Twitter despide a 336 empleados para reducir costes, un 8% de su plantilla

La red, que acaba de cambiar de consejero delegado, quiere recuperar su valor en Bolsa

Logo de Twitter en un smartphone. REUTERS

Twitter ha anunciado que suprimirá 336 empleos, el 8% de su plantilla, dentro de un plan para reestructurar la empresa. La medida, comunicada al regulador bursátil estadounidense este martes, llega poco después del nombramiento de Jack Dorsey como consejero delegado tras su regreso a la empresa que fundó hace unos años. 

“Hemos tomado una decisión extremadamente dura: despedir a 336 personas”, ha reconocido Dorsey en un correo remitido a todos los empleados. La empresa sigue sin entrar en beneficios tras dos años en Bolsa. “El área de Ingeniería [la más poblada de la empresa] se moverá mucho más rápido con un equipo más pequeño aunque seguirán siendo mayoritarios entre nuestros empleados”, añade Dorsey. El resto de la organización se adaptará de forma paralela. Uno de los ejemplos que explica bastante bien la situación es que el equipo de Android trabaja por separado con respecto al de iOS. El primero cuenta con más de 60 empleados.

En el correo electrónico, bajo el título: "Un Twitter más centrado", el máximo ejecutivo de la compañía ha dicho que la decisión responde a un intento por crecer. "Hemos estado trabajando día y noche para crear una nueva hoja de ruta para Twitter, Vine y Periscope". La empresa quiere cambiar la forma en que ha venido trabajando hasta ahora, y afirma que producto e ingeniería serán las áreas con más cambios estructurales para sacar adelante su nuevo plan.

El consejero delegado señala que emprenderán la reestructuración con el máximo respeto por los empleados y que cuidará de todos ellos mediante "generosas indemnizaciones" y prestándoles ayuda para encontrar un nuevo empleo. "No es fácil, pero es lo correcto. El mundo necesita un Twitter más fuerte y era el paso que había que dar", aseguró Dorsey.

El recorte ha tenido su reflejo a través del propio servicio. El cambio horario entra Nueva York, en cuyo horario se ha hecho el anuncio a través de una comunicación a la SEC, la comisión de seguridad de la bolsa de Wall Street, y San Francisco, con tres husos horarios de por medio, ha propiciado situaciones que dejan mal parada a la empresa. Bart Teeuwise, de camino al trabajo, vio cómo no podía entrar en su cuenta de correo del trabajo, bart@twitter.com. "Nuevos tiempos en recursos humanos", se lamentó en un mensaje en la conversación creada.

Estos despidos en la plantilla empañan los realizados durante el mes de julio, cuando Dorsey era consejero delegado interino, pero comenzó a enseñar la puerta a algunos veteranos cuya gestión no le convencía. Muchos los consideraron una venganza, dado que todavía no estaba reafirmado en el puesto. Un ejemplo fue Gabriel Stricker, del equipo de comunicación, que dijo adiós el 16 de julio. Había entrado el 5 de abril de 2012.

Otro ejemplo que sirve de contexto para entender el punto en qué está la empresa es el gran esfuerzo hecho para conseguir estrenar Moments a tiempo. Se treta del gran proyecto para impulsar la adopción del servicio, incluso cuando no se tiene un perfil previamente, que llevó consigo contratación de periodistas para escoger el contenido, se hizo desde Nueva York. El equipo técnico estaba también en la costa Este. Contaron casi con los mismos recursos que tuvo el grupo asignado a poner globos emergentes para celebrar el cumpleaños en el perfil de un usuario.

El pasado viernes comenzaron los rumores de despidos. Los recruiters, un empleo dedicado a convencer a los empleados de una empresa para que fichen por otra, en general muy agresivos y cuyo sueldo depende de si consiguen que sus fichajes más de un año en el nuevo puesto, comenzaron sus movimientos. Algunos con disimulo a través del perfil de Linkedin de los ingenieros de Twitter, otros de manera más agresiva, directamente con mensajes haciendo referencia al rumor. Condé Nast, Mozilla y ThoughtWorks han sido de las primeras empresas en decir abiertamente que ellos podrían estar interesados en contratarlos.

El próximo miércoles 21 de octubre Twitter celebrará por segunda vez su conferencia anual de desarrolladores, Flight. Estaba previsto que el evento, cuya charla de apertura corre a cargo de Dorsey, no estuviera empañado por el anuncio de los despedidos y que se contase después de esta cita en la que se desvelarán las líneas maestras de la compañía.

Twitter que preparaba una notable expansión con un nuevo edificio, junto al actual, comenzó a frenar las contrataciones hace dos meses. Incluso pensaban hacer una pasarela aérea que uniese los dos inmuebles para evitar que los empleados perdiesen tiempo en desplazamientos. En los dos últimos años Twitter ha duplicado sus trabajadores.

Alrededor de 300 millones de personas usan la red social Twitter al menos una vez al mes, la quinta parte de los que usan Facebook, que tiene en torno a 1.500 millones de usuarios, y menos de los que utilizan Instagram, que cuenta con más de 400 millones. La comparación con WhatsApp es todavía más preocupante. La aplicación de mensajería ya ha llegado a 900 millones de usuarios pero cuenta con poco más de un centenar de empleados.

Las acciones de Twitter en el índice tecnológico Nasdaq subían en torno a un 5% en los primeros compases de la sesión del martes.

Más información