El empleo temporal reduce la tasa de paro al nivel del inicio de la legislatura

Entre abril y junio se crean 411.800 puestos de trabajo, más de 300.000 temporales

El número de parados baja en 295.600, hasta los 5.149.000 millones

pulsa en la foto

De la mano del empleo temporal, el mercado laboral español tuvo entre abril y junio su mejor trimestre en 10 años. Se crearon 411.800 empleos; el número de parados bajó en 295.600 y la tasa de paro se redujo hasta el 22,37%, el nivel más bajo desde finales de 2011, cuando el PP llegó al poder. Gran parte de esta mejora se debe al tirón del empleo temporal, tres de cada cuatro nuevos puestos de trabajo se deben a él, según el INE. En consecuencia, la tasa de temporalidad ya supera el 25%, también hay que ir al inicio de legislatura para ver un nivel similar. En cambio, el empleo a tiempo parcial cede un poco.

La creación de empleo del segundo trimestre es la más alta en 10 años

Semana Santa, buen tiempo, turismo, campañas agrícolas, obras, refuerzos de plantilla para las vacaciones. Todo este cocktail ha empujado el empleo entre abril y junio, especialmente el temporal, que ha generado casi el 75% de todo el que se ha creado en el segundo trimestre del año, según la encuesta de población activa (EPA) divulgada por el Instituto Nacional de Estadística. En total, entre asalariados temporales y fijos y trabajadores por cuenta propia, durante el último trimestre hubo 411.800 ocupados más que a comienzos de año, un aumento del 2,36%. Es el mejor trimestre para el mercado laboral desde el mismo periodo de 2005.

Este incremento incluso ha sido suficiente para absorber el incremento de población activa —el colectivo de personas en edad y disposición de trabajar— en 116.100 trabajadores, hasta recuperar el listón los 23 millones y tirar al alza de la tasa de actividad que se situó en el 59,5%. Así se explica que la caída del paro fuera de 295.600 en tres meses. Con esta bajada, el número total de parados cayó hasta los 5,1 millones y la tasa de desempleo bajó hasta el 22,37%, apenas dos décimas por debajo de la que había a finales de 2011, cuando comenzó la legislatura. No obstante, hay que tener en cuenta que la tasa de desempleo conocida corresponde a un trimestre tradicionalmente bueno del mercado laboral español, mientras que la de finales de 2011, pertenece a uno malo.

Pese a este saldo provisional, el desempleo en España todavía sigue muy por encima de los estándares europeos y de la OCDE, que se sitúan en torno al 10% o incluso por debajo. De hecho, el único país de la Unión Europea que supera a España es Grecia.

25% de temporalidad

 

El tirón del empleo temporal confirma a la salida de esta última crisis que poco ha cambiado el patrón del mercado laboral español. Mes a mes, y con los altibajos propios de la estacionalidad, la tasa de temporalidad crece. En este trimestre, ya se ha encaramado al 25%, el porcentaje más alto desde la segunda mitad de 2011.

Frente al tirón del empleo temporal, ahora se aprecia cierto freno en el empuje del empleo a tiempo parcial. En el último año ha bajado tanto en números absolutos, de 2,844 millones a 2,818, como en tasa, que ha caído al 15,7%, desde el 16,3% del mismo periodo del año anterior.

Los datos conocidos confirman que en la primera mitad del año se ha mantenido la recuperación del mercado laboral vista en 2014. No obstante, también arrojan cierta incertidumbre sobre lo que pueda suceder en la segunda mitad del año. Por ejemplo, en el segundo trimestre del año el incremento anual de empleo es del 2,96%, una centésima menos que en la comparación anual del trimestre anterior. En la misma línea, la de cierta estabilización frente a la aceleración de los trimestres anteriores se aprecia en las cifras desestacionalizadas. Según estas, entre abril y junio la ocupación habría crecido un 1,12% frente al 1,17% del mismo periodo del año anterior.

A pesar de esto, la mejoría laboral se ha notado en todos los sectores. En los cuatro se generó empleo, con los servicios a la cabeza. En este sector creció la ocupación en 291.700 personas. Tras él, la industria, la construcción y la agricultura.

En cuanto a la división entre empleo público y privado, sí que hay que diferencia entre unos y otros. Así mientras en la Administración la ocupación descendió muy ligeramente, en las empresas de capital privado el empleo acaparó todo el crecimiento, ya que se situó en 412.200 personas.

Más de 750.000 familias sin ingresos

La mejoría laboral ya encadena bastantes trimestres. Cinco o siete según se tome la creación de empleo o la caída del paro, respectivamente. Pero las heridas del desplome laboral sufrido en la crisis, todavía están muy presentes. Más allá de las cifras absolutas de desempleo hay otras que lo evidencian: el número de familias con todos sus miembros en paro y el número de hogares en los que no entra ningún tipo de ingreso.

En el primer caso, entre abril y junio había 1,657 millones de familias en las que nadie tenía un empleo. Bastantes menos que en el comienzo de 2013, cuando se superaron los dos millones, pero aún una cifra alta.

En el caso, más dramático, de los hogares sin ingresos, las cifras se resisten a ceder. Según el INE, todavía hay 757.200.

Más información