre el 12% y 15%, frente a la horquilla del 10%-14% previa.

Más oferta de asientos

Para el periodo 2016-2020, IAG mantiene un crecimiento de la capacidad, medida en asientos por kilómetro, de aproximadamente entre el 3% y el 4% al año. El flujo libre de caja para el accionista (equity free-cash flow) será de entre 1.500 millones de euros y 2.500 millones de euros por año (comparado con entre 1.000 millones de euros y 1.500 millones de euros por año previamente).

La compañía sitúa el objetivo de inversiones inferiores a 2.500 millones de euros por año (comparado con entre 2.000 millones de euros y 3.000 millones de euros por año previamente). La empresa anunció hace solo unos días que, a cuenta del ejercicio 2015, entregará por primera vez en su historia dividendo: 0,10 euros por título.

Más información